Cuba

Cuba y Estados Unidos chocan en la Asamblea General de las Naciones Unidas

El embajador estadounidense Ronald Godard (der.), durante la sesión del martes en la Asamblea General de las Naciones Unidas.
El embajador estadounidense Ronald Godard (der.), durante la sesión del martes en la Asamblea General de las Naciones Unidas. AP

La sesión de votación de una resolución contra el embargo de Estados Unidos que Cuba presenta todos los años en la Organización de Naciones Unidas (ONU), se convirtió el martes en escenario de un tenso intercambio diplomático entre los dos países, que restauraron relaciones en julio.

El canciller cubano Bruno Rodriguez advirtió en la Asamblea General que si EEUU implementó su nueva política hacia Cuba “como un cambio de método, pero no en los objetivos”, el camino hacia la normalización de relaciones entre ambos países “enfrentará muy serios obstáculos”, e insistió que sin la eliminación del embargo, no habrá mayores progresos en la relación.

“El levantamiento del bloqueo será el elemento esencial que dará sentido a lo avanzado en estos meses en las relaciones entre ambos países y determinará el ritmo hacia la normalización”, dijo y añadió: “No podría aceptarse de ninguna manera, ni sería productivo, pretender condicionar las medidas de levantamiento o modificación del bloqueo a que nuestro país realice cambios internos”.

Por su parte, el embajador Ronald D. Godard, asesor para los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, lamentó que pese al progreso en la relación bilateral, “el gobierno cubano haya elegido presentar una resolución que es casi idéntica a las planteadas en años anteriores”.

“Si Cuba cree que este ejercicio va a ayudar a que las cosas avancen en la dirección que los dos gobiernos han indicado que esperan, está equivocado”, declaró el diplomático.

Aunque el mundo aplaudió la decisión del presidente Barack Obama de restaurar relaciones diplomáticas con Cuba, la buena voluntad no fue suficiente para cambiar la dinámica de la sesión.

Solo Estados Unidos e Israel votaron en contra de la resolución, frente a una abrumadora mayoría de 191 votos a favor, tres más que el año anterior.


Orador tras orador, todos los que tomaron la palabra desde la mañana criticaron duramente el embargo por dos razones fundamentales: los daños a la economía y al pueblo cubano (que Cuba estima en $121,192 millones en precios corrientes) y su carácter unilateral, que va en contra del espíritu de la Carta de la ONU, según señalaron en sus intervenciones.

El Departamento de Estado estuvo considerando una abstención en la votación—el propio Obama dijo en la Asamblea General que confiaba en que eventualmente el Congreso levantaría el embargo—pero las expectativas se esfumaron al darse a conocer el documento presentado por la delegación cubana, el cual no refleja ni “los pasos significativos” ni el “espíritu de acercamiento” promovido por Obama, señaló Godard.

El informe incluye, además, una larga justificación del carácter “muy limitado” de las medidas adoptadas por la Administración desde enero de este año así como una amplia lista de nuevas medidas que, a juicio del gobierno cubano, pudiera adoptar el Presidente a través de acciones ejecutivas.

“El problema no es que el ordenamiento cubano dificulte la aplicación de estas medidas y tenga que ser modificado para facilitarlo, como algunos funcionarios estadounidenses han declarado. El problema es la existencia implacable y sistémica del bloqueo”, enfatizó Rodríguez, quien citó la millonaria multa al banco francés Credit Agricole y la retención del primer pago de la compañía telefónica Sprint para apoyar su argumento.

Con un tono un tanto más exaltado y señalando hacia los diplomáticos estadounidenses en la sala, Rodríguez advirtió que esperaba que “el representante de los Estados Unidos no venga ahora a decirnos que el proyecto de resolución no refleja completamente el espíritu de diálogo ni la actitud bondadosa de su gobierno, ni asuma la manida pose de que Estados Unidos es el socio benefactor del pueblo cubano que únicamente pretende su empoderamiento... ni mencione como si fueran fondos gubernamentales, las remesas familiares que los cubanos aquí asentados ahorran con esfuerzo”.

Pero Godard no se refirió a ninguno de esos temas y aseguró que EEUU no iba a caer en la “historia de desconfianza” entre los dos países y continuará “trabajando duro” para lograr “una genuina cooperación bilateral con Cuba en beneficio de los dos países”.

“No esperamos que Cuba o EEUU olviden el pasado de un día para otro. Somos conscientes de que normalizar totalmente nuestra relación bilateral requerirá años de insistencia y dedicación en ambas partes”, agregó.

Asimismo, el diplomático subrayó que Washington seguirá promoviendo “el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales para todos en Cuba”.

Por su parte, el representante de Luxemburgo, que habló en nombre de la Unión Europea, también pidió la eliminación del embargo por ser una política “anacrónica” que afecta a terceros países aunque, por otra parte, mostró preocupación por las detenciones arbitrarias a corto plazo y llamó a la protección en Cuba de “todas las libertades”.

“Las restricciones a la prensa y la libertad expresión contrastan con los logros en la salud y la educación”, dijo el diplomático, quien advirtió de la lentitud del proceso de “modernización” aunque se mostró optimista del progreso alcanzado en los diálogos bilaterales con Cuba.

En una conferencia de prensa posterior, Rodríguez dijo estar “decepcionado” ante la postura estadounidense y afirmó que no pensaba responder a los argumentos presentados por Godard. “Lo que tiene que ser modificado es la implementación del bloqueo, no nuestra resolución”.

Nora Gámez Torres: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios