Cuba

Ketty Fresneda, la cubana finalista en MasterChef: “Los sueños se cumplen”

Grabación de las cabeceras del programa MasterChef VI edición.
Grabación de las cabeceras del programa MasterChef VI edición. MasterChef

Ketty Fresneda se convirtió esta semana en la primera cubana finalista del programa MasterChef de la Televisión Española.

Y pese a que su combinación de sabores tropicales y gallegos no superó al menú mediterráneo de su rival, la madrileña Marta Verona, ella está feliz con su premio: una maestría en pastelería en el Basque Culinary Center, una de las instituciones académicas gastronómicas más importantes del mundo, ubicada en San Sebastián, en País Vasco.

“Los sueños se cumplen. Esa es la principal enseñanza con la que me quedo de MasterChef. Este camino ha sido de sangre, sudor y lágrimas, muchas lágrimas, pero ahora tengo que ser paciente, valiente, estudiar y pulirme para llegar a ser una chef de prestigio”, dijo a el Nuevo Herald un día después de la emisión de la final de la sexta edición del concurso.

Fresneda dice que no se siente “segunda”, sino ganadora para quienes la apoyaron.

“Marta tenía todas las posibilidades para ganar por su entusiasmo y capacidad de aprendizaje. Fue una rival fuerte", dijo. "Aunque no haya ganado considero un privilegio haber estado en la final al lado de Martica, con quien me une una profunda amistad”, añadió.

La cubana vive "el sueño español" desde hace seis años en Pontevedra, Galicia. En la competencia del lunes estuvo acompañada por su mamá, que vive en Cuba, su esposo y suegra.

En la final de MasterChef, la habanera preparó de entrante una ensalada de rape, cigala y buey de mar con cúpula de coco. Como plato principal cocinó una raya en su jugo con anisados, encurtidos y cítricos. De postre, integró el Caribe con un Cuba Libre: bizcocho de plátano, reducción de cola, aire de ron y granizado de limón.

Marta Verona apostó por un menú mediterráneo con una versión del gazpacho. Su plato principal fue una caldereta de langosta, pero lo que le hizo ganar el trofeo -100.000 euros y una maestría en el Basque Culinary Center- fue el postre: macarons de frambuesa y chocolate.

Con su postre consiguió el halago de los jueces, incluso de Jordi Cruz, uno de los más severos, que la elogió por ser buena cocinera y persona.

La final de MasterChef fue vista por casi tres millones de telespectadores, a pesar de que en España la emisión se prolongó hasta algo más de las 2 de la madrugada. Marta, la vencedora, invitó a Ketty a su casa, donde cenaron “de lujo”, según ha dicho la madrileña. Desde abril ya conocían el resultado de la competencia, pero mantuvieron el suspense día a día en las redes sociales.

“La experiencia de la convivencia fue única, mágica, rara, intensa y, a pesar de los roces y rivalidades de la competición, me llevo amigos para toda la vida y eso no hay quien lo pague: Martita, Toni, Fabiete, Jorgito, Marina y Oxana son uno de los tantos regalos que me ha dado esta competencia”, dijo Fresneda, quien calificó como “la experiencia” de su vida la participación en el concurso.

Fresneda agradeció a sus fans en Cuba, que han estado pendientes de la competición a través del paquete.

“Me hubiera encantado dedicarle ese trofeo en especial a mi madre, mi hermana y mi abuela y a todas las madres cubanas que, para mí, son la mayor inspiración de supervivencia en la cocina”, dijo.

Ketty, agradeció especialmente a su hermana gemela, Katty, quien se ha convertido en su representante en Cuba, dando autógrafos, declaraciones y discutiendo en las redes sociales con quienes acosan e insultan a su hermana.


“Me encanta presumir de hermana gemela y me encanta que ella esté orgullosa, es un regalo para mí escuchar cada vez que me lo dice. Valoro mucho que tenga paciencia para cuidar de mis seguidores”, afirmó.

Fresneda no piensa viajar por ahora a Cuba, puesto que estará “muy liada” con los estudios en el norte de España. Sin embargo, dice que en cuanto tenga la oportunidad visitará la isla y Miami.

La popularidad de MasterChef en Cuba ha crecido tanto en esta última temporada que incluso la televisión oficial ha intentado hacer un remedo del concurso en Camagüey.

“Animo a todos los que tengan el sueño y la pasión de ser cocineros a que se lancen a intentarlo”, comenta Fresneda y agrega que le encantaría hacer de juez o ayudar en cualquier concurso en Cuba o en Miami.

En un futuro próximo su sueño es crear su propio restaurante, para el que todavía no tiene ubicación.

“En principio quiero formarme. Luego montaré mi restaurante donde mejor encaje: Miami, Pontevedra o La Habana. El caso es que funcione, que la gente salga complacida e integre lo mejor de las gastronomías española y cubana”, concluyó.

Siga a Mario J. Pentón en Facebook y Twitter: @mariojose_cuba

  Comentarios