Cuba

Fariñas teme por su vida y denuncia que “intentaron comprarle” en Estados Unidos

El disidente cubano Guillermo “Coco” Fariñas en una foto de archivo del 2013.
El disidente cubano Guillermo “Coco” Fariñas en una foto de archivo del 2013. Jose A. Iglesias

En el 2006, un poco conocido activista y periodista independiente cubano protagonizó una huelga de hambre de siete meses para reclamar el “acceso libre a internet para todos los cubanos”. Se trataba de Guillermo “Coco” Fariñas, quien luego llegó a convertirse en uno de los opositores más conocidos en el mundo, tras protagonizar más de veinte huelgas de hambre en protesta por la ausencia de libertades y las violaciones de los derechos humanos en la isla.

En el 2010, luego de una huelga de cuatro meses que casi le cuesta la vida y que abandonó cuando el gobierno cubano accedió a liberar a más de 50 presos políticos, recibió el reconocimiento del parlamento europeo que le concedió el premio Sajarov a la libertad de conciencia. “Habrá democracia un día en Cuba”, aseguró al recibir el galardón.

Es precisamente ese historial de activismo al que apela un anuncio de la campaña por la reelección al Congreso de Joe García, en el que aparece Fariñas hablando directamente a la cámara mientras declara: “Desde hace décadas, Joe García ha sido un compatriota comprometido con nuestra lucha”.

A su regreso a Miami, todavía cansado del viaje a México —donde se presentó ante el Senado de ese país en calidad de coordinador general del Foro Antitotalitario Unido (FANTU) y portavoz de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU)— Fariñas rompió el silencio y accedió a hablar con el Nuevo Herald, no sin antes confirmar que una declaración que se publicó el miércoles en su cuenta de Twitter es legítima.

En el documento, donde advierte que no hará declaraciones sobre el tema, se lee: “Yo, en ningún momento del anuncio en cuestión, aparezco solicitando el voto para ninguno de los dos candidatos en específico, por lo tanto, está claro que no me inmiscuyo en dicha contienda electoral”.

En la entrevista, Fariñas habla sobre el estado de la oposición en la isla, la posibilidad de una normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, y por cómo llegó a convertirse en el primer opositor cubano que aparece en un anuncio de campaña electoral en Estados Unidos.

Usted debe estar al tanto del debate que está teniendo lugar en Estados Unidos sobre un posible cambio de política exterior hacia Cuba ¿Qué opinión tiene sobre una normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos?

Yo pienso que una normalización entre el gobierno de Cuba y el de Estados Unidos sería una traición a los cubanos y a la democracia. Berta Soler y yo le pedimos al presidente Barack Obama durante una reunión que tuvimos en noviembre del 2003, que en cualquier negociación tendría que estar presente la contraparte del gobierno cubano, o sea, la oposición.

Si el presidente Obama participa en la próxima Cumbre de las Américas, a la que fue invitada Cuba, ¿qué mensaje le gustaría que trasmitiera?

Es potestad del gobierno de Panamá invitar a Cuba pero creemos que Barack Obama y todas las autoridades norteamericanas tienen un compromiso moral con la democracia. Por lo tanto, quisiéramos que Obama no asistiera a la cumbre. Él podría mandar a otro en su lugar pero no asistir como una manera de protestar porque Cuba no cumple una serie de parámetros que son los que indican que un país puede ser invitado.

Recientemente denunció que el gobierno cubano le había creado una cuenta falsa en Twitter. ¿Por qué cree que estén cometiendo este tipo de acciones contra usted?

Todo se debe a que estoy ejerciendo como mediador en el conflicto en el que están involucradas importantes figuras y organizaciones de la oposición. Ellos están en función de desprestigiar a la oposición tradicional para que obtenga preponderancia un tipo de oposición que a ellos le conviene, que es la oposición que está pidiendo el levantamiento incondicional del embargo, la no licitación de las propiedades hoteleras del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias cuando haya un cambio y que no piden que se lleven a los tribunales a los represores que tienen las manos manchadas de sangre.

Cuando habla de mediador entre varias figuras, ¿a quienes se refiere?

En este caso estoy ejerciendo como mediador en un conflicto que surgió entre las Damas de Blanco y la UNPACU en la zona oriental. Si públicamente no han existido más ataques es porque se llegó a un acuerdo.

¿Qué personas de la oposición siguen esa línea que usted mencionó anteriormente?

Ellos están tratando de legitimar al grupo de Pedro Campos [denominado de “izquierda crítica] y al de Roberto Veiga [ex editor de la revista católica Espacio Laical], que son una oposición “light”. En estos momentos no tienen preponderancia porque estamos nosotros, pero si logran quitarnos, por desprestigio, por exilio, por encarcelamiento o por asesinato, entonces indiscutiblemente, van a liderar ellos.

¿Alguna vez ha tenido lugar un diálogo entre la oposición “tradicional” y esos grupos?

Nunca han dialogado con nosotros, simplemente nos han criticado. Puede ser que también, porque no podemos ser ingenuos, haya personas que no tienen esas actitudes tan abiertas a favor del régimen y hayan sido insertadas como opositoras, y puedan pasarse al bando que le conviene al gobierno. Los que realmente tenemos prestigio somos los que podemos y políticamente estamos más preparados para dialogar y tenemos más credibilidad ante las organizaciones internacionales. Ellos están creando de crear su propia oposición y eso tenemos que denunciarlo.

Usted dijo en una declaración que no va a ofrecer comentarios sobre su participación en el anuncio del congresista Joe García, pero el candidato republicano Carlos Curbelo ha insistido en que usted fue utilizado por García para su campaña. En su declaración no aparece nada sobre sus motivaciones para hacer el anuncio o si cree que fue utilizado o no. ¿Es algo que quiera aclarar?

Como dice la nota, yo no tengo nada que decir porque no me quiero inmiscuir en la contienda electoral.

Pero al menos, ¿pudiera decir si sabía o no que su mensaje iba a ser utilizado en un anuncio de campaña del congresista García?

Creo que es algo que no debo comentar porque estaría inmiscuyéndome y podría terminar ensalzando o perjudicando a uno de los candidatos.

¿Estaría a favor de levantar el embargo y las restricciones de viaje a los ciudadanos estadounidenses en estos momentos?

No. El presidente Obama dijo que él había dado un grupo de pasos hacia el gobierno cubano y este no le había respondido con el mismo interés. Sería un error el levantamiento unilateral de las restricciones de viajes de los norteamericanos a Cuba porque eso significaría una fuente de ingresos insospechada para un gobierno que está desesperado por obtener divisas para seguir controlando políticamente el país, ya que su salvavidas, que es Venezuela, se está desinflando.

Pero hay varios políticos estadounidenses que argumentan que la política de permitir más viajes y remesas ayuda a la disidencia interna.

Sí, cuando van cubanos. Yo estoy de acuerdo con que vayan cubanos porque se constituyen en un factor de cambio, [trasmiten] una imagen de prosperidad, que el capitalismo tiene cosas buenas, puede tener cosas malas pero tiene más cosas buenas que malas, de que el trabajo tiene un valor y a través de él se pueden obtener una serie de bienes. Las personas pueden ser apolíticas pero cuando van con esa imagen de prosperidad, sin quererlo, contribuyen a que vaya cambiando la visión de los cubanos, que hemos estado durante tantos años encerrados.

Últimamente ha aumentado el número de cubanos que llegan a Estados Unidos, no solo a través de la frontera con México, sino también a bordo de balsas. ¿A qué se debe este aumento de balseros en el último año?

Esto no es algo casual, está siendo estimulado por el gobierno cubano para liberar un poco de presión social, que pueda llevar a una explosión en un momento determinado y que podría provocar que ellos tuvieran que ordenar masacrar a la población que se lance a la calle; y esto traería un cambio de la percepción de la revolución cubana en el mundo, incluso entre los izquierdistas. Ellos están evitando esto porque saben que el día que masacren al pueblo, va a haber una represalia por parte del mundo.

¿Cómo podría el gobierno estimular el éxodo de balseros?

La Seguridad del Estado se hace de la vista gorda y deja que la gente más rebelde prepare balsas. Estimulan a agentes de ellos para que fabriquen balsas y se lleven a gente muy rebelde, muy protestona. Y está saliendo de elementos que en algún momento se pueden lanzar a la calle.

¿Cree que el gobierno cubano pueda usar su aparición en el anuncio de un político estadounidense en contra suya, o en contra de la FANTU y la UNPACU?

Yo creo que sí, del gobierno cubano hay que esperarlo todo. Yo le recuerdo que no quiero comentar sobre eso, pero siempre estamos a expensas de que el gobierno pudiera usar cualquier cosa en nuestra contra. No obstante, forma parte de los riesgos.

Yo le quisiera recordar que una figura muy prominente, Oswaldo Payá Sardiñas, aquí fue contactado por ciertas personas muy ricas que le ofrecieron prebendas materiales para que cambiara sus puntos de vista. Yo pienso que Oswaldo Payá se negó y al tiempo sobrevino su asesinato.

Nosotros también fuimos contactados en el 2013 por varias personas que tienen actitudes afines al gobierno cubano, para que cambiáramos nuestros puntos de vista, e intentaron comprarnos con algunos millones de dólares; y nosotros nos negamos. Estamos constantemente esperando que nos apliquen la misma condición [sic] que le ofrecieron a Oswaldo Payá porque saben que ya no hay arreglo con nosotros, con respecto a que no vamos a claudicar con el gobierno bajo ningún concepto. Estamos preparados para eso, pero siempre va a ser importante que alguien retome nuestra antorcha. A mí me podrían asesinar en cualquier momento pero alguien va a estar ahí para seguir exigiendo lo que estamos exigiendo.

Algunos disidentes cubanos han planteado que la oposición en Cuba tiene poca comunicación con el pueblo ¿Cómo podría tener la disidencia mayor impacto dentro de la isla?

Eso es una asignatura pendiente. En el caso de la FANTU y la UNPACU estamos tratando de introducirnos más allá de lo político, en lo social. Eso lo hemos aprendido con personas que ya triunfaron y lograron quitarse el totalitarismo de izquierda, como es el caso de los polacos, los checos.

Un ejemplo son los regalos y la revitalización del Día de los Reyes. Estamos tratando de trabajar con el segmento infantil de la población cubana. Ahora estamos enfrascados en lograr un grupo de comedores sociales que regentee la oposición para ganarnos al segmento de la tercera edad y ser respaldados por ellos.

¿Pero cree que el gobierno los va a dejar tener estos comedores?

Ellos podrán tratar de impedirlo pero nosotros vamos a tomar nuestras medidas. Yo no soy premio Sajarov para vivir de eso. Yo soy premio Sajarov para luchar y morirme por eso. Eso no es un delito y no está regulado que nosotros no podemos darle comida a las personas más necesitadas de la tercera edad. Queremos insertarlos en cinco provincias y después ir ampliando.

La cuestión es que la oposición sea percibida por la población no solamente como que tiene interés político ,sino que tiene también interés social.

A partir del anuncio, periodistas y el propio candidato Carlos Curbelo comenzaron a criticar el hecho de que usted recibe apoyo de la Fundación Nacional Cubanoamericana y la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba y sugirieron que por eso aparecía en el anuncio. ¿Qué le diría a quienes cuestionan el apoyo financiero que usted y la oposición en Cuba reciben?

Nosotros recibimos ayuda y recursos de varias personas y grupos de empresarios cubanos radicados en el extranjero, fundamentalmente en Estados Unidos y el área de la Florida. Creemos que debe haber un respeto, y se lo he dicho a todas las autoridades con las que me he reunido. La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, el Grupo de Apoyo a la Disidencia y Plantados por la Libertad y la Democracia, cuando tenía recursos, fueron las únicas organizaciones que no me pusieron ningún tipo de condiciones para ofrecerme la ayuda. Estamos hablando de varios años atrás. La única condición fue, ‘lo único que queremos es que hagan oposición, cómo ustedes la hagan o no, es un problema de ustedes porque son los que están dentro’.

A veces no acepto la ayuda de otras organizaciones que también tienen recursos porque quieren condicionar lo que uno haga o pronuncie dentro. Nosotros respetamos esas posiciones de ellos pero no las aceptamos.

Para nosotros es un orgullo que cubanos que hayan sido prósperos en Estados Unidos, que perfectamente pueden aspirar a insertarse como americanos en esta sociedad, no se olviden de su patria, sean incapaces de olvidar el sufrimiento del pueblo cubano, incluso cubanos que no nacieron allá, y nos den sus recursos, vengan de atribuciones del gobierno norteamericano o vengan de sus propios bolsillos. Porque si el gobierno cubano nos llama mercenarios, entonces estarían llamando mercenarios a José Martí o a los patriotas cubanos que recibieron recursos del exilio. Para nosotros es un orgullo que el exilio nos de ayuda, puesto que vemos a Cuba como una nación, que una parte vive adentro pero otra vive afuera.

¿Personalmente tiene una relación de amistad con Joe García?

Todos los congresistas cubanoamericanos son mis amigos, he compartido con todos, porque están en función de la libertad de Cuba.

Yo me entrevisté hace dos semanas con Marco Rubio y me dijo personalmente que estaba dispuesto a perder su carrera política por el tema de la libertad de Cuba. Pero eso me lo ha dicho Ileana [Ros-Lehtinen], Lincon [Díaz Balart] cuando era [representante], Mario [Díaz Balart], Bob Menéndez, Ted Cruz y Joe García. Eso que yo dije, lo digo para cualquiera de los congresistas porque lo que yo he sentido es el apoyo a la oposición y a la democratización de Cuba, que es mi interés.

Muchas gracias por la entrevista. ¿Hay algo más que quisiera agregar?

Hacer énfasis en que a Oswaldo Payá lo intentaron comprar multimillonarios de aquí de los Estados Unidos y es nuestra opinión que por eso está muerto. Y que el año pasado a mí se me intentó comprar y por lo tanto, hay que estar preparado para que otro premio Sajarov en un momento determinado pueda ser sacado de la vida pública.

¿Puede dar más detalles de esas personas que usted dice intentaron comprar a Payá?

No. Pero todo el mundo sabe quién es.

Puede seguir a Nora Gámez Torres en Twitter por @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios