Cuba

Balseros cubanos rescatados en Yucatán se encuentran en un limbo migratorio

Los cubanos cuando eran rescatados en Yucatán a fines de agosto
Los cubanos cuando eran rescatados en Yucatán a fines de agosto Secretaría de Marina Armada de México

Catorce de los quince balseros cubanos rescatados con vida en aguas mexicanas el 31 de agosto fueron trasladados el lunes a la estación migratoria de Chetumal, Quintana Roo, bajo estrictas medidas de seguridad, según informaron medios de prensa de Yucatán.

Una mujer que no fue identificada permanece en el Hospital de Alta Especialidad de la Península de Yucatán. También se supo que casi dos semanas después del rescate, los cuerpos de los dos cubanos fallecidos, Alejandro Bazán de la Paz, de 16 años, y Carlos Manuel Pardo Ginarte, de 22 años, continúan en el Servicio Médico Forense del Estado de México en espera de su traslado a Cuba.

Según Oswaldo Abel Ortiz Matú, delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), el traslado de los cubanos fue decidido en las oficinas centrales del INM en la Ciudad de México. Los cubanos fueron rescatados originalmente en aguas de Quintana Roo pero fueron llevados luego a Puerto Progreso, en Yucatán.

La situación migratoria de los balseros, que estuvieron casi un mes a bordo de una frágil embarcación, es todavía incierta. El sábado La Verdad de Yucatán publicó que el INM estaba esperando respuesta del consulado cubano sobre el reconocimiento de los 15 balseros como ciudadanos de la isla, según declaraciones de Ortiz.

El funcionario dijo a ese medio local que el gobierno cubano tiene 15 días para responder al aviso, pero que por lo regular, “las autoridades cubanas no responden, pero Migración no puede retener a esas personas por mucho tiempo, así que una vez agotado el plazo, si no hay respuesta, se les libera de manera condicionada”. Si son liberados, los cubanos podrían obtener un “oficio de salida”, documento legal para transitar en México y salir del país en 30 días.

Sin embargo, Progreso Hoy informó este lunes que Cuba había respondido a las autoridades mexicanas y había solicitado la repatriación de los balseros, según había comunicado el propio Ortiz. El Nuevo Herald no ha podido contactar al delegado para confirmar estas declaraciones. Anteriormente, el Instituto de Migración en Yucatán había declinado dar información sobre este tema.

Los medios de prensa yucatecos reportaron acerca del hermetismo del INS en este caso así como de las medidas de seguridad en la estación migratoria de Mérida, donde habían estado retenidos los cubanos hasta su traslado. El periódico Milenio informó que las autoridades del INS habían apostados policías para evitar que reporteros y fotógrafos tuvieran acceso a los detenidos.

Los sobrevivientes y sus familiares también han ofrecido poca información por temor a entorpecer el proceso migratorio o a represalias, si son devueltos a Cuba.

Pero por los testimonios recogidos, se estima que fueron 32 personas las que salieron inicialmente de Manzanillo, en el Oriente de Cuba. Todavía no ha sido esclarecidas las circunstancias en que las restantes quince personas desaparecieron, aunque es muy probable que hayan fallecido durante el viaje o en un intento de regresar a las costas cubanas, luego que un mal tiempo inhabilitara el motor de la rústica embarcación y acabara con las provisiones de agua y alimentos.

Como reportamos anteriormente, entre los posibles fallecidos se encuentran Miguel Antonio López Maldonado, Alexis Sánchez Rosabal y Yaylin Milanés Santander. Milanés, de 22 años, es esposa de Andrés Fernández de la Paz, uno de los sobrevivientes, y se encontraba embarazada de seis meses. Según información obtenida por el periódico mexicano Milenio, Fernández de la Paz desconoce el paradero de su esposa pues se habría desmayado.

Los nombres de otros desaparecidos fueron dados a Radio Martí por un miembro de la Unión Patriótica de Cuba en Manzanillo: Daylén Damisely de la Paz Milán, Nouris Joaquín de la Paz Milán, Eddy Miguel de la Paz Romero, Humberto de la Paz Acosta, René Ramón Cabrera Rubio y Yaimel Roberto Almeida Zamora.

Los congresistas cubanoamericanos por Florida Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart escribieron una carta al embajador de México en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, para que interceda ante su gobierno y evite la deportación de los cubanos. La Fundación Éxodo94 está recogiendo firmas con este mismo fin.

Puede seguir a Nora Gámez Torres en Twitter por @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios