Cuba

Aumentan a 3,780 las viviendas dañadas en La Habana por intenso tornado

EFE

Así quedó la Habana después del paso del tornado

Esta es la situación en el barrio de Luyano de la Habana tras el paso de un tornado que dejó tres fallecidos y 172 heridos el 27 de enero de 2019.
Up Next
Esta es la situación en el barrio de Luyano de la Habana tras el paso de un tornado que dejó tres fallecidos y 172 heridos el 27 de enero de 2019.

Unas 3,780 viviendas fueron dañadas por el intenso tornado que azotó La Habana hace poco más de una semana, un registro que aumenta por días y suma hasta ahora 372 derrumbes totales, según datos del Ministerio de la Construcción publicados este martes en medios oficiales cubanos.

Del reporte inicial de 1,238 hogares afectados, el recuento ascendió a 1,900 y hoy ya roza los 4,000, incluidos 518 derrumbes parciales en los distritos habaneros de Diez de Octubre, Regla, Guanabacoa, Habana del Este y San Miguel del Padrón, donde el fenómeno dejó seis muertos y cientos de heridos.

Los techos destruidos sobrepasan los 500, mientras que los derrumbes parciales de cubierta suman más de 1,080, informó el titular de la Construcción, René Mesa, en una reunión del Consejo de Ministros celebrada ayer lunes, reseña el diario estatal Granma.

Señaló el ministro que ya han comenzado a comercializar materiales de construcción a los afectados y se trabaja en adaptar locales sin uso como alojamiento transitorio para quienes perdieron sus hogares debido al tornado, que golpeó por sorpresa a La Habana el 27 de febrero con vientos que superaron los 300 kilómetros por hora.

La pérdida de estas edificaciones, muchas de ellas en buen estado antes del desastre, complica aún más la delicada situación de la vivienda en Cuba, donde existe un déficit de casi un millón de hogares y la mayoría de las casas en pie necesitan reparaciones.

Diez de Octubre, uno de los municipios habaneros más afectados, es uno de los distritos con mayor densidad de población de la capital cubana, que a su vez es la región más poblada de la isla.

Tras el tornado, el Gobierno cubano decidió vender a mitad de precio los materiales de construcción destinados a los damnificados y entregarlos gratis a las familias con escasos ingresos.

De 1,600 peticiones para adquirir materiales, 412 damnificados ya han completado sus compras, refirió por su parte la ministra del Comercio Interior, Betsy Díaz.

El desastre ha provocado una inédita movilización voluntaria entre los cubanos de dentro y fuera de la isla, que se han organizado de manera espontánea para llevar ayuda a las víctimas sin esperar al Estado cubano, que hasta ahora acostumbraba a centralizar la ayuda humanitaria tras un desastre natural.

En redes sociales varios voluntarios han compartido incidentes con autoridades de los distritos afectados, quienes inicialmente llegaron a rechazar donativos privados aunque posteriormente comenzaron a aceptar todas las ayudas.

“En los primeros días hubo confusión con este asunto”, reconoció el presidente del Gobierno en La Habana, Reynaldo García, que especificó que han habilitado 12 almacenes para recibir las donaciones.

El Estado cubano también activó varias cuentas bancarias para quienes deseen contribuir en el país y desde el extranjero.

Más de una semana después del paso del tornado, en las barriadas habaneras afectadas continúa la limpieza de escombros, de los que se han recogido más de 200,000 metros cúbicos, para un promedio de 35,000 diarios.

La caída de 1,600 árboles ha entorpecido las labores de saneamiento de las zonas devastadas, que ya cuentan con servicio eléctrico y donde se ha normalizado el abasto de agua potable.

Quedan por conectar 1,400 líneas telefónicas fijas, que deberán estar activas en los próximos días, cuando terminen de reemplazar los cables destruidos y la torre de transmisión derribada por los fuertes vientos.

  Comentarios