Cuba

Cuba iza su bandera en EEUU

Vista de la bandera cubana ondeando en la la sede de la embajada del país en Washington, este lunes. Estados Unidos y Cuba restablen relaciones diplomáticas y abren embajadas en sus respectivas capitales luego de más de medio siglo de hostilidades.
Vista de la bandera cubana ondeando en la la sede de la embajada del país en Washington, este lunes. Estados Unidos y Cuba restablen relaciones diplomáticas y abren embajadas en sus respectivas capitales luego de más de medio siglo de hostilidades. AP

La bandera cubana fue izada el lunes en la capital de Estados Unidos por primera vez en más de medio siglo cuando la antigua Sección de Intereses de Cuba en Washington se convirtió oficialmente en la embajada de la nación caribeña, marcando el restablecimiento formal de las relaciones entre los dos enemigos de la Guerra Fría.

“Ondea nuevamente en este lugar la bandera de la estrella solitaria que encarna la generosa sangre derramada, el sacrificio y la lucha más que centenaria de nuestro pueblo por la independencia nacional y la plena autodeterminación”, dijo el canciller cubano Bruno Rodríguez, quien presidió la ceremonia oficial de apertura en un atestado salón del edificio.

A pesar del mensaje en el que ambos gobiernos han insistido, calificando el acercamiento como una nueva era en sus relaciones, el discurso del canciller cubano parecía un eco del pasado que destacaba “la conducción firme y sabia” de Fidel Castro, a quien juró no sólo lealtad, sino “lealtad suprema”.

Unos minutos antes, y bajo un candente sol, tres cadetes cubanos colocaron la bandera en el mástil y la izaron, entre gritos de respaldo y de rechazo de decenas de personas que se congregaron a las afueras de la sede diplomática.

“Estamos con bandera pero sin patria”, dijo Luisa Camacho, una cubana residente de Arlington, Virginia, que se acercó hasta Washington para presenciar el evento.

Camacho, quien acudió al lugar junto a su madre, dijo que “no vamos a entrar a la embajada hasta que cambien las cosas y hasta ahora no ha cambiado nada”.

“Estoy a favor de una Cuba libre y democrática”, agregó.

El presidente Barack Obama confirmó oficialmente el 1 de julio el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba , en un discurso en la Casa Blanca en el que insistió en la idea de mirar hacia el futuro. “No podemos mantener secuestrado el futuro de Cuba en el pasado”, dijo.

Desde el fin de semana estuvieron llegando a la ciudad parte de los 500 invitados a la ceremonia, entre los que estaban empresarios, abogados, políticos y activistas que están a favor del acercamiento entre los dos países. Entre los asistentes había personalidades como el empresario Andrés Fanjul y el ex alcalde de Hialeah, Raúl Martínez.

“Es emocionante, hoy no existen ideologías, diferencias, hostilidad, solo abrazos y felicidades. Muchos de los aquí presentes hemos sacrificado y luchado mucho por llegar aquí.. Es un día histórico, un rayo de esperanza para el pueblo cubano”, dijo el editor y productor musical cubano, Hugo Cancio.

“Ahora, más allá de los abrazos, confío que ambos gobiernos, sepan aprovechar el momento y dejen atrás los malos hábitos, las excusas innecesarias y se enfoquen en el bienestar y el progreso de nuestro país, nuestro pueblo”, agregó.

Los cubanos no dejaron nada a la improvisación. A Rodríguez lo acompañó una delegación oficial de funcionarios, deportistas, artistas, intelectuales y científicos, entre ellos el ex presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, el historiador de la ciudad de La Habana, Eusebio Leal, el cantautor Silvio Rodríguez y el pintor Alexis Leyva (Kcho), además de los periodistas cubanos de distintos medios oficiales.

Las autoridades cubanas no le permitieron a el Nuevo Herald acceso al interior del edificio de la embajada, que fue recientemente remozado y el asta de la bandera fue instalado hace unas semanas, también con una pequeña ceremonia en la que los funcionarios entonaron el himno nacional.

El secretario de Estado, John Kerry, no asistió a la ceremonia pero recibió después al canciller cubano en el Departamento de Estado. En su lugar, la jefa del equipo negociador, Roberta Jacobson, encabezó la presencia oficial estadounidense en la apertura de la embajada. Allí se encontró nuevamente con la que ha sido su contraparte en las conversaciones, Josefina Vidal, la directora para Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, quien también viajó desde La Habana.

Al exterior de la embajada no hubo mayores incidentes, más allá del arresto de un manifestante con una camisa manchada con pintura roja simulando sangre y que intentó entrar al edificio.

“Como cubano éste es un día de tremenda alegría, finalmente después de más de 50 años los dos países vecinos se han unido”, dijo el activista cubano Jorge Ignacio Hernández, residente en Filadelfia. “Este es un paso positivo no sólo para Cuba y Estados Unidos, sino para todo el mundo”.

El Cuba Study Group, una organización sin fines de lucro interesada en influir en las políticas sobre Cuba y que se enfoca en el empoderamiento de la sociedad civil destacó que “mientras los eventos de hoy representan un avance importante, la normalización completa de las relaciones entre ambos países requerirá de un largo proceso que incluirá a las sociedades civiles de ambas naciones”.

Asimismo, Cuba Now, una de las organizaciones más activas en el impulso al acercamiento con la isla, hizo un llamado a avanzar en el proceso de normalización, con el levantamiento del embargo.

Su director, Ric Herrero, instó además a las autoridades cubanas a dar pasos de avance en este proceso:

“Aunque ha comenzado a enfocarse en áreas como el mejor acceso a internet, Cuba tiene mucho para beneficiarse si termina con los arrestos arbitrarios de disidentes, dando rienda libre a la creatividad de sus cuentapropistas, y alineando sus intereses con los del sector privado de Estados Unidos”, dijo Herrero.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios