Cuba

Fracasa el proyecto de una cena de lujo multitudinaria en Cuba

Una esquina habanera.
Una esquina habanera. AP

La primera edición cubana de la Cena de Blanco, un picnic gigante y muy chic de inspiración francesa, que debía celebrarse el 24 de noviembre, quedó pospuesta para abril de 2019 por falta de participantes, anunciaron este viernes sus organizadores.

“La razones son varias, pero la principal es que el número de participantes registrados era muy bajo para tener un evento de calidad”, explicó a la AFP Alejandro Uriarte.

“Mucha gente se ha quejado de que anunciamos el evento con poco tiempo para planificar un viaje o para la gente local poder presupuestar el gasto”, añadió Uriarte, uno de los organizadores del primer “Dîner en Blanc” en la isla socialista.

En octubre, los organizadores aseguraron que más de 1,600 personas, incluida una gran cantidad de estadounidenses, se habían registrado con antelación en Internet para la cena, programada para un máximo de 2,000 participantes, y que ya tenía la luz verde de las autoridades cubanas

Nacida en 1988, con apenas decenas de participantes, las Cenas de Blanco, que celebran el arte de vivir siguiendo los buenos modales, se ha convertido en un verdadero fenómeno que se replica en 80 ciudades del mundo.

La idea vino de François Pasquier, un empresario francés retirado que organizó un primer picnic con sus amigos en Bois de Boulogne, en las afueras de la capital francesa, con instrucciones de vestirse de blanco para distinguir a los participantes de los simples peatones.

Otros de los organizadores del evento en Cuba, Alain Diego Marrero, de la agencia de viajes Summitour, precisó en octubre que el público objetivo era mayoritariamente estadounidense, pero que los cubanos también iban a participar en la cena.

Los estadounidenses, que solo tienen permitido viajar a Cuba bajo algunas categorías -entre ellas educativas y culturales- participarán en talleres de música o baile, como parte de su estadía para cumplir con sus leyes. La agencia de viajes ofrece paquetes todo incluido que van desde los $600 hasta los $1,300 por persona, con un máximo de cinco días de permanencia.

Cuba, sujeta a embargo de Estados Unidos desde 1962 por la expropiación de propiedades de ciudadanos norteamericanos, ha privilegiado el turismo para impulsar su crecimiento económico y apunta también al mercado del lujo, con la apertura en los últimos meses de exclusivos hoteles en La Habana, en un país donde el salario mensual estatal ronda los $30.

  Comentarios