Cuba

Protagonizó un acto de repudio en la ONU y ahora es vicecanciller de Cuba

Anayansi Rodríguez, la representante cubana en Naciones Unidas que el pasado octubre protagonizó en la sede la ONU un acto de repudio contra la delegación estadounidense y el secretario general de la OEA, fue nombrada viceministra de Relaciones Exteriores de Cuba.

El canciller de la isla, Bruno Rodríguez Parrilla, anunció el lunes el ascenso en el programa de televisión Mesa Redonda. Según el canciller, Anayansi Rodríguez sustituirá a Abelardo Moreno, quien llevaba 55 años de trabajo en el Minrex.

A gritos, palmadas y golpes sobre la mesa, Rodríguez y su delegación intentaron impedir la presentación de la campaña “Jailed for What?” (¿Encarcelado por qué?), organizada por Estados Unidos, en defensa de los presos políticos cubanos.

Rodríguez había sido nombrada representante de Cuba en Naciones Unidas en enero y su intervención fue defendida por el ministro de Relaciones Exteriores cubano, quien dijo que lo que no se podía aceptar era que el gobierno de un estado miembro “pretenda usar a las Naciones Unidas como si fuera su feudo privado”.

Kelley Currie, representante de EEUU en el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas, dijo que “nunca” había visto comportarse a diplomáticos de la forma en que lo hicieron los cubanos.

La funcionaria agregó que al ver a los diplomáticos comportándose de esa forma podía comprender “por qué la gente tiene miedo a hablar y por qué se manda a gente a la cárcel por hablar” en la isla.

Rodríguez ofendió al secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, a quien llamó “títere” y leyó una declaración después de la manifestación donde definía como un “ultraje a la soberanía del pueblo cubano y a los principios de la ONU” la campaña norteamericana.

Nikki Haley, en aquel entonces embajadora de Estados Unidos ante la ONU, pidió al Secretario General, Antonio Guterres, que investigara a la delegación cubana por daños a la propiedad de la organización y por protagonizar “una escena de turbas”.

Los ascensos por este tipo de comportamiento son habituales en Cuba. La primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, Susely Morfa, es recordada por el escándalo que protagonizó en el 2015 en Panamá, donde la delegación oficial cubana intentó impedir la comparecencia de la sociedad civil de la isla.

A gritos de “gusanos, malpagados, autofinanciados y lacayos”, Morfa, fuera de sí, dijo que la delegación oficial había pagado su pasaje para ir a la Cumbre de las Américas y protestar contra la sociedad civil independiente, a diferencia de los opositores.

“Nosotros no conversamos con mercenarios (...) Lo que pasa es que esos son unas ratas, unos vendepatrias, unos asesinos”, dijo Morfa al periodista de Univisión, Mario Vallejo. En el 2016 fue elegida como número uno de los jóvenes comunistas cubanos.

La reportera de el Nuevo Herald, Nora Gámez, contribuyó con esta historia.
¡Sígueme en Facebook y Twitter!
  Comentarios