Cuba

Cuballama supera las barreras de Etecsa y reanuda el envío de SMS a Cuba

Un grupo de estudiantes buscan señal de internet para sus teléfonos celulares en La Habana en abril del 2014.
Un grupo de estudiantes buscan señal de internet para sus teléfonos celulares en La Habana en abril del 2014. AP

La compañía Cuballama, una de las más baratas para llamadas y envío de mensajes de solo texto a Cuba (SMS), anunció que ha logrado sortear el bloqueo que la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) había impuesto a los mensajes enviados desde esa plataforma.

Según explicó Sandra Martínez, relacionista pública de la compañía, Cuballama logró un acuerdo con las principales operadoras que tienen convenios con Etecsa, por lo cual podrán seguir operando con normalidad.

La ejecutiva no quiso brindar datos acerca de las compañías con las cuales habían llegado a acuerdos debido a “protocolos de confidencialidad”.

“El precio del envío de los SMS hacia Cuba le cuesta a la compañía casi 20 veces más que antes de los acuerdos, pero confiamos en que próximamente podamos negociar mejores contratos debido a nuestro alto volumen de clientes”, dijo Martínez.

Cuballama es una empresa con sede legal en Canadá. Según las cifras brindadas por la empresa, actualmente ronda el millón de usuarios y junto a otros sitios web como DimeCuba, Rebtel, entre otros ofrecen llamadas y mensajería de texto a la isla y desde ella con precios mucho más competitivos que el monopolio estatal Etecsa.


Hasta el momento ninguna otra compañía ha declarado restablecidos sus servicios de envío de SMS a Cuba.

El pasado noviembre, en un extenso artículo, el periódico Juventud Rebelde acusó a Cuballama del empleo ilegal de dispositivos Simbox en territorio cubano. Etecsa declaró a ese diario oficial que anualmente perdía unos $6 millones por las actividades fraudulentas y que debido a tales actividades Cuballama podía ofrecer precios más baratos.

La compañía negó categóricamente estas acusaciones en un comunicado oficial.

El pasado lunes, un reportaje del sitio digital Cubanet denunció que el monopolio estatal cubano había reducido sustancialmente la entrada de SMS a Cuba, específicamente de aquellas compañías que no tenían contratos directos con Etecsa.

Según cálculos independientes la afectación fue de más del 85% de los mensajes de texto que entraban a la isla.


“Los SMS enviados desde el 20 de febrero hasta que anunciamos la suspensión del servicio fueron rechazados por Etecsa”, explicó Martínez y añadió que desde el miércoles en horas de la noche todos los mensajes de texto enviados a través de su plataforma llegarían “con normalidad”.

“Tenemos una promoción de envíos gratuitos de mensajes hacia Cuba desde la aplicación móvil y la mantendremos”, dijo.

Sin embargo, algunos usuarios consultados por este diario explicaron que a pesar del anuncio de la empresa continuaban los problemas de comunicación.

“Los mensajes no están llegando. Lo he intentado en diferentes ocasiones y a diferentes horas del día, pero no llegan”, dijo Idalys Ayala, una joven cubana residente en Miami.

Según la compañía los SMS podrían tardar más de lo acostumbrado o incluso no llegar.

“El problema está en Cuba. Han reducido los canales de entrada de los SMS por lo cual hay mucho menos capacidades. También está el tema de la censura, el gobierno elimina los sms que desea”, dijo una agente de la compañía Cuballama que por motivos de protocolo prefirió no ser identificada.

Otros usuarios consultados han dicho que desde la reanudación del servicio el envío de sms funciona “normalmente” al igual que las respuestas desde Cuba.

Para Martínez lo que ocurre se explica por la cantidad de mensajes que están enviando los usuarios tras días de censura oficial.

“Cuando el Papa Francisco visitó Cuba estuvimos una semana sin poder enviar SMS por una decisión de Etecsa. En otras ocasiones se satura el servicio por la cantidad de mensajes como cuando eliminaron la política de pies secos, pies mojados”, agregó.

Este artículo forma parte de un convenio entre el Nuevo Herald y 14ymedio.

Siga a Mario J. Penton en Twitter: @mariojose_cuba

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios