Cuba

Exponen obras de artistas cubanos en Puerto Rico

Funcionarios y la hija del artista, Susan Homar (der.) junto al maestro Antonio Martorell (extremo derecho), observan la colección de grabados.
Funcionarios y la hija del artista, Susan Homar (der.) junto al maestro Antonio Martorell (extremo derecho), observan la colección de grabados.

La Universidad de Puerto Rico (UPR) está presentando hasta el 3 de octubre la exposición Lorenzo Homar: Tributo Gráfico Cubano, que está compuesta de 21 grabados de artistas cubanos con versiones que interpretan obras del reconocido pintor y artista gráfico boricua.

Las obras fueron donadas y entregadas recientemente a la directora del Museo de la institución universitaria, Flavia Marichal Lugo, por el presidente de la Casa de Las Américas de Cuba, Roberto Fernández Retamar, durante un viaje a La Habana.

“Para la Universidad de Puerto Rico es un honor recibir este tributo al artista gráfico más importante de esta tierra”, dijo en un comunicado el presidente de la UPR, Uroyoán Walker Ramos.

La exposición se exhibe en la Galería Francisco Oller de la Facultad de Humanidades de la UPR hasta el 3 de octubre. Después, las obras pasarán a formar parte de la colección de grabados internacionales del Museo de Historia, Antropología y Arte de esa universidad.

Los trabajos de los artistas cubanos incluyen un cartel conmemorativo diseñado por Pepe Menéndez e impreso por el taller de serigrafía artística René Portocarrero, además del cartel de la exposición de estas obras, impreso por el Taller de Serigrafía Mariano.

Lorenzo Homar Gelabert nació en San Juan en 1913, de Lorenzo Homar Sampol y Margarita Gelabert Bruguera, ambos inmigrantes mallorquines.

En 1928 emigra con toda su familia a Nueva York. Allí comienza a trabajar en un almacén de tejidos y se incorpora a la Liga de Estudiantes de Arte de esa ciudad, donde estudió bajo la tutela de George Bridgeman.

En 1937, comenzó a trabajar como aprendiz de joyeros para Cartier, donde llegó a ser diseñador de joyas mientras estudiaba arte por las noches en el Pratt Institute de Nueva York (1939-1942). Entre 1942 y 1945 sirvió en la II Guerra Mundial.

También estudió en la Escuela de Arte del Museo de Brooklyn, donde toma clases con destacados artistas experimentales, como el mexicano Rufino Tamayo y el estadounidense William Baziote.

Homar regresó a Puerto Rico en 1950 y se convirtió en uno de los grandes artistas de la isla caribeña. Su obra cubre una amplia gama de medios y estilos, tales como el dibujo, la pintura y el mural. También fungió como escenógrafo y diseñador de vestuario, aunque donde más destacó fue en la cartelería.

  Comentarios