Cuba

Matanza pública destapa interrogantes sobre la violencia contra la mujer en Cuba

Un doble asesinato conmueve Cienfuegos

El brutal asesinato este jueves de una madre y su hija a manos de la ex pareja de esta última conmovió la ciudad de Cienfuegos.
Up Next
El brutal asesinato este jueves de una madre y su hija a manos de la ex pareja de esta última conmovió la ciudad de Cienfuegos.

Eran las 11:30 de la mañana del pasado jueves cuando Luis Roque escuchó los primeros pedidos de auxilio. Se disponía a salir a trabajar cuando los gritos de su vecina lo hicieron pararse en seco.

“Ay mi hijita, ay mi hijita”, gritaba Tomasa Causse Fabat, una enfermera de 64 años en la acera frente a su casa, en Cienfuegos, Cuba.

“Estaba sangrando. Pensé que le había pasado algo y corrí a auxiliarla”, dijo Roque.

Mientras ayudaba a Causse Fabat, la hija de la mujer salió de su casa en dirección a casa de Roque, justo al frente, cruzando la avenida 66.

“Daylín [Najarro Causse] se refugió en mi casa con múltiples puñaladas en el vientre. Mi ex mujer y mi hija la auxiliaron y le pusieron un pulóver sobre las heridas para contener la hemorragia, pero en ese momento el asesino la persiguió hasta allí, continuó apuñalándola y finalmente la degolló ante la mirada aterrada de mis familiares”, dijo Roque.

Causse Fabat falleció unas horas más tarde desangrada en la misma sala del hospital en el que había trabajado, víctima de múltiples heridas provocadas presuntamente por Rafael García, su ex yerno. La enfermera había recibido una medalla al trabajador internacionalista en 2012.

Najarro Causse, de 36 años, había estado casada con el que todos los testigos señalan como su asesino y con quien tiene una niña de 5 años. En el momento de su muerte tenía tres meses de embarazo de otra pareja.

“No sé si fue por odio o por venganza, pero fue una masacre”, dijo Adrián Najarro, hijo y hermano de las víctimas.

La violencia contra las mujeres no se discute abiertamente en Cuba. De hecho, se ha citado como inexistente. En enero de este año, Mariela Castro, hija del ex gobernante Raúl Castro y presidenta del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), dijo que en Cuba no había feminicidios y que ese era un logro de la revolución que encabezaron su padre y su tío Fidel Castro en 1959.

El gobierno cubano no publica cifras oficiales sobre el número de hechos violentos en la isla y raramente los crímenes son abordados por la prensa oficial. Tampoco existe una legislación específica para la violencia machista y el Código Penal cubano no prevé agravantes de este tipo, según expertos en leyes y movimientos feniministas que han pedido se revise esa situación, hasta ahora sin éxito.

Un video reportaje de la Unión Patriótica de Cuba denuncia un repunte de violencia entre los jóvenes en el Oriente de Cuba, y que la Policía no hace lo suficiente para combatirlo.

Los casos de mujeres que mueren a manos de sus novios o esposos son abordados ante los tribunales como cualquier otro homicidio, no como feminicidio, aseguran los expertos.

Los crímenes violentos no son raros en la isla. La ciudad de Cienfuegos (150,000 habitantes) se estremeció el pasado febrero con el asesinato del joven Luis Santacruz Labrada, de 23 años, a manos de un menor de edad. En octubre del pasado año la joven Leidy Maura Pacheco Mur, de 18 años, fue violada por tres hombres que la mataron después.

“Hace algunas semanas asesinaron a machetazos a otra mujer en la calle 75, cerca del reparto Tulipán. Lamentablemente, los medios de comunicación locales no hablan de la mayoría de los crímenes que ocurren en la ciudad”, dijo un doctor del hospital provincial de Cienfuegos que no quiso revelar su identidad por temor a perder su trabajo.

"Son cosas de cada día las heridas por armas blancas. Este mismo lunes llegó un paciente con varias puñaladas. Necesitamos, como sociedad, reflexionar sobre lo que está pasando”, dijo.

Rafael García, el presunto asesino múltiple del caso más reciente, "cumplió un año de prisión y acababa de salir de la cárcel cuando cometió el crimen", explicó Najarro, quien perdió a su madre y hermana en el crimen.

El detenido había sido acusado de abusos y tocamientos lascivos hacia su propia hija. “Como no encontraron pruebas, solo lo condenaron a un año y seis meses de prisión por un delito menor, algo así como exhibicionismo”, dijo el familiar de las víctimas, de 34 años, quien sostiene que “las leyes son muy flojas” y eso permitió que se haya perpetrado este crimen.

Najarro, maestro de profesión, relata que varios testigos dijeron que ese mismo jueves el supuesto culpable fue a buscar a otra ex pareja, pero afortunadamente la mujer se escondió, lo que impidió que la matara. Otros testigos dijeron que García también fue a buscar a su hija al círculo infantil, pero las maestras no le entregaron a la niña porque sabían de su condena.

“Me siento mal. No tengo palabras para describir lo que estoy pasando. Han sido unos días terribles para mí. Estoy solo en el mundo con mi sobrina”, agregó.

Rafael García también causó heridas menores al esposo de Tomasa Causse Fabat, quien intentó defenderla golpeándolo con un bate.

“Solo quiero que se haga justicia y que pague por lo que le hizo a mi madre y a mi hermana”, dijo Najarro.

Una vecina del reparto San Lázaro que presenció el crimen dijo a este diario que después de asesinar a su ex mujer, García “metió el cuchillo en una bolsa negra que se echó a la espalda, se montó en la bicicleta y salió hacia La Calzada como si nada hubiera pasado”.

Para ese entonces buena parte de los vecinos de la cuadra estaban aglomerados frente a la casa donde se cometió el crimen y ya habían alertado a las autoridades.

“Cuando llegaron los primeros carros de la patrulla, el agresor iba subiendo la loma hacia La Calzada y les pasó por el lado. La gente comenzó a gritar y señalarlo y fue así como lo atraparon”, dijo la mujer.

Otra vecina de la cuadra dijo que se sentía “sumamente afectada” por el crimen. “En esta cuadra siempre hemos vivido gente de bien. Nunca pensamos ver algo así”, añadió.

Siga a Mario J. Pentón en Twitter @mariojose_cuba.
Este artículo forma parte de un convenio entre el diario cubano 14ymedio y el Nuevo Herald.
  Comentarios