Cuba

Estados Unidos reduce drásticamente la entrega de visas turísticas a los cubanos

The U.S. Embassy in Havana.
The U.S. Embassy in Havana. Getty Images

Estados Unidos redujo en lo que va del presente año fiscal casi un 30 por ciento la entrega de visas que permiten a los cubanos realizar visitas familiares, intercambios culturales y viajes de negocios, lo que representa un drástico y previsible recorte tras el enfriamiento de las relaciones entre Washington y La Habana, según cifras del Departamento de Estado obtenidas por Martí Noticias.

Esta reducción del 30 por ciento está calculada sobre la base de lo que han disminuido las visas B-1 y B1-B2 (otorgadas de doble rango) en lo que va del 2018 con relación al 2017. En el año fiscal 2017, por ejemplo, se entregaron 9,553 solo en categoría B-2, mientras que en los dos primeros cuatrimestres del actual año fiscal la cifra fue de 1,178 visas del mismo tipo.

En todas las categorías relativas a la visitas, las cifras hablan por sí mismas. En el 2017 se otrogaron 16,335 visas y en lo que va del 2018 solo 2,414 visas fueron a parar a manos de cubanos.

El distanciamiento entre los dos gobiernos se debió en parte a los misteriosos y aún sin aclarar incidentes acústicos que dañaron la salud a 26 diplomáticos estadounidenses basados en La Habana. El gobierno del presidente Donald Trump determinó desde entonces reducir su representación diplomática en la isla.

Las cifras indican además que entre octubre del 2017 y mayo del 2018 fueron entregadas solo 2,414 visas B-1 y B-2 (de no inmigrante) a cubanos. El 83 por ciento de estas fueron otorgadas en consulados estadounidenses fuera de Cuba.

La categoría más afectada es la de intecambios culturales, que cayó en un 28 por ciento.



Tras el cierre del consulado en La Habana en septiembre de 2017, Estados Unidos redujo a menos de la mitad su personal en La Habana y suspendió el proceso de visados en Cuba.

Desde entonces los interesados en viajar como turistas al país vecino deben acudir a un consulado de EEUU en países del área para procesar su solicitud. Los trámites para emigrar legalmente a Estados Unidos fueron trasladados primero a Colombia y luego a Guyana, país al que los cubanos viajan sin la exigencia de solicitar visa.

Del número de visados entregados desde octubre, 158 corresponden a las visas B-1 y 1,178 son B-2. Además 1,078 documentos contienen el doble rango de B-1/B-2.

Las cifras del Departamento de Estado a las que Martí Noticias tuvo acceso indican que se trata del recorte más significativo en las últimas dos décadas.

En 1997, Estados Unidos entregó 5,829 visados de turismo a ciudadanos cubanos.

Estados Unidos amplió en el 2013 la duración de la visa B-2 entregada en Cuba a cinco años y permitió las entradas múltiples.

Cuba sostiene que no tiene responsabilidad respecto a los incidentes que dañaron la salud a los diplomáticos estadounidenses y ha permitido la entrada de las agencias de investigación estadounidenses a la isla.

Las autoridades cubanas dicen incluso que se trata de una estrategia del actual gobierno de Donald Trump para descarrilar la normalización de relaciones entre ambos países, iniciadas bajo el mandato de Barack Obama en 2014.


Estados Unidos, en cambio, dice que Cuba no cumplió con el deber de cuidar a sus funcionarios, que presentaron síntomas como migrañas y náuseas, pérdida de audición y desequilibrios.

Estados Unidos y Cuba suscribieron a mediados de la década de 1990 acuerdos migratorios para eliminar el éxodo masivo de balseros hacia las costas de Florida.

Tras la rúbrica de los acuerdos, Washington se comprometió a entregar 20,000 visas anuales a La Habana para favorecer la emigración “ordenada y regular”, además de devolver a los balseros que fueran detenidos en el mar.

Poco antes de dejar su cargo, en enero de 2017, Obama eliminó la política pies secos/pies mojados, que daba refugio automático y beneficios a los cubanos que llegaban a territorio estadounidense.

  Comentarios