Cuba

Este terrorista de EEUU pasó 12 años prófugo. Lo encontraron en Cuba

Joe Dibee.
Joe Dibee.

Poco después de ser acusado por primera vez de terrorismo ecológico en noviembre del 2005, el residente de Oregon Joe Dibee abandonó su natal Estados Unidos, según creen las autoridades federales. Las esquivó hasta que la semana pasada una fuente inusual les ofreció ayuda: sus colegas en Cuba.

Dibee vuelve a estar bajo custodia federal y enfrenta cargos en tres jurisdicciones de tribunales federales: el Distrito de Oregón (conspiración para cometer incendios provocados, conspiración para cometer incendios intencionales y destrucción de una instalación energética, así como incendio premeditado); el Distrito del Oeste del estado de Washington (conspiración para cometer un incendio provocado, posesión de un arma de fuego no registrada, posesión de un dispositivo destructivo para promover un delito de violencia); y el Distrito Este de California (conspiración para cometer incendios provocados, incendio intencional de un edificio del gobierno, posesión de un dispositivo destructivo para promover un crimen violento).

“Cada acto de violencia ha sido escogido con la opción de hacer daño”, dijo el agente especial del FBI Renn Cannon. “Al elegirlo se puede hacer un daño irreparable a una familia, un negocio o el trabajo de un investigador. Con él se arriesgan las vidas de los bomberos que acudirán al lugar del incidente. La mayoría de los acusados en la larga investigación como parte de la Operación Backfire del FBI han tenido que pagar las decisiones que tomaron con la cárcel y millones de dólares en multas. El Sr. Dibee, que andaba por el mundo para evitar ser capturado, ahora, finalmente, tendrá que responder a las acusaciones de violencia que se le imputan”, agregó Cannon.

La mayoría de acusaciones contra Dibee, de 50 años, y sus secuaces (la acusación en Oregon incluye a otras 12 personas) supuestamente se llevaron a cabo en nombre del Frente de Liberación de la Tierra (ELF, en inglés) o el Frente de Liberación de Animales (ALF, en inglés) y organizaciones similares como el Frente de Liberación de Equinos y Cebras.

Por ejemplo, la acusación del Distrito de Oregón se refiere a los agujeros que Dibee perforó en las paredes del matadero de Cavel West, a través de los cuales derramó combustible. También se acusa a Dibee de ayudar a establecer “dispositivos incendiarios con cronómetro” que luego quemaron el matadero.

Un mes después, el 30 de noviembre de 1997, alguien dejó sueltos todos los caballos y burros de las instalaciones de Wild Horse y Burro, en el condado de Harney, Oregon, antes de incendiar el potrero. Liberation Collective, el ELF y el ALF se atribuyeron el hecho en un comunicado.

Años después de estos y otros incidentes por los que se les acusa, los miembros de ELF y ALF tuvieron que enfrentarse a la justicia, con excepción de Dibee y Josephine Sunshine Overaker.

Josephine Sunshine Overaker.jpeg
Una foto de Josephine Sunshine Overaker con 41 años de edad. La fugitiva, que ha usado varias fechas de nacimiento, ahora debe tener entre 43 y 46 años. FBI.

El FBI los puso en la lista de terroristas nacionales. Simplemente no cometieron suficientes errores, ni uno lo suficientemente grande como para que los atraparan.

Pero, recientemente, el Departamento de Justicia dijo que las fuerzas de seguridad federales se enteraron que Dibee estaba en América Central y que planeaba irse a Rusia después de una escala en Cuba.

Luego de conseguir la ayuda de varias agencias estadounidenses, así como de un par de ministerios cubanos, el Departamento de Justicia dijo que “el FBI consiguió que las autoridades cubanas detuvieran a Dibee antes de abordar un avión con destino a Rusia y lo enviaran a Estados Unidos. “

Ahora, solo Overaker sigue libre. El afiche con el aviso de captura del FBI la describe como de 5 pies 3 pulgadas, 130 libras, bilingüe (inglés y español), y posiblemente buscando “empleo como bombero, partera, cuidadora de ovejas o masajista”.

Se ofrece una recompensa de hasta $50,000 por información que conduzca a su arresto.

  Comentarios