Cuba

Chirino, De Diego y Díaz entre los artistas cubanos que declaran sobre relaciones entre EEUU y Cuba

Willy Chirino
Willy Chirino Archivos el Nuevo Herald

Artistas y escritores cubanos en diferentes partes del mundo ofrecen sus reacciones al anuncio del restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, en conversación con el Nuevo Herald o en las redes sociales. Las opiniones siguen llegando a nuestra redacción.

Willy Chirino, músico, vía email

“La decisión del Presidente Obama de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba es sin duda una victoria sin precedentes para Raúl Castro y su gobierno, y una derrota para los que queremos ver una Cuba libre y soberana. Es algo positivo para aquéllos que aceptan a una Cuba al estilo de China o Vietnam: el pueblo obtiene algunos beneficios a largo plazo, pero el sistema represivo que ha imperado en el país se fortalece y sigue imponiendo el verdadero embargo que ha

prevalecido en la isla por más de 54 años, ése que no permite al pueblo ejercer los derechos más básicos del ser humano.

Hoy, Alan Gross, un inocente judío-americano cuyo único delito fue llevar algunas piezas de tecnología a miembros de la comunidad judía en Cuba fue canjeado por tres espías que fueron hallados culpables en las cortes norteamericanas. ¿Una negociación justa? Continúa el infame intercambio cultural donde un sinfín de artistas residentes en Cuba reciben visas para trabajar en EEUU sin restricciones, y a cambio sólo artistas que se comprometen a no tocar asuntos sociales y políticos en sus canciones y que viven en el extranjero, ésos que pretenden nadar en las dos aguas, son permitidos a presentarse en la isla. Si éstos son los precedentes de las conversaciones entre el Castrismo y Obama, ¿qué se puede esperar de estos encuentros que no sea algo beneficioso para el fortalecimiento del poder en Cuba de estos canallas?”

Ismael de Diego, cineasta, vía email

"Siempre es una pena que se confunda a Raul Castro con un Presidente auténtico y la torpeza de pensar en invertir en Cuba, es obviar el hecho de que todos los recursos del país están en manos una dictadura militar que tiene como prioridad la represión. Pero que se agiten estas aguas no deja de ser un placer. Puede ocurrir que el culebrón político nos quite la pereza y resolvamos de una vez los problemas de casa".

Manuel C. Díaz, escritor, vía email

"Solo se me ocurre calificar este día triste para el exilio cubano utilizando una frase del presidente Roosevelt en su discurso ante el Congreso de los Estados Unidos un día después del ataque a Pearl Harbor: ‘Esta fecha vivirá en la infamia’. Ya estarán destapando las botellas de champaña en el Palacio de la Revolución. Shame, shame on you, president Obama”.

Jorge Hernández Fonseca, profesor de universidades brasileñas

“El repentino acuerdo entre Estados Unidos y Cuba sobre el cambio de presos y el restablecimiento de relaciones diplomáticas se ha centrado en los intereses exclusivamente de la dictadura cubana. Estados Unidos tenía la posibilidad de colocar en la mesa de negociaciones una apertura democrática a cambio de todas las concesiones que hizo de manera unilateral y sin ningún compromiso por parte de Cuba, lo cual significa que habrá más sacrificios por parte de los demócratas cubanos para llegar a la deseada democracia en la isla”.

Ismael Gómez-Peralta, pintor, vía Facebook

“Como dice un personaje en una de las obras de mi amigo [el fallecido dramaturgo cubano Abelardo] Estorino: “Yo creo en lo que esta vivo y cambia”. Todo ha estado envuelto en un estatismo. Nosotros debemos seguir con nuestros credos de exiliados e imigrantes y que las manos altas hagan sus cambios y ahí estarán nuestras pasiones, frustraciones, sueños, y a empujar la historia. El exilio no estará ausente en la futura Cuba”.

Geandy Pavón, artista visual, vía email

“Hoy Obama no ha hecho más que vestir de oficial lo que ya era obvio, la ineficacia del embargo estadounidense hacia el gobierno de la isla. Se terminó la gran justificación del castrismo en su cacareada condición de último bastión del socialismo. El exilio histórico despertó con la noticia de que la única carta a la que lo apostaron todo políticamente, es una carta perdedora. El embargo, al menos extraoficialmente, ha muerto antes que Castro y la noticia de esa muerte, también ha llegado antes”.

Roberto San Martín, actor, vía Facebook

“Hay quien dice que hubo un intercambio. No lo hubo. El gobierno cubano se libró del señor Alan Gross, quien estaba a punto de convertirse en un problemático e inservible (políticamente hablando) cadáver. Se librarán ahora de 53 presos políticos a los que darán la libertad a cambio de que se callen o se vayan del país. Y mandaron a un agente que nadie sabe exactamente quién es, y que después de 20 años preso en Cuba, es muy probable que se haya convertido en un doble agente. ¿Qué paso diferente ha dado Cuba? ¿Se puede disentir ya sin temor a la cárcel? ¿Se puede crear otro partido político? En fin, que no creo que el gobierno de Raúl Castro haya puesto nada de su parte”.

Beatriz Valdés, actriz, vía email

“Esta es una verdadera señal de esperanza para mi país, para el pueblo cubano, en un momento en el que se estremece, junto al mundo, ante una lección de conciliación, ponderación y visión adelantada. Esta es una muestra de la madurez de la humanidad, gracias a que líderes contemporáneos, unidos, han iniciado la transformación de la historia. Creo que será difícil cambiar un paradigma que ha servido para justificar inolvidables injusticias cometidas de ambos lados y que detractores extremistas, también de ambos lados, insistirán en mantener sus máscaras, pero sin lugar a dudas, el 17 de diciembre de 2014, el mundo creció ante nuestros ojos y muchos nos sentimos orgullosos y agradecidos”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios