Cuba

Se intensifica campaña para acusar a Raúl Castro por derribo de los aviones de Hermanos al Rescate

Domingo Cabrera firma una petición en Hialeah que exige la acusación formal de Raúl Castro por el derribo en 1996 de dos aviones de Hermanos al Rescate y la muerte de cuatro residentes del sur de la Florida.
Domingo Cabrera firma una petición en Hialeah que exige la acusación formal de Raúl Castro por el derribo en 1996 de dos aviones de Hermanos al Rescate y la muerte de cuatro residentes del sur de la Florida. mwhitefield@MiamiHerald.com

Algunos grupos cubanos en el exilio y sus aliados políticos han comenzado a clamar por sanciones más duras contra Cuba, incluyendo un esfuerzo para acusar a Raúl Castro por el derribo en 1996 de dos aviones de Hermanos al Rescate cuando se aproximaban a las costas cubanas.

En las últimas semanas, el senador de Florida Marco Rubio y el representante Mario Diaz-Balart pidieron al presidente Donald Trump que iniciara una investigación sobre si Castro debería ser acusado. Un grupo de líderes cubanoamericanos envió una carta con 10 duras iniciativas, incluida la acusación de Castro. El representante Ron DeSantis, un republicano de Palm Coast, sostuvo una audiencia en el Congreso que concluyó con una declaración de que acusar a Castro, de 87 años, "enviará una señal muy fuerte de que esta administración se toma las cosas en serio".

"Ahora es el momento de terminar de revertir las políticas implementadas por la administración de Obama", escribió a Trump Marcell Felipe, abogado y presidente de la junta asesora de Inspire America Foundation, en el primer aniversario del 16 de junio del 2017, cuando el actual presidente revirtió la política de EEUU hacia Cuba. Inspire America, un poderoso comité de acción política cuyo objetivo es apoyar la democracia en Cuba, ha pedido a Trump que "permita poder de decisión a los fiscales federales" para acusar a Castro, que dirigía las fuerzas armadas cubanas cuando los aviones fueron derribados el 24 de febrero de 1996.

El pasado fin de semana, la Asamblea de la Resistencia Cubana, una coalición de varios grupos en el exilio, tomó las calles de Hialeah y La Pequeña Habana para recoger más firmas en una petición para acusar a Castro no solo por el derribo de los aviones sino también por "crímenes cometidos con su apoyo e intervención en Venezuela y ahora en Nicaragua".

Fuera del restaurante La Carreta en Hialeah, algunos de los clientes terminaron sus desayunos de sábado por la mañana firmando peticiones en una mesa en la que se había creado un cartel falso del arresto de Raúl Castro. Para el mediodía, más de 300 personas habían firmado la petición que insta a Trump a seguir una sección de la Ley Helms-Burton para buscar la acusación de Castro en el Tribunal Internacional de Justicia de las Naciones Unidas.

Hasta ahora, se han recogido más de 4,000 firmas, según los organizadores.

"Creo que tenemos una administración que no es tan favorable para Raúl Castro, aunque no ha hecho demasiado con Cuba. Pero esperamos ser efectivos esta vez", dijo Pedro Solares, miembro del Directorio Democrático Cubano, un grupo pro democracia que es parte de la Asamblea.

Otra razón por la cual los grupos de exiliados han revivido el esfuerzo para acusar a Castro ahora es que piensan que como ya no es el jefe de Estado, podría ser más fácil obtener una acusación formal. Miguel Díaz-Canel se convirtió en gobernante el 19 de abril, pero Castro sigue siendo el jefe del Partido Comunista de Cuba.

Ha habido otros casos, como el del dictador panameño, el general Manuel Noriega, que compareció ante un tribunal en Miami en 1989, y el ex presidente peruano Alberto Fujimori, que fue extraditado de Chile en el 2007 para enfrentar cargos por corrupción en Perú. Sin embargo, Noriega era el gobernante de facto de Panamá, no el presidente, en el momento de su acusación por apoderarse millones de dólares en recompensas para poner pistas de aterrizaje seguras a disposición de los traficantes de drogas.

No es la primera vez que se lleva a cabo una campaña de recogida de firmas para tratar de procesar a Castro. En el 2001, varios grupos de exiliados recogieron más de 100,000 firmas en una petición para acusar tanto al difunto Fidel como a Raúl Castro. Trataron de atraer la atención de la oficina del Fiscal de EEUU en Miami, pero el esfuerzo fracasó.

rescate (1).jpeg
Los cuatro miembros de Hermanos al Rescate cuyos aviones fueron derribados por Cuba en 1996. Sus imágenes aparecen en un monumento conmemorativo en el 2017. CM. Guerrero guerrero@miamiherald.com

En el 2008, cuando George W. Bush estaba en la Casa Blanca, los grupos en el exilio también presentaron peticiones pidiendo la acusación formal de Fidel Castro porque dijeron que ya no tenía inmunidad como jefe de Estado. Para entonces, Raúl ya había reemplazado oficialmente a su hermano, que enfermó en el 2006.

Pero incluso si Castro es acusado, traerlo a Estados Unidos para enfrentar un juicio resulta un obstáculo aparentemente insuperable, y algunos de los que recogen las peticiones lo saben. "Si lo acusan, no podremos traerlo aquí, pero tampoco podrá salir del país. Sería una victoria simbólica", dijo Solares.

Un gran jurado en Miami acusó al jefe de la fuerza aérea cubana, el general Rubén Martínez Puente, quien era jefe de la defensa antiaérea de Cuba, y a los hermanos Lorenzo y Francisco Pérez-Pérez, los dos pilotos de MiG involucrados en derribar los aviones, por asesinato y otros cargos en el 2003, pero nunca han podido llevarlos a juicio. Gerardo Hernández, el líder de una red de espionaje cubana, fue sentenciado a cadena perpetua en un caso relacionado con el derribo, pero fue devuelto a Cuba en el 2014 como parte de un intercambio de prisioneros.

Hay un tratado de extradición de 1904 entre los dos países, pero ha caído en desuso. "El tratado de extradición, todos los tratados antiguos, tienen incorporada una doctrina de excepción política", dijo Robert Muse, un abogado de Washington. "La excepción política probablemente inmunizaría a esos individuos de la extradición", incluso si Estados Unidos y Cuba respetaran el tratado de extradición.

"¿Va a ser fácil? No, no lo será", dijo Jason Poblete, un abogado de Washington que testificó en la audiencia de DeSantis. Pero dijo que el momento es importante con la muerte de Fidel Castro y el envejecimiento de Raúl Castro. "Ya no es el jefe de Estado y ya no puede protegerse tan fácilmente con la inmunidad soberana", dijo Poblete.

Incluso con pocas probabilidades de que Castro sea llevado a juicio, dijo que una acusación es importante. "No podrá viajar. Tiene un impacto y un efecto disuasivo que envía el mensaje tarde o temprano de que vamos a venir por usted", dijo.

"También creo que hay más receptividad ahora porque Trump es una persona que se enfrenta a problemas difíciles", indicó Poblete en una entrevista.

Poblete calificó el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate como un ejemplo de "demora en la justicia" que "ha dañado la causa de la justicia en las Américas. Es una invitación a los autócratas para atacar a los estadounidenses, como ha sido el caso reciente en Venezuela y Nicaragua. "

Miriam de la Peña, madre del piloto Mario de la Peña y Ana Alejandre Ciereszko, hermana de Alejandre, el observador a bordo del avión conocido como Seagull Mike, estuvieron los que testificaron. "Se sabe quiénes son sus asesinos, pero lamentablemente permanecen impunes", dijo de la Peña. "Tal vez al desclasificar información adicional se ayudará a hacer justicia".

Aunque hay solo 6,500 personas de ascendencia cubana en su distrito congresional, DeSantis, quien ha sido respaldado por el presidente Trump en su intento de postularse como republicano para el puesto de gobernador de Florida, ha convertido a Cuba libre en una de sus principales causas.

Dijo que esperaba que el evento le diera un impulso para poder ir a la Casa Blanca y decirle a Trump: "Ahora es el momento".

En sus últimas dos preguntas durante la audiencia, DeSantis preguntó a los familiares de las víctimas si tenían alguna duda de que Raúl Castro era responsable de las muertes. Ninguna en absoluto, respondieron. Eso fue suficiente para DeSantis.

"Vemos a nuestro gobierno dispuesto a acusar a Martha Stewart", dijo. "¿Por qué no acusar a Raúl Castro por el papel que jugó? Tenemos que presentar una acusación contra Raúl Castro".

Siga a Mimi Whitefield en Twitter: @HeraldMimi
  Comentarios