Cuba

Un encuentro con Huber Matos en Miami y con niños en La Habana, una galería de personajes de ambas orillas

El comandante Huber Matos en una foto de archivo en Miami. Matos es uno de los entrevistados en el libro Entre La Habana y Miami, de los periodistas Eduardo del Campo Cortés y Juan Castro Olivera.
El comandante Huber Matos en una foto de archivo en Miami. Matos es uno de los entrevistados en el libro Entre La Habana y Miami, de los periodistas Eduardo del Campo Cortés y Juan Castro Olivera. Archivo

En la sala de su casa, en Coral Gables, Huber Matos lloró frente al periodista argentino Juan Castro Olivera, en lo que este describe como una entrevista que no fue política en lo absoluto sino personal.

“El viejo comandante se quiebra y llora por su tierra lejana. Llora de impotencia. Llora posiblemente porque imagina su final como un desterrado”, dice Castro Olivera en el libro Entre La Habana y Miami, escrito a cuatro manos con su colega, el periodista español Eduardo del Campo Cortés.

La entrevista a Matos, realizada cuatro años antes de su muerte, ocurrida el 27 de febrero de 2014, es una de las que componen esta galería de retratos de las dos orillas que construyen los periodistas y que ahora presentan en Miami el jueves 2 de mayo en la librería Books & Books.

“Lo que más me llamó la atención fue su fragilidad”, recuerda Castro Olivera en entrevista con el Nuevo Herald sobre el encuentro con Matos.

El periodista se quedó con esa imagen del “hombre de mucho carácter que se había opuesto al rumbo que tomaba el régimen cubano”, y que a su vez le confesaba en el entorno íntimo de su casa en Miami, rodeado de fotos familiares, que no había un solo día que no pensara en Cuba.

Aunque Olivera hace la advertencia de que la entrevista no fue política, su buen trabajo periodístico prueba lo contrario.

Matos le cuenta una anécdota que sirve de muestra de la crueldad inefable de su carcelero, el gobierno cubano, que después de 20 años de tenerlo preso, no le permite una última voluntad.

“Antes de irme de Cuba quise ir a la tumba de mi madre para despedirme y poner una flor, pero no me dejaron, me dijeron que debía salir de inmediato. Había dado todo por mi patria, pero me fui echado y sin decir adiós”, recuerda Matos.

En el libro también entran las historias de otros cubanos de Miami, como el dueño de un negocio en la Pequeña Habana que tiene un pasado en la isla como ladrón de caballos.

Arturito El Tigre, tal es su sobrenombre, robó un caballo en una de las casas del gobierno, por lo tanto él suele identificarse como el cuatrero que le robó un caballo a Fidel.

“ ‘Usted tiene más caballos que el gobierno’, me dijeron. Fui a parar a la cárcel por un año”, cuenta en el libro Arturito El Tigre.

Castro Olivera fue jefe de la oficina de Miami para la Agence France-Presse (AFP) desde el 2007 al 2012, la cual se encarga de la cobertura periodística del sureste de Estados Unidos y el Caribe.

En esos años se empapó muy bien de la problemática cubana, tanto de lo que ocurría en la isla como en esta ciudad, porque todo lo que sucede de un lado “rebota” en el otro, señala el periodista.

“En el libro tratamos de hacer un puente de historias personales, de reflejar cómo esas personas han vivido la situación de estar lejos de Cuba, de no regresar nunca más. Qué significa abandonar un país y vivir imaginando cómo estará su gente, su barrio”, dice Castro Olivera.

Un denominador común encontró Castro Olivera en las entrevistas con los cubanos. Siempre se emocionan cuando hablan de Cuba, incluso aunque el rencor les provoque decir que no van a volver, señaló.

“Del otro lado mucha gente fantasea con salir y se imagina cómo es la vida en Miami”, cuenta Castro Olivera, que el año pasado viajó a la isla como periodista independiente con su colega Eduardo del Campo Cortés, quien trabajó para el periódico El Mundo y ahora ejerce como profesor universitario en Sevilla.

librocubamiami1.jpg
Los periodistas Juan Castro Olivera y Eduardo del Campo Cortés presentan su libro ‘Entre La Habana y Miami’, una recopilación de historias humanas de las dos orillas, este jueves 2 de mayo en Books & Books. Cortesía

Era un proyecto que se debía a sí mismo, en especial porque el gobierno cubano le negó el puesto de jefe de redacción del buró de AFP en La Habana, cuando luego de terminar su tarea en Miami, fue escogido por la agencia para continuarla en Cuba.

“Fue un acto de censura total”, afirma Castro Olivera, que en ese momento presentó todos los documentos que pedía el gobierno cubano a los corresponsales, y casi llegando la fecha en que debía comenzar en el puesto, le denegaron la entrada a Cuba.

De la visita el año pasado a la isla, el periodista destaca muchas experiencias positivas.

“Nos gustó muchísimo ver la buena mirada que tiene la gente en La Habana hacia Miami. Pensábamos que nos iban a hablar mal, pero encontramos personas que se referían a las ganas que tenían de conocer la ciudad, de estar con amigos y familiares que tienen aquí. Soñaban con el momento en que pudieran venir”, contó.

Asimismo los impresionó la capacidad de los cubanos para “viajar con la mente”. Fantasean que están en Europa, tienen muchos detalles de las ciudades, una información que para los que nunca han podido salir de su país proviene de los libros y del cine.

Los periodistas también hallaron que los cubanos teorizan sobre todo, que se aprecia que dedican tiempo a pensar.

“Nos llamó mucho la atención la buena disposición de la gente y la alegría, son muy positivos y aprovechan todos los espacios para disfrutar de las calles”, afirmó.

Los niños jugando fútbol o a las canicas en las calles es una imagen con la que se quedan.

“Fue entretenido conversar con la gente, que es muy abierta”, concluyó.

‘Entre La Habana y Miami’ se presenta en Books & Books, el 2 de mayo, 6:30 p.m., 265 Aragon Ave, Coral Gables, (305) 442-4408.

  Comentarios