Cuba

Historiador cubano pierde espacio en televisión por criticar visita de Díaz-Canel a Manzanillo

El gobernante Miguel Díaz-Canel durante su visita a Manzanillo.
El gobernante Miguel Díaz-Canel durante su visita a Manzanillo. Giordan Rodríguez Milanés

En vísperas de la visita del nuevo gobernante cubano Miguel Díaz-Canel a finales de junio, Manzanillo fue sometida a un tratamiento especial. Las casas de esa ciudad del Oriente de Cuba fueron remozadas, los indigentes recluidos en el hospital psiquiátrico provincial y hasta varios sabores aparecieron en las desabastecidas heladerías estatales.

Pintaron a toda prisa los viejos carteles políticos, eliminaron las enredaderas del edificio Caymari, se montó otro laboratorio en el Palacio de Computación y “recogieron a todos los deambulantes para que el presidente y su comitiva no vieran el triste espectáculo de borrachos e indigentes que pululan y duermen en nuestras calles”, se atrevió a decir el historiador Delio Orozco González, quien denunció que toda aquella visita había sido “prefabricada”, una “puesta en escena” para complacer al nuevo gobernante.

“Una cosa es mostrar lo logrado a partir de un laboreo consciente y sistemático y otra bien distinta preparar una puesta en escena con retoques de última hora cuyo único objeto sea impresionar al visitante para evitar señalamientos críticos. Lamentablemente eso fue lo que se hizo en Manzanillo”, escribió el historiador en un blog.

Su denuncia le valió la censura de un programa que conducía gratuitamente en la televisión local, Golfo Visión.



Orozco González denunció el desalojo violento de Mirtha Escobar Rodríguez, una impedida física que esperaba el paso de Díaz-Canel en el Parque Céspedes de Manzanillo para dejarle saber al presidente “lo mentirosos que son” los dirigentes locales.

La mujer espera hace 11 años una vivienda pública. Antes de la visita de Díaz-Canel, los policías la sacaron a la fuerza del parque.

“La trasladaron al psiquiátrico, como se hacía en la Unión Soviética, para intentar confundir el reclamo cívico con la demencia, la denuncia pública con locura, la verdad con enajenación”, dijo Orozco González.

El historiador, que está lejos de tener una posición disidente hacia el sistema, cuestionó la plasticidad de las medidas tomadas para recibir a Díaz-Canel, quien en los primeros 100 días de su mandato aparece constantemente en los medios de comunicación haciendo recorridos por las provincias y dirigiendo reuniones.

Orozco González trabaja en el Archivo Histórico de Manzanillo desde 1990. Además es vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en el territorio y miembro de la Academia de Historia de Cuba. Entre sus libros destacan Manzanillo en la pluma de José Martí, Presencia y recepción martiana en Manzanillo, Manzanillo en los 50 y Del fiel de Manzanillo.

La decisión de dejar de emitir el programa del historiador, Hallazgos, le fue comunicada hace una semana por el guionista del espacio televisivo. Según Orozco González, las autoridades municipales le prohibieron a la dirección de la televisión que pudiera seguir utilizando la plataforma para enseñar.

El historiador ha dicho que no hablará con los medios porque por su parte todo está dicho. “Ahora los censores, si así lo creen, que fundamenten su decisión o sencillamente que hagan lo que siempre hacen: no dar la cara”, agregó.

El director de Golfo Visión, Geraldo Romero Díaz, no quiso ofrecer comentarios al respecto.

Siga a Mario J. Pentón a través de Facebook, Twitter: @mariojose_cuba
  Comentarios