Cuba

Cuba culpa a crucero de Bahama Paradise por negarle el atraque en La Habana

El gobierno cubano impide la llegada de un crucero con médicos “desertores”

El gobierno cubano prohibió atracar en La Habana este viernes a un crucero en el que viajaban varios médicos cubanos que habían escapado de las misiones de la isla y se disponían a reunirse con sus familiares en la embarcación.
Up Next
El gobierno cubano prohibió atracar en La Habana este viernes a un crucero en el que viajaban varios médicos cubanos que habían escapado de las misiones de la isla y se disponían a reunirse con sus familiares en la embarcación.

La Autoridad Marítima de Cuba se pronunció este sábado sobre la negativa de atraque a un crucero de la compañía Bahamas Paradise donde viajaban varios doctores a los que la isla considera como “desertores” y a quienes se les prohíbe regresar al país en ocho años como castigo.

La compañía Bahamas Paradise fletó su crucero Grand Classic a Viva Travel, una agencia de viajes con sede en Miami, que había prometido a los pasajeros que sus familiares podrían abordar la embarcación y disfrutar de un concierto frente a las costas cubanas.

Según una nota divulgada en los medios oficiales de la isla -que no habían informado sobre la negativa de atraque-, Bahamas Paradise modificó “de manera unilateral” la actividad que inicialmente habían pactado con la isla. La Autoridad Marítima de Cuba también argumentó que la embarcación no cumplió con los “requisitos de precisión de la información y plazos establecidos para los trámites”.

“La Autoridad Marítima de Cuba lamenta lo sucedido y responsabiliza a los operadores por las consecuencias”, concluye la nota, que destaca que a la isla llegan buques procedentes de Estados Unidos “sin dificultades”.

El crucero con destino a Cuba había sido ampliamente publicitado en Miami y tenía como principal atractivo que los cubanos que residen en la isla podían abordar el barco -según Viva Travel- comer, beber y disfrutar de un concierto en el mar. Era la primera vez que Viva Travel llevaba un crucero a Cuba, aunque diversas compañías consultadas por el Nuevo Herald dudaron de la posibilidad de que pudieran ofrecer un producto con estas características.

La embarcación se encuentra ahora en Bahamas para luego regresar a Palm Beach, de donde partió. La oferta de crucero a Cuba, lanzada por el día de San Valentín, comenzaba en $599 e incluía un concierto de El Micha, Laritza Bacallao y la agrupación de Los Cuatro con Tania Pantoja.

Tras décadas de prohibición, Cuba autorizó en el 2016 a sus nacionales a embarcar en cruceros, pero continúa impidiendo que tomen “embarcaciones de recreo con motor”. No está claro si los cubanos residentes en la isla pueden abordar los cruceros en calidad de “visitantes” o “invitados”. Según un funcionario consultado por este diario que prefirió el anonimato “está prohibido terminantemente” a no ser que cuenten con visado.

“Experiencia horrible”

“Esta ha sido una experiencia horrible. Los oficiales cubanos que llegaron a bordo informaron que nuestra visita se había cancelado sin una razón válida, ya que toda la documentación estaba en orden antes de nuestra partida. Esto es una excusa para evitar la entrada que previamente estaba autorizada por el gobierno cubano”, dijo Peter Regalado, presidente de Viva Travel, quien se encuentra en el barco.

Directivos de Viva Travel dijeron a el Nuevo Herald que al parecer el gobierno cubano estaba furioso por la presencia de los médicos que intentaban reunirse con sus familiares y burlar la prohibición de ocho años que impone Cuba a quienes escapan de sus “misiones internacionalistas”.

“Quería darle un beso y un abrazo a mi mamá, qué daño le iba a hacer eso al maldito gobierno cubano. Yo también nací en Cuba”, dijo emocionado en Facebook el médico Yordi Santana, uno de los profesionales a bordo del crucero que el viernes compartió su frustración en las redes sociales.

En las inmediaciones de la terminal de cruceros Sierra Maestra podían verse el viernes a decenas de familiares que acudieron con la esperanza de reencontrarse con sus parientes que viven en Estados Unidos, según reportó el diario 14ymedio, con sede en la isla.

El médico Manoreys Rojas Hernandez, que también viaja en el crucero, lamentó el desenlace de lo que pretendía ser un viaje de reencuentro familiar. “Esto ha sido muy fuerte para todos, pero especialmente para mi familia que está en Cuba”, dijo. Rojas, un traumatólogo que ya había intentado entrar al país para ver a su hija que estaba ingresada en un hospital en estado grave, pero el gobierno cubano lo obligó a regresar a EEUU tras horas de espera en el aereopuerto de La Habana.

“El gobierno cubano convirtió el crucero del amor en el crucero de la tristeza, el dolor y la desesperación e impotencia”, agregó Rojas.

Sígueme en Facebook y Twitter para estar al tanto de las últimas noticias sobre Cuba.

Periodista cubano. Amante de las palabras, la historia y la investigación. Cuban journalist. Lover of words, history and research.


  Comentarios