Cuba

Cuba: ‘fracasa provocación anticubana’ por truncada visita de Almagro

Rosa María Payá, al centro, junto a miembros de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, durante la conferencia de prensa que siguió la celebración de la ceremonia de entrega del premio “Oswaldo Payá”.
Rosa María Payá, al centro, junto a miembros de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, durante la conferencia de prensa que siguió la celebración de la ceremonia de entrega del premio “Oswaldo Payá”. AP

Cuba tildó el miércoles de “provocación anticubana” la truncada visita a la isla del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, la ex ministra chilena Mariana Aylwin y el ex presidente de México Felipe Calderón, quienes planeaban asistir a una ceremonia para recibir el premio “Oswaldo Payá”, pero el gobierno cubano les negó la entrada.

Una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) publicado en su página web dijo que la ceremonia, en la que participaron unas 50 personas, se trataba de “un plan” que “consistía en montar en La Habana una abierta y grave provocación contra el gobierno cubano, generar inestabilidad interna, dañar la imagen internacional del país y, a la vez, afectar la buena marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba con otros Estados”.

También se refirió al premio como “inventado por un grupúsculo ilegal anticubano, que opera en contubernio con la ultraderechista Fundación para la Democracia Panamericana”.

“Tal vez algunos calcularon mal y pensaron que Cuba sacrificaría las esencias a las apariencias”, dice la declaración.


El MINREX se refirió a las organizaciones que apoyaron el evento como “organizaciones con abultadas credenciales anticubanas, como el Centro Democracia y Comunidad y el Centro de Estudios y Gestión para el Desarrollo de América Latina (CADAL); y el Instituto Interamericano para la Democracia, del terrorista y agente de la CIA Carlos Alberto Montaner”.

La ceremonia tuvo lugar en la casa de la familia Payá en la mañana del miércoles bajo una fuerte presencia de la policía, según reportaron activistas en la isla. El premio fue concedido por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, presidida por Rosa María Payá, hija del fallecido disidente cubano Oswaldo Payá.

Varios gobiernos, ex presidentes y personalidades declararon públicamente su malestar por la negativa de Cuba de dejar entrar a Almagro, a la exministra chilena Aylwin y al expresidente Calderón.


El gobierno cubano dijo también que tras la decisión de negar la entrada al país a esas personalidades “no faltaron pronunciamientos de defensores de falsos perseguidos, socios de pasadas dictaduras y políticos desempleados dispuestos a aliarse con vulgares mercenarios, al servicio y en nómina de intereses extranjeros, que no gozan de reconocimiento alguno dentro de Cuba, viven de calumnias insostenibles, posan como víctimas y actúan en contra de los intereses del pueblo cubano y del sistema político, económico y social que éste eligió libremente y ha defendido de forma heroica”.

El MINREX arremetió especialmente contra Almagro, diciendo que “no nos sorprenden sus declaraciones y actos abiertamente anticubanos. En muy corto tiempo al frente de esa organización, se ha destacado por generar, sin mandato algunos de los estados miembros, una ambiciosa agenda de autopromoción con ataques contra gobiernos progresistas como Venezuela, Bolivia y Ecuador”.


Almagro dijo el miércoles que le parecía ridículo que “tras 67 años de revolución” Cuba pensara que la ceremonia afectaría “el bienestar del pueblo cubano o las relaciones bilaterales con Estados Unidos”.


Siga a Abel Fernández en Twitter @abelfglez

  Comentarios