Cuba

Nueva administración cubana no ha desmantelado la maquinaria represiva, asegura Amnistía Internacional

Danilo Maldonado, El Sexto, un famoso grafitero disidente fue arrestado el domingo 20 de marzo de 2016, tras una marcha en La Habana (Cuba).
Danilo Maldonado, El Sexto, un famoso grafitero disidente fue arrestado el domingo 20 de marzo de 2016, tras una marcha en La Habana (Cuba). EFE

A los cien días del mandato de Miguel Díaz-Canel como gobernante de Cuba, la nueva administración aún no ha desmantelado la maquinaria estatal represiva, aseveró este viernes la directora para las Américas de Amnistía Internacional (AI), Erika Guevara Rosas.

En una declaración difundida por la oficina regional de AI en Ciudad de México, Guevara Rosas celebró la aprobación por parte de la Asamblea Nacional de Cuba de una nueva Constitución que, entre otras cosas, abre el camino para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Consideró que si la Constitución queda aprobada por referéndum en los próximos meses, “es un gran paso adelante para los derechos de las personas LGBTI en Cuba y el Caribe”.

“Le damos la bienvenida a este avance e instamos al Gobierno a apostar por el diálogo con todos los sectores de la sociedad y permitir una pluralidad de voces a medida que realice nuevas reformas”, abundó.

Sin embargo, sostuvo, “durante los primeros cien días de la presidencia de Díaz-Canel, continuamos recibiendo frecuentemente informes alarmantes de que las autoridades cubanas están arrestando arbitrariamente a personas defensoras de derechos humanos y deteniéndolas por períodos breves”.

Refirió que el activista ambientalista Ariel Ruiz Urquiola fue liberado condicionalmente a principios de este mes, aunque las autoridades aún podrían devolverlo a prisión por el resto de su sentencia.

En tanto, otro preso de conciencia, Eduardo Cardet, permanece tras las rejas casi 20 meses después de su arresto “por simplemente ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión”, señaló.

La directora denunció que “la astuta teatralidad” de funcionarios públicos durante el Examen Periódico Universal de Cuba ante la ONU en mayo “no ocultó la realidad de la vida en la isla, donde las autoridades mantienen una red de control mediante prácticas como el uso arbitrario del derecho penal y despidos discriminatorios de empleados estatales”.

“La nueva administración de Cuba todavía tiene la oportunidad de desmantelar la maquinaria estatal represiva que continúa eclipsando cualquier otro avance en el cumplimiento de los Derechos Humanos”, acotó.

  Comentarios