Cuba

Hija de Castro dice que Cuba no regresará al capitalismo

“Si en EEUU pretenden con estos cambios que Cuba regrese al capitalismo y a ser un país servil (...), deben estar soñando”, dijo Mariela Castro.
“Si en EEUU pretenden con estos cambios que Cuba regrese al capitalismo y a ser un país servil (...), deben estar soñando”, dijo Mariela Castro. EFE

La hija del gobernante Raúl Castro, Mariela, dijo el jueves que la apertura de una nueva etapa en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos no se traducirá en que la isla vuelva al sistema capitalista.

“Si en los Estados Unidos pretenden con estos cambios que Cuba regrese al capitalismo y regrese a ser un país servil a los intereses hegemónicos de los grupos económicamente más poderosos de los Estados Unidos, deben estar soñando”, dijo Castro, un día después del anuncio de su padre y del presidente estadounidense Barack Obama del restablecimiento de relaciones diplomáticas tras más de medio siglo.

Consideró que más que un cambio de sistema, la gente en la isla espera que se mejoren los actuales proyectos impulsados por el gobierno que hoy encabeza su padre.

“Yo puedo apreciar que muchas personas jóvenes se han apropiado con valores de la revolución y se sienten comprometidos en una relación de continuidad”, aseguró la diputada y directora del Centro de Educación Sexual (Cenesex), desde el cual ha promovido nuevas políticas contra la homofobia y a favor de la diversidad sexual.

Dijo que la gente esperaba un momento como el actual, “porque sabemos que va a cambiar nuestras vidas” y confió en que si se retira el embargo económico por parte de Estados Unidos podrán obtener recursos necesarios para financiar proyectos.

“Creo que esto nos va a dar muchas más herramientas para sacar adelante los proyectos sociales para seguir fortaleciendo el sistema de salud, los servicios de educación, espacios deportivos, artísticos, científicos (en los que) tantas dificultades hemos tenido”, añadió.

El gobernante Raúl Castro y el presidente Barack Obama dieron el miércoles un giro histórico a las relaciones bilaterales con el anuncio de la normalización diplomática y medidas como la liberación de tres espías cubanos presos en EEUU y de Alan Gross, condenado en La Habana, por supuesta violación a las leyes cubanas.

  Comentarios