Cuba

Activistas de Cubalex, el principal grupo legal opositor de Cuba, se marchan al exilio

Larisa Diversent, directora del Centro de Información Legal Cubalex.
Larisa Diversent, directora del Centro de Información Legal Cubalex. 14ymedio

El equipo del Centro de Información Legal Cubalex y su directora, la abogada Laritza Diversent, viajarán a Estados Unidos como refugiados políticos tras el recrudecimiento de la represión contra el trabajo de la organización sin fines de lucro, dedicada a asesorar legalmente a los cubanos.

Diversent, quien llegó este jueves a Estados Unidos, dijo a el Nuevo Herald desde una escala en el Aeropuerto Internacional de Miami que era un momento “muy duro” para ella y su equipo.

“Nos entristece no poder continuar con la asesoría legal a las personas dentro de Cuba, especialmente a muchos reclusos a los que ayudábamos, pero desde el pasado septiembre nuestro trabajo no era seguro en Cuba”, agregó.

El 23 de septiembre de 2016, la Seguridad del Estado allanó la sede de Cubalex en La Habana y confiscaron sus equipos de trabajo así como dos centenares de expedientes de personas a las que asesoraba la organización.

Un día antes de su salida del país, la jurista fue citada por la Fiscalía General cubana para informarle del curso del proceso legal que las autoridades llevan en su contra, a raíz del allanamiento de la sede de Cubalex en septiembre pasado.

“Al parecer es una nueva estrategia el allanar las sedes de las organizaciones. Ya pasó con Convivencia y con Somos+”, recuerda la abogada.

Diversent explicó que fue acusada de infringir las normas del trabajo por cuenta propia.


“El Estado asume que como recibimos financiamiento del exterior contratamos a las personas. Como la tutoría legal no está reconocida como una actividad a realizar por cuenta propia nos acusan de violar la ley”, dice.

También relató que le habían dicho una “sarta de mentiras” sobre supuestos regalos entregados por ella a cambio de agilizar trámites para legalizar su vivienda.

La Fiscalía dictaminó contra ella una prohibición de salida del país, según pudo verificar Diversent. “Ellos me dijeron que sabían que yo estaba haciendo trámites migratorios, que me iban a permitir salir, pero que si regresaba iban a activar nuevamente la investigación”, señaló.

“Me amenazaron con acusarme de falsificación de documentos y cohecho si regreso a Cuba”, dijo.

La jurista dice que organizaciones independientes como la suya son un blanco directo de la Seguridad del Estado y están expuestas a todo tipo de vejaciones por parte del gobierno.

“La Seguridad del Estado apunta directamente a nosotros. La comunidad internacional no tiene una posición enérgica con el gobierno, por lo que estamos sometidos a una doble discriminación: la del Estado, que nos llama terroristas y mercenarios, y la de organizaciones internacionales y países que no nos apoyan porque buscan mantener buenas relaciones con el gobierno cubano”, puntualizó.


Las razones familiares también tuvieron un peso importante en esta decisión:

“Soy una activista de los derechos humanos, pero también soy madre. Tengo un hijo de 17 años al que no quiero que le pase absolutamente nada. En el caso de las mujeres, lo primero que hacen es atacar a sus hijos”, dijo.

Diversent explicó que se asentará en el estado de Tennessee y que el resto de sus colegas viajará en tres grupos “dispuestos para el 25 de mayo y los demás entre los días 1 y 5 de junio”.

El grupo, con sede en el municipio de Arroyo Naranjo, en La Habana, se fundó en el 2010. Brinda asesoría jurídica pero no está reconocido legalmente dentro de la isla, pero ha redactado numerosos informes para las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, entre otras organizaciones internacionales.

Un hombre fue arrestado y golpeado violentamente el lunes por agentes de seguridad tras irrumpir en la marcha del 1 de mayo en La Habana ondeando una bandera de Estados Unidos.

En julio del año pasado el gobierno rechazó la legalización de Cubalex, tras dictaminar que en Cuba no se precisan organizaciones independientes de asesoría jurídica porque “el Estado ya defiende al pueblo”.

Los miembros de Cubalex que han recibido estatus de refugiados se asentarán en diferentes estados norteamericanos, pero la abogada confía en que logren reunirse en algún punto para recomenzar el trabajo. De momento han descartado Miami como posible sede.

Dos miembros del grupo, Julio Iglesias y Julio Ferrer, deben permanecer en el país debido a que están sometidos a proceso penal o en prisión. Ferrer recibió un cambio de medida cautelar esta semana.

“Me duele mucho lo que está pasando con los que se encuentran en Cuba por el compromiso que ellos han hecho con la gente y el trabajo que han realizado”, dijo Diversent.


La abogada explicó que desde hace nueve meses están reclamando “las violaciones al debido proceso” en esos caso pero que no han podido hacer nada a pesar de agotar todos los recursos.

Después del allanamiento de la sede de Cubalex, Amnistía Internacional convocó una acción urgente para “pedir a las autoridades cubanas que permitan a los miembros del Centro de Información Legal Cubalex y otros abogados y activistas de derechos humanos operar libremente sin hostigamiento e intimidación”.

El viaje de Laritza Diversent a Estados Unidos coincide con la publicación este jueves de un comunicado del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), en el que informa que ha habido 1,809 detenciones arbitrarias en los cuatro primeros meses del 2017.

Sólo en el mes de abril la organización ha documentado 467 detenciones arbitrarias, desglosadas en 335 mujeres, 132 hombres. De estos detenidos, 147 son negros, y 1o de ellos fueron “apaleados brutalmente”, según los activistas.

La OCDH ha destacado que prevalece el clima represión “en unos momentos en que el gobierno cubano ha logrado importantes apoyos internacionales como el de la Unión Europea y el gobierno de España”, y advierte que “en los próximos meses el clima político puede agravarse producto de cierto nerviosismo del gobierno ante la difícil situación económica y social que atraviesa Cuba”.

Algo en lo que coincide Diversent.

“Hay mucho todavía por hacer en organismos internacionales de derechos humanos, hay mucho por hacer con las organizaciones que están dentro de Cuba, para apoyarlas”, explica.

“Cubalex va a legalizarse en los Estados Unidos y continuará su trabajo desde aquí enfocado en el apoyo a organizaciones de la sociedad civil en la Isla.

Este artículo forma parte de un convenio entre el diario cubano 14ymedio y el Nuevo Herald.

  Comentarios