Cuba

Cuba da luz verde a primera empresa de EEUU a establecerse en la Zona de Desarrollo Mariel

Una línea ferrocarrilera atraviesa la Zona Especial de Desarrollo Mariel, en Cuba. RIMCO, distribuidora de equipos Caterpillar en Puerto Rico, es laprimera empresa estaounidense en recibir autorización del gobiernocubano para establecerse en la zona.
Una línea ferrocarrilera atraviesa la Zona Especial de Desarrollo Mariel, en Cuba. RIMCO, distribuidora de equipos Caterpillar en Puerto Rico, es laprimera empresa estaounidense en recibir autorización del gobiernocubano para establecerse en la zona. emichot@miamiherald.com

Una lenta pero persistente campaña para convertirse en la primera empresa estadounidense en establecerse en la Zona Especial de Desarrollo Mariel ha pagado dividendos a una distribuidora de equipos pesados Caterpillar. Cuba dio luz verde a RIMCO, la distribuidora de Caterpillar en Puerto Rico, para establecer un almacén y centro de distribución.

Ana Teresa Igarza, directora gerente de la zona, dijo en una conferencia de prensa durante la Feria Internacional de La Habana —la mayor feria comercial de Cuba— que RIMCO esperaba establecerse en la zona en el 2018. Durante una entrevista reciente con el Miami Herald, Igarza dijo que Cuba también está en negociaciones avanzadas con otras dos compañías estadounidenses interesadas en establecerse en Mariel, que está 28 millas al oeste de La Habana.

Cuba tiene grandes esperanzas para la zona, con un área de 115,000 acres, que incluye el puerto de contenedores del Mariel, y desea convertir la región en un centro de alta tecnología, manufactura avanzada y desarrollo sustentable. Aunque 31 compañías —tanto cubanas como extranjeras— han sido aprobadas, la construcción de muchas instalaciones está en su primera etapa. Las inversiones provienen de 14 países.

En este momento, nueve compañías ya operan en la zona, creada hace cuatro años.

Durante la feria, que concluye este viernes, el Ministerio de Comercio Exterior e Inversiones de Cuba anunció la cartera de nuevas oportunidades de inversión en la isla para el período 2017-2018. Ello incluye 456 proyectos abiertos a inversionistas extranjeros por valor de más de $9,500 millones. Cuba está buscando $1,700 millones en inversiones en la zona de Mariel, $2,000 millones para proyectos agrícolas y $898 millones para construir hoteles y otras instalaciones turísticas.

El acuerdo con RIMCO pudiera ser uno de los últimos en firmarse antes de que el gobierno del presidente Donald Trump cierre considerablemente las transacciones comerciales con la isla. Según la política anunciada por Trump en junio, las transacciones directas entre compañías bajo jurisdicción de Estados Unidos y empresas vinculadas con las fuerzas armadas, los servicios de inteligencia y seguridad de Cuba quedarán prohibidas.


La zona de Mariel está controlada por Almacenes Universales, una compañía que opera bajo GAESA, un conglomerado dirigido por las fuerzas armadas cubanas.

Pero a las compañías estadounidenses que han firmado acuerdos antes que entren en vigor las nuevas reglas del gobierno de Trump se les permitirá operar. Las normas todavía de están redactando.

“A pesar de la dura retórica del presidente Trump, Cuba está abierta a los negocios. La interrogante es si el presidente Trump y el Congreso permitirán a las empresas estadounidenses competir por estas oportunidades cada vez mayores, o las mantendrá alejadas mientras el mercado cubano sigue creciendo”, dijo James Williams, presidente de Engage Cuba, un grupo que cabildea por la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Así las cosas, RIMCO consigue entrar a último minuto.


“Vamos a establecer un almacén y centro de distribución en Mariel para distribuir equipos Caterpillar”, dijo Caroline McConnie, vicepresidente de RIMCO, en una conferencia de prensa durante la feria. “Tenemos licencia del Departamento de Comercio y otras agencias”.

Ejecutivos de Caterpillar dijeron que el embargo no les permite fabricar equipos en Cuba. Pero desde 1998 Caterpillar ha estado entre las principales empresas estadounidenses que abogan por el levantamiento del embargo.

Caterpillar y la Fundación Caterpillar han donado $500,000 a la Fundación Finca Vigía, que trabaja por restaurar y preservar la casa donde vivía Ernest Hemingway en la isla. El año pasado, Caterpillar también donó un cargador frontal para usarse en la construcción de una instalación de almacenamiento y conservación en los terrenos de la residencia de Hemingway en San Francisco de Paula.

Siga a Mimi Whitefield en Twitter: @HeraldMimi

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios