Cuba

Las “joyas” del sistema educativo de Cuba sufren pero “no están en peligro”, según gobierno

El uniforme azul debía usarse de manera estricta, aunque los alumnos desarrollaban su creatividad en la moda tratando de violar el reglamento con faldas más cortas o más largas y holgadas, según la moda interna del momento. En el brazo se llevaba un monograma rojo con el símbolo del átomo y un libro abierto.
El uniforme azul debía usarse de manera estricta, aunque los alumnos desarrollaban su creatividad en la moda tratando de violar el reglamento con faldas más cortas o más largas y holgadas, según la moda interna del momento. En el brazo se llevaba un monograma rojo con el símbolo del átomo y un libro abierto.

El deterioro de los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas (IPVCE) de Cuba, considerados joyas de su sistema de educación pública y gratuita, ha generado preocupaciones sobre su permanencia, pero las autoridades del sector afirman este domingo que “no está en peligro”.

“Ratifico que los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas (IPVCE) se mantienen y se mantendrán”, afirmó la viceministra de Educación de la isla, Margarita McPherson, en una larga entrevista publicada este domingo en el periódico oficial Juventud Rebelde.

Conocidos popularmente como “vocacionales”, los IPVCE fueron creados para interesar a los estudiantes por las carreras de ciencia y técnica.


Estos centros vieron afectado su funcionamiento debido al impacto sobre su infraestructura del denominado “Período Especial” (de crisis económica) que vivió la isla a partir de los años noventa del siglo pasado, reconoció la viceministra.

No obstante, sostuvo que los objetivos por los cuales fueron creadas esas instituciones en la década de los 70 “se conservan y estamos trabajando con intensidad para darles más fuerza”.

Como ejemplo mencionó a la vocacional “Lenin” de La Habana -que fue una de las más destacadas de ese programa educativo- la cual ha reducido sus instalaciones y matrícula, y según refirió se trabaja para “mantener una infraestructura que garantice las condiciones necesarias para los estudiantes”.

lalenin)
La Escuela Lenin fue construida en el sistema Girón, que sigue el estilo prefabricado de la arquitectura socialista. En un principio se componía de seis unidades o miniescuelas, tres de nivel secundario y tres de preuniversitario. Algunas tenían hasta 500 alumnos. Imágenes de divulgación

McPherson recalcó que el Ministerio de Educación tiene una atención “especial” con los 16 centros de ese tipo existentes en el país, en los que el número de alumnos ha disminuido desde los más de 26,000 estudiantes que había en el curso 1991-1992 hasta los 11,045 inscritos en la actualidad.

Recordó que para ser admitidos en una vocacional, los alumnos deben poseer un índice general de 88 puntos durante sus estudios secundarios y de 90 puntos como promedio en las asignaturas de Matemática, Física, Química, Biología y Ciencias Naturales.

A ello se suman tres pruebas de ingreso en asignaturas de ciencias e Historia y el plan de estudios tiene cursos complementarios relacionados con ellas.

“En esas escuelas hay una exigencia perenne con el estudio, porque el alumno tiene que mantener más de 85 puntos en las asignaturas de ciencias para continuar matriculado. Cuando pierde ese índice no puede seguir en la vocacional, eso hace que se esfuercen más, tanto los alumnos como los profesores”, señaló.

Recordó que cuando surgieron estos institutos, sus planes de estudios incluían el diseño de “estudio-trabajo” que aún se mantiene, pero indicó que la situación actual del país “ha variado, lo que ha hecho tomar medidas y cambiar la manera en que se asume”.

“Hoy tienen destinado un día de actividad socialmente útil, que puede ser agrícola o de otro tipo, y forma parte de la concepción de formación laboral de nuestros estudiantes”, agregó.

La funcionaria resaltó la participación de los estudiantes de los IPVCE en concursos desde el nivel de aula hasta nacionales y olimpiadas internacionales, donde la cosecha de premios se ha incrementado en los últimos tres años y el 70 % de los participantes regresa con medallas o galardones.

  Comentarios