Cuba

Opositores denuncian ante fiscalía aumento de represión en Cuba

Berta Soler, Dayanez Ortiz y Antonio Rodiles.
Berta Soler, Dayanez Ortiz y Antonio Rodiles.

Varios disidentes cubanos presentaron una queja formal ante la Fiscalía General de la República para protestar contra detenciones violentas ocurridas recientemente y obtener un pronunciamiento oficial de esa instancia sobre el aumento de las detenciones arbitrarias en el país.

Los opositores Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, su esposo, el ex preso político Ángel Moya, y el director de los proyectos cívicos Por otra Cuba y Estado de Sats, Antonio Rodiles, denunciaron el excesivo uso de la fuerza en las detenciones de 53 mujeres pertenecientes a las Damas de Blanco y 22 activistas de derechos humanos, periodistas independientes y opositores, cuando marchaban después de misa.

Las detenciones ocurrieron el domingo 26 de abril, dos semanas después de la VII Cumbre de las Américas en Panamá y el histórico encuentro entre Barack Obama y Raúl Castro.

En el documento obtenido por el Nuevo Herald, los opositores describen el “aparatoso operativo policial desplegado” en el que usaron cuatro ómnibus de trasporte público, 10 patrullas de la policía, “cuatro carros jaulas”, motocicletas y otros autos del Departamento de Seguridad del Estado (DSE), una ambulancia, así como un número indeterminado de efectivos de la policía, “Brigadas Especiales, DSE y las Brigadas de Respuesta Rápida”.

También se refirieron a golpizas “y la aplicación de técnicas de estrangulamiento” durante los arrestos.

En grave estado se encuentra, además, el activista de la Coalición Central Opositora, Yuriet Pedroso González, de 34 años, hospitalizado en la provincia de Villa Clara, tras haber comenzado una huelga de hambre desde el 1ro de marzo. Pedroso fue acusado de “atentado” en diciembre de 2014, por pegar carteles con mensajes críticos al gobierno, y declaró a Radio Martí que “si no me dan la libertad, prefiero morir... porque estoy aquí injustamente”.

El congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart llamó al gobierno del Presidente Obama a “condenar rotundamente los graves abusos de los derechos humanos que están ocurriendo en Cuba, y exigir que Yuriet reciba de inmediato la atención médica que necesita”.

En un comunicado, el representante opinó que “la dictadura de Castro se ha envalentonado por la política del presidente Obama de proseguir con la ‘normalización’ pese a la continuada represión brutal del régimen”.

Represalias contra activistas que participaron en Cumbre de las Américas

Estos incidentes se suman a actos violentos y represalias en contra de opositores o artistas que participaron en eventos paralelos a la VII Cumbre de las Américas, en Panamá. A su regreso, los opositores Guillermo Fariñas y Jorge Luís García “Antúnez” recibieron sendos actos de repudio en las inmediaciones de sus viviendas.

Esta semana, dos raperos que participaron en un concierto durante la Cumbre, fueron expulsados de la estatal Agencia Cubana de Rap, con el argumento de que no estaban generando suficientes ingresos, según explicaron a el Nuevo Herald, Raudel Collazo (Escuadrón Patriota) y Soandres del Río Ferrer (Soandry).

Ambos consideraron que se trató de una “represalia” por su participación en un concierto organizado por Cuban Soul Foundation y la sede de la Universidad Estatal de la Florida en Panamá, el pasado 9 de abril.

“Esta es una justificación y le trataron de buscar una salida legal al asunto. Estamos convencidos de que el motivo fue [nuestra participación en el concierto en] Panamá. Esto es parte de una estrategia de desacreditar al rap cubano contestario, han creado perfiles falsos de nosotros. Han hecho reuniones para decir que somos contrarrevolucionarios y mercenarios, unas mentiras abismales”, dijo Collazo desde Güines, en la provincia de Mayabeque.

“Con el rap hay un tratamiento político”, opinó del Río en conversación telefónica desde La Habana. “Al rap le tienen cerradas las puertas por todas las vías, en la televisión cubana no existe. El 90% de los grupos en el catálogo de la Agencia casi no reportan dinero. La ironía es que ellos te exigen pero no hacen promoción. A todos los directores de los teatros, le tienen leída ‘la cartilla’ de que el rap es conflictivo y nadie quiere abrirles las puertas”, señaló.

“Hay una contradicción increíble”, añadió Collazo. “Todo el mundo sabe que nosotros no podemos trabajar porque en mi caso y en el de Los Aldeanos [otro conocido dúo contestatario] todo el mundo se eriza cuando dicen los nombres. Yo hacía un concierto una vez al año con muchos problemas”, explicó.

Según Collazo, las autoridades cubanas temen al discurso crítico del hip-hop, que aborda una realidad “absolutamente distinta de la que ellos quieren vender”, y a “la capacidad de convocatoria que puede tener nuestro discurso”.

Sin la representación legal de la Agencia, estos raperos no pueden actuar en público. “Hay una ley que dice que el artista sin empresa no puede actuar. Ahora mismo estoy en la calle y sin llavín (sin nada)”, lamentó del Río.

“Esta acción contra Raudel y Soandry es la respuesta directa a su constante lucha por la igualdad, la democracia y la libre expresión en Cuba”, declaró a el Nuevo Herald, Pedro Vidal, director de Cuban Soul Foundation, promotora cultural que organizó el concierto de los músicos cubanos en Panamá.

Vidal cuestionó el doble rasero del gobierno cubano, que había invitado al rapero estadounidense Ahmir-Khalib Thompson —conocido como “Quest Love”, baterista del grupo The Roots, banda que se presenta en el programa The Tonight Show con Jimmy Fallon— a visitar Cuba y al proyecto cultural Fábrica de Arte en abril.

“¿Cómo es posible que el gobierno cubano invite a raperos americanos ‘conscientes’ y expulsan [de las instituciones] a los raperos cubanos?”, preguntó incrédulo Vidal.

“Invito a todos los artistas del hip-hop estadounidense ‘consciente’ a que se reúnan con los artistas del hip-hop independiente en Cuba. ¿Hay algún artista del hip-hop por ahí (como Talib Kweli, KRS1, Nas, Black Hippy & Jay-Z) que esté dispuesto a luchar por la libertad de expresión y contra la discriminación racial en Cuba?”, agregó.

Coalición internacional pide la liberación de artista Tania Bruguera

Los casos de otros dos artistas críticos están todavía en un limbo. La artista cubana Tania Bruguera, residente en Estados Unidos, tiene pendiente un proceso legal en la isla por su intención de realizar el performance “El susurro de Tatlin #6” en la simbólica Plaza de la Revolución.

Su pasaporte fue confiscado y la artista no puede salir del país, situación que ha denunciado una coalición internacional de organizaciones y grupos artísticos que han pedido al gobierno cubano que desestime los cargos de incitación al desorden público, resistencia al arresto e incitación para delinquir que penden sobre la artista.

La Coalición Nacional contra la Censura en Estados Unidos, El Consejo de Artistas de Europa, Freemuse y otras 10 organizaciones pidieron el viernes la liberación de Bruguera, lo que posibilitaría al gobierno cubano enviar “un poderoso mensaje a su gente, sin importar dónde viven y lo que creen. La nación cubana está lista y capaz de unirse a aquellos cubanos que ya están en el escenario mundial, y la libertad y la justicia en su caso pueden ayudar a hacerlo posible”.

“De hecho, Tania Bruguera está actuando bajo el mismo impulso que ha hecho al presidente Castro tolerar y respetar una diferencia de opinión en las conversaciones actuales con los Estados Unidos y su Presidente”, agrega el documento.

Hasta ahora, las campañas internacionales por liberar a Danilo Maldonado (El Sexto) tampoco han sido atendidas por las autoridades. El artista del graffiti está encarcelado por su intención de realizar un performance en el que pretendía usar dos cerdos con los nombres de Fidel y Raúl.

Estos acontecimientos se yuxtaponen a las visitas de representantes, funcionarios y empresarios de varios países, entre ellos el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, el cardenal Beniamino Stella, enviado por el Vaticano, y una delegación de empresarios de 32 empresas británicas.

El Foro por los Derechos y las Libertades y la organización Civil Rights Defenders, emitieron una declaración comunicando su “alarma” por “la situación represiva en las últimas semanas” e instando a “que los gobiernos europeos y norteamericano, que tanto han insistido en mejorar sus relaciones con el gobierno cubano, se pronuncien frente al agravamiento de las violaciones de los derechos humanos en la isla”.

El Nuevo Herald no recibió respuesta a un pedido de comentario de la oficina del gobernador Cuomo sobre este tema. Pero Sarah Stephens, directora del Centro para la Democracia en las Américas, que acompañó a Cuomo en su viaje, explicó que el Centro, durante los 15 años en los que ha enviado delegaciones a Cuba, ha llamado la atención sobre el tema de los derechos humanos en conversaciones con funcionarios cubanos “de manera consistente”.

Aunque Stephens dijo no poder hablar a nombre del estado de Nueva York, refirió que en el caso del centro que dirige, “hemos salido de las oficinas del gobierno y hemos buscado llegar a una amplia representación del pueblo cubano, desde líderes de la sociedad civil, la Iglesia Católica y la comunidad judía, y hemos compartido con cubanos críticos del gobierno. Nuestras delegaciones también visitaron a Alan Gross cuando estaba en prisión [en Cuba]”, comentó en un correo electrónico.

“Las discusiones que siempre hemos tenido tienen lugar en reuniones cara a cara con los gobiernos. Eso sucedió en la Cumbre de las Américas, entre los presidentes Obama y Castro. Está ocurriendo al nivel diplomático, donde se ha acordado un marco para la discusión sobre derechos humanos. Y es importante notar que Cuba y la Unión Europea también lo están haciendo”, señaló.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios