Colombia

Paulina Vega, la colombiana Miss Universo, fue modelo desde su infancia

/

Miss Universo, Paulina Vega, en el momento mágico de su coronación.
Miss Universo, Paulina Vega, en el momento mágico de su coronación. AFP/Getty Images

Rodolfo Vega Llamas recuerda cómo el vaticinio de su amiga Lourdes López, hace 18 años, sobrepasó aquello que parecía una expresión de momento. El padre de Paulina Vega Dieppa, la nueva Miss Universo, rememora el momento en que Lourdes miraba sorprendida la manera en la que la niñita de cuatro años desfilaba ante 200 personas en el almacén Vivero de Barranquilla.

“¿Sabes una cosa Rodolfo? Tu hija será señorita Colombia algún día”, dijo la amiga, causando la risa de los padres de la espigada y desenvuelta principiante del modelaje. Un recuerdo que Rodolfo trae a colación cuando habla del instante en que los presentadores del certamen de belleza más importante del planeta anunciaban a su hija como la nueva Miss Universo.

“Ese momento fue algo indescriptible. Estaba con mi esposa y mis siete hijos. Abracé a mi esposa un rato largo. Todos celebrábamos, gritábamos y llorábamos de alegría”, dice Rodolfo, quien tiene tres hijos de su segundo matrimonio, unión de la que Paulina es la hija mayor.

El modelaje siempre estuvo presente en la vida de la joven barranquillera y sirvió de puente para el sueño que ahora vive. Un sueño que empezó cuando la familia Vega Dieppa caminaba por un centro comercial, en el momento en que se desarrollaba un desfile de modas. Un par de personas que organizaban el evento se acercaron a los padres de la menor y pidieron permiso para que la niña desfilara.

Eso que empezó a los cuatro años, tomó fuerza a los 15 cuando ya Paulina trabajaba en el oficio en sus tiempos libres, pero sin dejar sus obligaciones en el colegio. Algo que lo lleva en la sangre, porque su abuela materna, Elvira Castillo Gómez, fue elegida hace 70 años como señorita Atlántico (departamento de la Costa Caribe), título que también ostentó la nueva Miss Universo, antes de llegar a ser Señorita Colombia.

La esbelta mujer, cuya coronación acrecentó las búsquedas relacionadas con Colombia en la internet entre el domingo y el lunes pasado, es calificada por su padre como una persona disciplinada, creyente y muy alegre. En esto también coincide su madre Laura Dieppa para quien su hija posee una personalidad arrolladora.

“Ella parece esa miel que atrapa las abejas. A donde llega, la gente quiere compartir con ella. Nosotros nos mudamos de Barranquilla a Bogotá, y en el colegio donde ingresó, parece mentira, pero a la media hora todo el mundo sabía que había llegado una niña de Barranquilla, que se llamaba Paulina Vega”, asegura la mujer.

Y la familia es de las cosas más importantes para la que es considerada la más hermosa del planeta. Así lo señala su madre, quien agrega que su hija quiere casarse y tener sus propios negocios, por ello cursa en la actualidad segundo semestre de Administración de Empresas, carrera que ha aplazado en el último año y medio, por las obligaciones propias del reinado.

Su hermano mayor Gastón enfatiza en lo que dice Laura Dieppa. Para él, la mujer que llevará el titulo de la más linda del planeta por un año, tiene un interés especial por la familia, “por eso ella siempre comparte y disfruta de este tipo reuniones, y nunca se ausenta de los encuentros familiares. Nosotros somos una familia muy unida”, dice.

También su hermano lo presintió

Y lo que parecía una expresión fútil de una amiga de la familia, también pasó por la mente de su hermano mayor, quien narra una escena vivida hace un par de años, mientras la familia disfrutaba de unas vacaciones en unas playas de la costa norte colombiana.

“El paisaje era hermoso y mientras ella salía del mar, con su traje de baño, lo que me vino a la cabeza era que Paulina estaba perfecta para participar en una película de James Bond”, señala Gastón, quien dice que jamás olvidará ese momento, porque a Paulina la rodeaba algo mágico e indescriptible.

La joven, de 22 años, que hasta el propio zar de la belleza Osmel Sousa daba como favorita para ganar el Miss Universo, sabe cuatro idiomas (inglés, francés, alemán y español). Es una persona práctica, inteligente y no le gusta que la presionen en exceso, además sabe poner en su sitio a la gente, cuando es necesario, afirma su hermano.

“Es una líder, es luchadora, con buen sentido del humor y buenos sentimientos”, señala Gastón, quien agrega que Paulina es muy clara en lo que quiere y que, pese a que ella estaba encaminada en su carrera de Administración de Empresas, debía aprovechar la oportunidad que le estaba brindando la vida.

Como a cualquier persona que ha nacido cerca al mar, a la nueva soberana le encanta ir a la playa, le gusta ir a fiestas y hacer labores sociales.

En el lado sentimental, Paulina mantiene una relación con un estudiante de Arquitectura de la Universidad de los Andes (Bogotá) desde hace ocho meses.

La reina creció viendo lo que hacía su padre, recordado en Barranquilla como “el cardiólogo de los niños”, porque hace unos diez años ayudó a gestionar operaciones para muchos niños de bajos recursos de toda la costa del Caribe colombiano. Una vocación que ella tiene muy presente y que lo ha hecho saber en muchas entrevistas, en las que ha manifestado su disposición de ayudar a los niños.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios