Cuba

La Cámara discutirá proyecto de presupuesto que limita los viajes a Cuba

El Congresista Mario Díaz-Balart.
El Congresista Mario Díaz-Balart. El Nuevo Herald

El proyecto de presupuesto de transporte y vivienda para el año fiscal 2016 presentado por el republicano Mario Díaz-Balart fue aprobado en el Comité de Apropiaciones del Congreso este martes, con la inclusión de cláusulas que limitan la expansión de los servicios de transporte aéreo y marítimo hacia Cuba.

De ser aprobada en el pleno de la Cámara de Representantes –el próximo paso del proceso legislativo, en una fecha todavía por anunciar– la ley del presupuesto limitaría el establecimiento de nuevos vuelos regulares a Cuba y la obtención de licencias para embarcaciones comerciales, al prohibir que compañías aéreas y marítimas puedan operar en propiedades confiscadas o en sus alrededores. Los vuelos chárter establecidos antes del 31 de marzo de este año no se verían afectados.

Estas medidas estarían en conflicto con la política de la administración del presidente Barack Obama sobre Cuba. La semana pasada se conoció que la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro extendió licencias a –al menos– seis compañías marítimas para ofrecer servicios de ferry y de transporte de carga hacia la isla.

Y este jueves en Miami, la secretaria de Comercio, Penny Pritzker, destacó la nuevas oportunidades de negocios abiertas por la nueva política hacia Cuba ante los asistentes al evento Descubra los mercados globales: Las Américas.

“La restauración de nuestra relación diplomática [...] eventualmente crea nuevas oportunidades para que los floridanos y todos los americanos hagan negocios con el pueblo de una isla que está a 90 millas de nuestras costas”, afirmó.

Díaz-Balart, presidente de la subcomisión de Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano, defendió su propuesta señalando que se limita a “no permitir el enriquecimiento a partir del uso de propiedades confiscadas, o sea, propiedades robadas”, dijo al inicio de la sesión. Agregó que este es un principio reconocido por las leyes internacionales y de Estados Unidos y que no se trataba de una “disposición de política exterior”.

Barbara Lee, representante demócrata por California, presentó –sin éxito– una enmienda para eliminar del anteproyecto estas restricciones, alegando que no solo eran “inapropiadas” sino que también pondrían a “los miembros de este comité claramente del lado equivocado de la historia”.

“Estas provisiones son flagrantemente antinegocios [...] eliminarán vuelos en los que las compañías ya han invertido y van a matar un nuevo mercado para las compañías de transporte marítimo. Necesitamos una política del siglo 21 y no volver a políticas de la Guerra Fría. Tenemos que reconocer que estamos en el 2015, no en 1959”, destacó.

Varios representantes, entre ellos José E. Serrano, de Nueva York, Sam Farr, por California –al frente del caucus congresional de viajes y turismo– y Betty McCollum por Minnesota, se hicieron eco de los argumentos de Lee, pero la enmienda no obtuvo el apoyo necesario en una votación a viva voz.

En una declaración que obtuvo el Nuevo Herald, Díaz-Balart abundó en los argumentos que justificarían estas cláusulas.

“La expansión de vuelos regulares a Cuba es un obvio intento de burlar la prohibición del turismo. Del mismo modo, permitir que los cruceros atraquen en Cuba violaría el espíritu y la letra de la ley de Estados Unidos. La expansión de viajes a Cuba directamente financia a individuos e instituciones que oprimen al pueblo cubano”, comentó.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios