Cuba

Sucesor de Raúl Castro asumirá el cargo con las relaciones con Estados Unidos heladas como en la Guerra Fría

El gobernante cubano Raúl Castro aplaude junto al vicepresidente Miguel Díaz-Canel durante una sesión legislativa en La Habana, Cuba, en diciembre del 2015. Foto de archivo.
El gobernante cubano Raúl Castro aplaude junto al vicepresidente Miguel Díaz-Canel durante una sesión legislativa en La Habana, Cuba, en diciembre del 2015. Foto de archivo. AP

Cuba adelantó la instauración de la legislatura que terminará el mandato de Raúl Castro para este miércoles, en lugar del jueves, como se había anunciado anteriormente.

La sorpresiva decisión fue anunciada con una escueta nota oficial en el diario oficial, Granma: la determinación se tomó para “facilitar el desarrollo de los pasos que requiere una sesión de tal trascendencia”.

En momentos que el mandato de Raúl Castro llega a su fin el miércoles, asumiendo que mantenga su promesa de dejar la presidencia, las relaciones entre Cuba y Estados Unidos parecen haber regresado al congelamiento de la época de la Guerra Fría.

El gobierno del presidente Donald Trump ha echado atrás parcialmente la apertura comercial y de viajes a Cuba implementada durante el acercamiento del presidente Barack Obama, y la embajada de Estados Unidos en La Habana funciona con un personal mínimo después que Washington retiró la mayor parte de sus empleados y expulsó a 17 diplomáticos cubanos tras varios misteriosos incidentes que afectaron la salud de diplomáticos estadounidenses. La retórica anticubana de Trump también se ha intensificado.

Sin embargo, las dos partes han continuado reuniéndose periódicamente, generalmente en Washington, para tratar temas de interés común; la Guardia Costera de Estados Unidos y los guardafronteras cubanos cooperaron en un operativo este mes cuando 127 haitianos fueron hallados en un velero sobrecargado a 20 millas de la costa cubana. Los cubanos también enviaron tres camiones de bomberos y un helicóptero a la Base Naval de Guantánamo, a solicitud de los estadounidenses, cuando incendios forestales amenazaron las viviendas de esa base en febrero pasado.


El gobierno cubano también parece decidido a mantener viva la incipiente relación con Estados Unidos, especialmente si eso significa atraer a más visitantes estadounidenses que viajan libremente a la isla.

  Comentarios