Cuba

Discurso y medidas de Trump sobre Cuba generan intenso debate

El presidente Donald Trump muestra la orden ejecutiva firmada que modifica la política estadounidense hacia Cuba, en Miami el 16 de junio del 2017.
El presidente Donald Trump muestra la orden ejecutiva firmada que modifica la política estadounidense hacia Cuba, en Miami el 16 de junio del 2017. AP

Y allá vamos otra vez. Como casi siempre sucede con el tema cubano, el anuncio de un cambio de política de Estados Unidos, realizado por el presidente Donald Trump en Miami la semana pasada, ha generado una intensa controversia.

Rodeado de exiliados y disidentes cubanos, y entre gritos de “U.S.A”, Trump anunció la “cancelación” del acuerdo alcanzado por el presidente Barack Obama con el gobierno de Raúl Castro. Asimismo, firmó un memorando que prohíbe las transacciones directas con las empresas controladas por los militares cubanos, entre ellas las que pertenecen al Grupo de Administración Empresarial (GAESA), y elimina los viajes individuales de estadounidenses bajo la categoría autorizada de “contactos pueblo a pueblo”. El memorando también ordena al Departamento del Tesoro la realización de auditorías a los viajeros estadounidenses que vayan a Cuba.

La verdadera extensión de las medidas sólo podrá conocerse cuando las distintas agencias federales implementen las nuevas normas. No obstante, queda claro que el gobierno de Trump no dio marcha atrás completamente al deshielo.

Con su retórica más dura para hablar de Cuba hasta la fecha, el presidente Donald Trump anunció el viernes lo que considera una “cancelación total del mal acuerdo con el régimen cubano”, ante una entusiasmada audiencia cubanoamericana reunida en e

Entusiastas, escépticos, expertos y críticos se han volcado a alabar, analizar, cuestionar o rechazar la nueva política. Estas son algunas de las reacciones al discurso y las medidas tomadas por Trump.

Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, opositor: “El haber mencionado los fusilamientos, la cárcel, la situación de los derechos humanos en Cuba, eso habla por sí solo... La presencia de un conglomerado bastante numeroso de organizaciones del exilio y de miembros de la resistencia interna allí [en el teatro Manuel Artime] de diferentes generaciones y épocas, eso tiene una carga más allá o más importante que las propias medidas que se van implementar. Ya eso constituye de por sí una gran victoria”.

Marcell Felipe, presidente de Inspire America: “Lo más significativo que sucedió el viernes es que se derogó la directiva presidencial de Obama de octubre de 2016 donde [sic] el presidente publicó que la democracia en Cuba ya no era un objetivo de la política americana...[Otro aspecto es la] Parte simbólica, el presidente dejó bien claro y reafirmó que no había negociación ninguna con la dictadura castrista hasta que se cumplan los requisitos de la Ley Helms-Burton. Eso es un cambio de política dramático...

CubaOne Foundation “La administración de Trump ha dicho que su objetivo es apoyar al sector privado cubano. Nosotros apoyamos fuertemente este objetivo pero nos preocupa que la complejidad de la regulaciones, las amenazas de realizar auditorías y el lenguaje incendiario pueda hacer más daño que beneficio. Un cambio en el tono y mayor claridad serían bienvenidos.

Trump anuncia cambio de política y lanza un duro mensaje al gobierno de Cuba.

Algunos argumentan que las nuevas regulaciones dañarán al sector privado y nosotros no vamos a emitir juicio sobre este aspecto de la política hasta que las nuevas regulaciones hayan sido redactadas y publicadas. No obstante, continuaremos alentando a quienes diseñan las políticas a crear medidas que apoyen la actividad del sector privado y faciliten el acercamiento entre el pueblo americano y el cubano”.

Cuba Study Group “El anuncio del presidente Trump indica hoy hasta qué punto se ha movido el debate sobre la política hacia Cuba, a pesar de la intensa presión de los escasos partidarios de la línea dura en el Congreso. Muchos de los logros de la normalización permanecen intactos. En el mejor de los casos, esta es una victoria parcial para aquellos que esperaban revertir el aumento de los lazos bilaterales. Sin embargo, el Cuba Study Group reitera su opinión de que el flujo completamente libre de personas, ideas, información y bienes ayuda —en lugar de obstaculizar— el logro una reforma significativa en la isla. Por lo tanto, exhortamos al presidente Trump a rechazar las medidas parciales que ha propuesto hoy y seguir una política de plena normalización con la isla”.

Alan Gross, ex contratista que estuvo preso en Cuba 5 años y fue liberado el 17 de diciembre del 2014 “Debo expresar mi preocupación por la falta de claridad en lo que el presidente de Estados Unidos realmente desea que genere el Departamento del Tesoro a partir de los próximos 30 días [las regulaciones]. Además de eso, casi todo lo que discutió el presidente, sin entrar en detalles, dañará al emergente sector privado de la economía. Por ejemplo, al restringir los viajes individuales a Cuba para favorecer los viajes en grupos, el negocio de Airbnb probablemente se afectará porque no puede acomodar grupos. Del mismo modo sucederá con los pequeños restaurantes privados, las aerolíneas estadounidenses, los taxis privados, etcétera... Y eso sólo es el inicio. [Las medidas de Trump] no causarán la renuncia del gobierno cubano.

Álex Suárez, un hombre peruanoamericano de 32 años, protesta en contra del presidente Donald Trump en Miami, luciendo una camiseta con la imagen de Ernesto Guevara.

Myriam Celaya, periodista independiente “Lo cierto es que hasta el momento el gran ganador de las propuestas de Trump es precisamente el castrismo, toda vez que la retórica de la confrontación es el campo natural de su discurso ideológico al interior y al exterior de la isla... Mientras tanto, el “pueblo cubano” —sin voz ni voto en toda esta saga— sigue siendo el perdedor, apenas un rehén de políticas e intereses muy ajenos cuya representación se disputan a porfía tanto la dictadura como el gobierno estadounidense y una buena parte de la oposición.

Habrá que dar al señor Trump las gracias por nada. Una vez más se enmascara la verdadera causa de la crisis cubana —esto es, la naturaleza dictatorial y represiva de su gobierno— y vuelve a colocarse la “solución” de los males de Cuba en las decisiones del gobierno estadounidense”. (Cubanet) 

Michael J. Bustamente, profesor de la Universidad de la Florida “Los mayores perdedores en todo esto son los cubanos de a pie, no los estadounidenses... La Casa Blanca afirma que las nuevas medidas están destinadas a “canalizar fondos hacia el pueblo cubano” y no hacia el gobierno cubano, específicamente los militares. (No importa que la administración parezca estar perfectamente dispuesta a comerciar con fuerzas armadas represivas en otros lugares.) En realidad, el efecto—especialmente el de las nuevas restricciones de viajes—será exactamente lo contrario. Al eliminar los viajes individuales [en la categoría de contacto] de persona a persona, es muy probable que muchos menos ciudadanos estadounidenses visiten la isla y se alojen en casas privadas, [y visiten], restaurantes y otras pequeñas empresas de los cubanos. En cambio, la nueva política obligará a los viajeros a [participar de] un mercado más limitado de viajes en grupo para los contactos pueblo pueblo, que se seguirán permitiendo, pero son administrados por organizaciones estadounidenses en colaboración con agencias de turismo patrocinadas por el gobierno cubano.” (Foreign Affairs)

En un animado discurso la semana pasada, el mandatario venezolano Nicolás Maduro, que ha sido asediado por más de 50 días de protestas, acusó al presidente Donald Trump de inmiscuirse en los asuntos internos del país.

John Kavulich, presidente del U.S.-Cuba Trade and Economic Council ¿El presidente Donald Trump canceló inmediatamente “el acuerdo completamente unilateral de la última administración con Cuba”? No, no lo hizo. ¿Recibió el gobierno de Cuba más de lo que ofreció al gobierno de Obama? Desde una perspectiva comercial y financiera, absolutamente cierto...

La respuesta del gobierno de Cuba a las iniciativas del gobierno de Trump no tendrá la elasticidad de años anteriores debido a las presiones cada vez más negativas sobre la economía... de los precios de las importaciones y exportaciones, la falta de recursos financieros y la disminución de relaciones beneficiosas como las que tiene con Venezuela (...) Si Cuba mantiene las políticas comerciales, económicas y políticas que retrasan las oportunidades para sus ciudadanos, como Estados Unidos define esas oportunidades y por lo tanto impone límites a la prosperidad y el éxito, Cuba será rehén de los intereses de los Estados Unidos.

Es deshonesto absolver... al gobierno de Cuba por contribuir al entorno en el que las iniciativas del gobierno de Trump tratarán de aterrizar (...) Tanto la acción como la falta de acción tienen consecuencias.

Blogueros oficialistas (entre ellos el cantautor Silvio Rodríguez) Los blogueros cubanos que suscribimos esta declaración, así como en su momento, seguimos y animamos el acercamiento entre las dos naciones, a pesar de sus diferencias, rechazamos la vuelta al discurso ofensivo y la política de las cavernas, tantas veces derrotada; reprobamos toda intención de fuerza contra la isla, al tiempo que descalificamos a terroristas y políticos tramposos como interlocutores válidos para los cubanos.

El presidente Trump ha de saber que su mandato no se extiende a Cuba y sus ofensas en el show de la “era del hielo” sólo sirven para reforzar el sentimiento antiimperialista, como una razón más de unidad (Cubadebate).

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores de Cuba. “Sin dudas, la política del presidente Trump marca un retroceso en las relaciones bilaterales... Anticipo que dichas medidas afectarán las relaciones del gobierno de Estados Unidos con la América Latina y el Caribe y dañarán gravemente la credibilidad de su política exterior (...)

Traerán daños económicos no sólo a las empresas estatales en Cuba, sino también a las cooperativas y dañarán especialmente a los trabajadores por cuenta propia o privados. Harán daño también y aumentarán la discriminación contra la emigración cubana asentada en Estados Unidos.

Parece infantil la predicción de que con esta política podrían separar al pueblo del gobierno o a los ciudadanos de nuestras gloriosas Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior, que son el pueblo uniformado. Al contrario, estas medidas refuerzan nuestro patriotismo...” (Granma)

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

  Comentarios