Cuba

Disidente cubano invidente teme por su vida tras denuncias en la ONU

Abel Fernández - abfernandez@elnuevoherald.com

El disidente cubano Juan Carlos González Leiva durante una conferencia de prensa en la Pequeña Habana tras su participación ante la ONU.
El disidente cubano Juan Carlos González Leiva durante una conferencia de prensa en la Pequeña Habana tras su participación ante la ONU. EL NUEVO HERALD

El abogado cubano invidente y dirigente de la disidencia interna, Juan Carlos González Leiva, denunció el martes en Miami las violaciones a los derechos humanos en la isla y dijo que teme por su vida.

González Leiva, quien preside el Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, denunció el 16 de septiembre en Ginebra ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que durante 20 años como activista defensor de los derechos humanos en Cuba ha sufrido palizas, encarcelamientos arbitrarios y mítines de repudio, y que había sufrido torturas durante 26 meses de encarcelamiento sin juicio por celebrar un congreso de derechos humanos.

El abogado, quien también preside los Círculos Democráticos Municipalistas, dijo que su visita a Miami era una oportunidad para relacionarse con las organizaciones del exilio y para denunciar las violaciones sistemáticas y graves del gobierno cubano contra el pueblo de Cuba y contra la disidencia interna.

“Yo he sido amenazado de muerte en muchas ocasiones”, dijo González Leiva en conferencia de prensa en la Casa del Preso del Presidio Político Histórico Cubano. “Temo grandemente por mi vida y les pido aquí, como pedí a los relatores de Naciones Unidas, que mantengan su vigilancia sobre el pueblo de Cuba, sobre cualquier persona que muera que sea disidente y que la mantengan sobre mí. La única protección que tenemos es la vigilancia de la prensa y la comunidad internacional”.

Denunció que durante su encarcelamiento en el Centro Penal de Pedernales, en Holguín, a más de 300 kilómetros de su casa y un sitio al que calificó como “un centro de tortura de la Seguridad del Estado”, le habían suministrado un medicamento para provocarle un paro cardio-respiratorio.

“Por poco muero”, afirmó González Leiva, y añadió que el 9 de enero del año pasado le aplicaron una llave de estrangulación que le hizo perder el conocimiento, y hace unos meses entraron cuatro jóvenes encapuchados en su casa aterrorizando a su familia. “Casi toda mi familia se ha tenido que exiliar debido a la fuerte represión por parte del gobierno cubano”.

Laida Carro, de la Coalición de Mujeres Cubano-Americanas, destacó por su parte la importancia de apoyar a González Leiva, quien va a regresar a Cuba.

“Su vida peligra, eso es lo que él fue a denunciar a las Naciones Unidas”, dijo

González Leiva afirmó que la disidencia interna de Cuba es potencialmente fuerte, pero que necesita más apoyo de la comunidad internacional, de la prensa y del exilio, así como estrechar los vínculos entre los cubanos de adentro y de afuera para “mostrar una cara unida tanto en el exilio como dentro de Cuba”, lo cual sería “un escalón superior que ascender para poder ocupar un espacio político mayor tanto dentro de Cuba como fuera de Cuba”.

Dijo que espera una venganza por parte del gobierno cubano por sus declaraciones en Ginebra, pero que no cree que a su regreso a Cuba vaya a prisión, porque el costo político de su primer encarcelamiento fue muy grande.

“La prisión mía fue muy costosa para el gobierno cubano, era el único abogado ciego preso en el mundo, declarado por Amnistía Internacional. Sería menos costoso eliminarme físicamente en un accidente como el de (Oswaldo) Payá que encarcelarme por uno, dos o tres años”.

Refiriéndose a la situación en Cuba, González Leyva dijo que había una “cuota de frustración” muy grande entre los jóvenes y que “los niños de 7 años ya están diciendo que se quieren ir de Cuba”. Pero dijo que a pesar de la fuerte emigración se ha evidenciado un aumento en la disidencia. “La población se está contactando mucho con los grupos disidentes. Cada día hay mucha más gente”, añadió.

González aún no tiene programada una fecha de regreso exacta pero estima que volverá a Cuba dentro de un mes.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios