Cuba

Dos niños cubanos y su madre son detenidos en México

Los niños cubanos Darío y Danilo, retenidos en México junto con su madre, Dianelis Zamora Ramos.
Los niños cubanos Darío y Danilo, retenidos en México junto con su madre, Dianelis Zamora Ramos. Cortesía de la familia

Dos niños cubanos y su madre se encuentran retenidos en México desde el 21 de septiembre, tras atravesar durante casi un mes otros siete países con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Desde la estación migratoria en la localidad de Tenosique, Tabasco, en el sureste de México, Dianelis Zamora Ramos, de 30 años, dijo el jueves en conversación telefónica con el Nuevo Herald que ella, sus dos hijos de 7 y 10 años y su pareja actual salieron legalmente de Cuba el 21 de agosto en un vuelo hacia Ecuador.

Una vez allí, emprendieron un viaje que los llevó por Colombia hasta atravesar toda América Central, siguiendo una “guía” confeccionada por otros cubanos que han tomado esa ruta para llegar a Estados Unidos.

“No pagamos a ningún coyote pero gastamos mucho en buses y otras cosas. También tuvimos que pagar una lancha para pasar de Colombia a Panamá”, explicó.

Los cubanos que intentan cruzar a Panamá usualmente toman una lancha hasta Capurganá, en el Chocó colombiano, y otra hasta Puerto Sapzurro, muy cerca de la frontera panameña. Por no tener documentos, los patrones de estas lanchas pueden llegar a cobrarles hasta $650 por persona.

Una amiga que notificó la situación de Zamora y sus hijos a el Nuevo Herald dijo estar muy preocupada por la condición de los menores, que “habían pasado mucho durante el viaje. Dianelis y los niños estuvieron como cinco días escondidos, durmiendo en el piso de un bohío”, relató.

Zamora confimó que sus hijos, Danilo y Darío, estaban “muy alterados”.

“Al más pequeño le sudan las manos. La atención no es mala aquí, pero hay una reja en la puerta, esto es como una prisión. No hay área para que los niños jueguen”, añadió.

La madre de Dianelis, María Concepción Ramos, también se encuentra muy angustiada con la situación de su única hija y sus nietos. Ella llegó hace sólo dos meses a Estados Unidos y todavía no tiene trabajo. Actualmente está viviendo en West Palm Beach.

“Esta situación es muy difícil para nosotros. No tengo dinero para ayudarla. Yo soy todo para ella y ella es todo para mí, somos muy unidas”, afirmó.

Al salir de Cuba, Zamora no tenía trabajo pues anteriormente se dedicaba a vender ropa que compraba en Ecuador, pero las nuevas limitaciones en la Aduana cubana y restricciones en las licencias para la venta de ropa “por cuenta propia” la dejaron sin entrada económica. “Todo lo van cerrando”, comentó.

“El padre de mis hijos tampoco tenía recursos para mantenerlos. Ellos salieron del país con su autorización”, aseguró Zamora quien teme ser deportada desde México, una vez que los trasladen a la estación de Acayucan, Veracruz, en la madrugada de este viernes.

Ella afirma que vendió todas sus pertenencias y su casa en La Habana. Deportarla a la isla sería como “quitarle la vida”, señaló.

“Además, si regreso deportada, el gobierno nos va a a hacer un número ocho, como decimos allá”.

Zamora informó también que otros ocho cubanos se encuentran detenidos en la estación migratoria de Tenosique.

Por otra parte, la prensa mexicana reportó el jueves que los restantes 14 balseros que fueron rescatados por la Armada mexicana a fines de agosto fueron finalmente liberados por el Instituto Nacional de Migración.

Los cubanos fueron trasladados a Mérida el lunes, desde donde planean llegar a Miami, según el reporte del diario Milenio. Una de las integrantes del grupo había sido liberada antes y había llegado a Estados Unidos este mismo lunes.

Puede seguir a Nora Gámez Torres en Twitter por @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios