Cuba

Opositores piden a Trump tratar al gobierno de Cuba como una dictadura

Rodiles llama a la nueva administración Trump a “recontextualizar” las relaciones con Cuba

Antonio G. Rodiles y su pareja, la activista Ailer González –miembros del Foro por los Derechos y las Libertades– llamaron a la nueva administración a “recontextualizar” las relaciones con la isla y “reconocer que están tratando con una dictadura”
Up Next
Antonio G. Rodiles y su pareja, la activista Ailer González –miembros del Foro por los Derechos y las Libertades– llamaron a la nueva administración a “recontextualizar” las relaciones con la isla y “reconocer que están tratando con una dictadura”

Frustrados por lo que consideran “indolencia” de la administración anterior, algunos opositores cubanos están conminando al presidente Donald Trump a cambiar la dirección de la política hacia Cuba y pronunciarse acerca del aumento de la represión gubernamental.

Antonio G. Rodiles y su pareja, la activista Ailer González –miembros del Foro por los Derechos y las Libertades– llamaron a la nueva administración a “recontextualizar” las relaciones con la isla y “reconocer que están tratando con una dictadura”, durante una reunión con la junta editorial de El Nuevo Herald la semana pasada.


“Lo principal sería que quienes somos actores legítimos del escenario cubano –dentro y fuera de la isla– seamos parte de la construcción de esa política y parte de ese proceso político hacia la isla, que es lo que omitió el presidente Obama”, subrayó.

La pareja denunció el incremento de la represión desde que Obama anunció su política de acercamiento (engagement) a Cuba, en diciembre del 2014. La situación, dijeron, se ha “redoblado” desde la muerte del exgobernante Fidel Castro en noviembre del año pasado, con un “monitoreo milimétrico” de las acciones de los opositores y hostigamiento a sus familias.

“Es importante que la nueva administración empiece a tomar cartas en el asunto y haga algún pronunciamiento, porque el silencio está siendo muy bien aprovechado por el régimen para tratar de aplastar a la oposición”, dijo Rodiles.

El opositor criticó la “indolencia” de la administración de Obama hacia la situación de los derechos humanos en la isla.


“Tenemos una experiencia directa, incluso de conversar con el presidente Obama y la experiencia directa fue que hubo mucha indolencia en lo que pasó con Cuba… Hubo un momento en que entendimos que esa administración no era aliada de un cambio democrático en Cuba, que la visión que tenía era de que Cuba iba a cambiar a largo plazo y que nosotros tendríamos que aceptar al neocastrismo”, explicó.

Aunque fue cuidadoso de no mencionar qué medidas concretas tomadas por la Administración anterior debían ser eliminadas –algunas de las cuales, como el envío de remesas o la autorización a las aerolíneas estadounidense para viajar a la isla, gozan de popularidad en Cuba y en la comunidad cubanoamericana–, Rodiles apoya retornar a la anterior política de presión al gobierno de Raúl Castro.

Después de “analizar y escuchar opiniones, si el régimen está sacando ventaja de algunas de estas medidas, yo les corto esa entrada económica porque estamos en un momento en que Venezuela [principal aliado del gobierno de Castro] está haciendo aguas y hay que evitar que el régimen vuelva a mutar”, opinó.


“Todo lo que esté dando beneficio al régimen y no al pueblo debe ser revertido”. Los opositores tendrían entonces que “explicar” al pueblo el objetivo político de medidas que podrían afectarlos directamente.

La frustración de la pareja de activistas con los resultados del “deshielo” es evidente. Un video que publicó el Foro por los Derechos y las Libertades y en el que González exclama “Obama, ¡por fin te vas!”, desató la polémica en las redes sociales. La principal crítica a Obama es que el proceso de normalización de relaciones propiciado le habría conferido “legitimidad a un régimen totalitario” y le habría permitido “sobrevivir”.

Según su recolección del encuentro entre opositores y activistas cubanos con Obama en La Habana, el 22 de marzo del 2016, el entonces presidente les habría pedido paciencia para ver los frutos de su política de acercamiento con el gobierno cubano.

“Le contesté que no se puede tener paciencia cuando frente a nosotros están pateando y golpeando impunemente a los ciudadanos y a mujeres”, dijo Rodiles. La pareja fue arrestada durante un acto de repudio organizado contra los opositores frente a las cámaras internacionales, el mismo domingo que llegó Obama a la Habana. Esa visita, “le dio al régimen la vía abierta para que hicieran lo que deseaban”.

Los opositores dijeron, además, haber sido marginados por las delegaciones de funcionarios estadounidenses y diplomáticos europeos por no aplaudir la normalización.

“Fuimos invisibilizados”, dijo González. “Nos fue negada la denuncia, la crítica de lo que estaba pasando… Nosotros no dijimos que nos oponíamos al restablecimiento [de relaciones] sino que tenía que pedirse condiciones al régimen… La posición nuestra no nos favoreció”.

Rodiles y González desestimaron críticas de quienes les reprochan apoyar al controversial presidente Trump y que su agenda está dictada por grupos de exiliados cubanos. González sostuvo que ellos y otros activistas del Foro, que aparecen en el video, dieron “el visto bueno a que hubiera salido Trump porque eso implicaba que quizá podíamos tener una redirección en el tema Cuba, que es lo que nos interesa. Desde el principio, hemos insistido que nosotros no tenemos por qué inmiscuirnos dentro de cosas internas de EEUU”.

“Esas mismas personas que promueven que nosotros estamos siendo radicales, confrontacionales, son extremedamente insolidarias. No denuncian ninguna violación de los derechos humanos. Son posturas hipócritas”, subrayó.

Por su parte, Rodiles mencionó la postura de miembros del Foro de no reunirse con el secretario de Estado, John Kerry, cuando se reabrió la embajada estadounidense en La Habana en el 2015, como ejemplo de su independencia política. “Está claro que somos personas que nos respetamos a nosotros mismos y sabemos qué papel estamos jugando. A veces este tipo de criterio se hace para descalificar, para minimizar un posicionamiento político”, dijo.

González agregó que este tipo de opinión tiene que ver con el modo en que “el régimen ha manipulado la imagen de la oposición como una oposición que no piensa, que es robótica, que no puede ser autónoma y que es financiada…por ‘el imperio’ ”.

Rodiles criticó además las estrategias de otros opositores y activistas cubanos, entre ellas, la campaña por un plebiscito en Cuba liderado por la activista Rosa María Payá, que calificó de “fantasía”.

“En el escenario actual es completamente fantasioso creer que el régimen va a hacer un proceso para salir del poder. El plebiscito en concepto está errado” porque los derechos del ciudadano no pueden decidirse en consulta popular, opinó. La pregunta del plebiscito es: “¿Está usted de acuerdo con que se convoque a elecciones libres, justas y plurales sobre las bases de una nueva ley electoral y un ambiente, que permitan que todos los cubanos tengan derecho a ser nominados y elegidos democráticamente, ejerciendo la libertad de expresión y de prensa y organizándose libremente en partidos políticos y organizaciones sociales con total pluralidad?”

En duros términos se refirió también a la estrategia seguida por activistas del proyecto Otro 18, que intenta postular candidatos opositores a las elecciones del Poder Popular, porque el gobierno “controla y manipula” todo el proceso, opinó. “No pedir lo que toca, que se acabe la dictadura, es alargarle la vida a ellos.”

“Lo principal es que el régimen tiene que entender que 60 años es más que suficiente, y se acabó”, dijo.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

  Comentarios