Cuba

Promociones de recarga de celulares en Cuba causa fricción entre cubanos en la isla y el extranjero

Las promociones de recargas a celulares de Etecsa, el monopolio de comunicaciones de Cuba, provocan que los cubanos de la isla pidan a familiares y amigos en el extranjero que les recargen el celular.
Las promociones de recargas a celulares de Etecsa, el monopolio de comunicaciones de Cuba, provocan que los cubanos de la isla pidan a familiares y amigos en el extranjero que les recargen el celular. AP

“Mi hermanito, tírame una recarga, son nada más veinte pesitos”. Esa y otras frases se repiten mes tras mes en las redes sociales de las personas que viven en Cuba pidiendo a sus amigos, familiares e incluso desconocidos en el extranjero que les compren saldo para el celular aprovechando una oferta de Etecsa, el monopolio de las telecomunicaciones de la isla.

Las promociones de Etecsa sólo se ofrecen a quienes compran la recarga desde el extranjero. Los usuarios de la isla no tienen acceso a estas ofertas, salvo en contadas ocasiones, una situación que muchos tildan de “discriminatoria”.

No obstante, el ingenio del cubano ya ha encontrado la forma de aprovechar estas promociones: usar intermediarios fuera de la isla.

"Entre los días 11 y 15 comienza la promoción recarga 20 recibes 40", dice un mensaje de texto que Etecsa envía a los móviles de sus usuarios en la isla. Si la recarga tiene que hacerse desde el extranjero, entonces los usuarios comienzan a buscar a alguien en otro país que les compre el saldo.

Un facebook Live hecho por Nairovis Brooks Lopez, una cubana de Santiago de Cuba se ha hecho viral. La mujer dice que está insulta porque desde Cuba le piden recargas celulares y no dinero para comprar comida.

Pero esto causa fricción entre los cubanos en la isla que tienen que pedir ayuda para que les recarguen su cuenta y los que están en el extranjero y reciben con frecuencia esa inusual solicitud.

“Todos los meses me tengo que poner fuerte porque si no me secan”, dice Yuralay Batista, una cubana que vive en Miami hace tres años. “Imagínate que el otro día me mandó una solicitud de amistad una mujer que dice que estuvo en mi mismo círculo infantil [guardería], que si la podía ayudar con una recarga”, dijo.

Otra cubana identificada como Nairovis Brooks López recientemente publicó un video en Facebook protestando por las peticiones masivas de recargas que recibía. El video se hizo viral y actualmente supera las 360,000 reproducciones.

Pero no todos ven como un problema recargar el celular de sus familiares en la isla.

Alain González, un cubano de 30 años que vive en Hialeah, dijo a este diario que considera “un abuso” que los cubanos que viven en la isla no puedan tener recargar en moneda nacional su móvil y tener acceso las promociones de Etecsa. González, que trabaja en una factoría desde hace cinco años y viaja frecuentemente a la isla, dijo que recarga con frecuencia el celular de familiares y amigos porque eso les permite “mantenerse comunicados”.

“Mi madre vive en Centro Habana. Con la recarga me llama una vez a la semana. Me sale más barato que llamarla yo desde Estados Unidos”, dijo. “Tener un teléfono fijo en Cuba es un lujo. Esa es mi manera de ayudar”, agregó.

Los cubanos tuvieron acceso a la telefonía móvil hace relativamente poco tiempo. Después de muchos años en que era un privilegio de diplomáticos, turistas y altos dirigentes del Partido Comunista, en el 2008 Raúl Castro autorizó la masificación de estos teléfonos. El país ya cuenta con más de 5 millones de líneas celulares y ha anunciado que en un futuro cercano permitirá la navegación móvil en internet, aunque no han anunciado los precios de ese servicio.

Los costos de la telefonía celular son altísimos comparados con el salario promedio mensual de la isla, que es de apenas 29.5 CUC (unos 30 dólares), según cifras oficiales. Comprar una línea celular cuesta unos 40 CUC y un minuto de conversación cuesta 40 centavos de CUC, casi la mitad de una jornada de trabajo en empresas estatales.

“Etecsa está creciendo a costa del trabajo de la gente en el extranjero”, dijo Batista.

Además, el saldo del celular ha comenzado a usar como una moneda virtual. En un país donde la mayor parte de las transacciones se realizan en efectivo, la transferencia de saldo de un teléfono a otro, por la que Etecsa cobra 30 centavos de CUC, ha crecido exponencialmente.

Algunos economistas han estimado que el monopolio estatal ha tenido ganancias superiores a los $2,000 millones por la modalidad de servicio prepagado del celular. Más de la mitad de las líneas telefónicas del país se mantienen gracias a las recargas desde el extranjero, agregan las fuentes.

Etecsa no divulga datos sobre el número de recargas de sus promociones ni las ganancias , pero Tania Velázquez, vicepresidenta de Estrategia de Negocios y Tecnologías de la compañía, dijo a medios en la isla que la empresa prioriza los servicios con pagos desde el exterior para captar divisas. La funcionaria dijo que apenas 20 por ciento de las recargas se realizan desde el extranjero. a pesar de la avalancha de peticiones por la que protestan los cubanos que viven en el exterior.

Este artículo forma parte de un convenio entre el diario cubano 14ymedio y el Nuevo Herald
  Comentarios