Cuba

Cuba modifica sus normas de pesca. Los Cayos deben beneficiarse, dicen ambientalistas

La modificación de las leyes sobre la pesca en Cuba pudiera ayudar a conservar las especies que pueblan las aguas del sur de Estados Unidos, dicen ambientalistas estadounidenses.
La modificación de las leyes sobre la pesca en Cuba pudiera ayudar a conservar las especies que pueblan las aguas del sur de Estados Unidos, dicen ambientalistas estadounidenses.

El gobierno cubano ha implementado amplias reformas a sus normas sobre la pesca, una medida que ha sido aplaudida por ambientalistas estadounidenses porque esperan que tengan un efecto positivo sobre la pesca desde los Cayos de la Florida hasta la región norte del país en la costa este.

Los defensores de los cambios dicen que ayudarán en la coordinación de las gestión de la pesca con otros países, entre ellos Estados Unidos.

Las reformas son los primeros cambios en las normas cubanas sobre la pesca en 20 años, según el Environmental Defense Fund, el grupo ambientalista que las anunció el lunes y que ayudó a formular algunas de las nuevas políticas.

“Es importante para el pueblo de Cuba, y también un paso significativo en los esfuerzos internacionales por preservar arrecifes coralinos y las poblaciones de tiburones, mantas y otro tipo de vida marina”, dijo en un comunicado Dan Whittle, director para el Caribe del Environmental Defense Fund’.

Las normas tienen por fin reducir la pesca ilegal y la recuperación de la población de peces, como algunas especies de pargo y cherna.

Whittle dijo en una entrevista que hay un énfasis en hacer cumplir las nuevas reglas mediante multas, pero también educar a los pescadores comerciales y recreativos para crearles conciencia de que proteger las poblaciones de peces es esencial para la preservación de ese sector.

“Es una combinación de medidas de cumplimiento y también de conseguir la colaboración de los pescadores”, dijo Whittle.

Según la nueva ley, los administradores del sector de la pesca en la isla usarán un fórmula que el grupo ambientalista estadounidense desarrolló para ayudar a evaluar qué especies son más vulnerables al exceso de pesca, que se usa en otros países del Caribe, dijo Whittle.

El Environmental Defense Fund ha trabajado con el gobierno cubano sobre políticas de pesca desde 2000, dijo Whittle. El gobierno cubano “ha hecho una buena labor” en la protección de su medioambiente, dijo Whittle, pero era necesario hace más para proteger y robustecer las poblaciones de peces.

“Se calcula que el exceso de pesca afecta a más de 70 por ciento de las especies y hace falta hacer algo”, dijo Whittle.

Esto ha afectado no solamente el medioambiente, sino también la economía del país.

Según el diario oficial Granma, las exportaciones de langosta y camarón contribuyen $63 millones a la economía del país, pero la captura de estas especies se ha reducido 65 por ciento y 90 por ciento, respectivamente, en los últimos cinco años.

Bill Kelly, director ejecutivo de la Asociación de Pescadores Comerciales de los Cayos de la Florida, dijo que la pesca en Estados Unidos ya está fuertemente normada sobre la base de información científica, como se expresa en la Ley Magnuson-Stevens, aprobada en 1976. Pero dijo que no ha visto nada en el anuncio que lo convenza de que las nuevas normas implementada en Cuba tendrán un efecto beneficioso en las aguas de Estados Unidos.

Kelly reconoció que la protección a los tiburones y mantas debe ser un esfuerzo internacional porque son especies migratorias, pero agregó que en Estados Unidos hay desde hace mucho tiempo normas estrictas sobre la pesca de esas especies, y que la práctica de capturar tiburones solamente para quitarles las aletas, está prohibida desde 2000.

  Comentarios