Cuba

Mutismo en Cuba sobre los 53 presos del acuerdo con Obama

Elizardo Sánchez en una foto de archivo.
Elizardo Sánchez en una foto de archivo. Archivo

Un profundo secretismo rodea la lista de los 53 presos que el gobierno cubano prometió liberar como parte de las negociaciones que sostuvo con Estados Unidos, y cuyos nombres aún se desconocen.

Disidentes y opositores cubanos están llamando a familiares de presos por todo el país para indagar sobre las 53 personas que serán liberadas, pero Elizardo Sánchez, quien preside la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) afirma que hasta ahora todos los esfuerzos han sido en vano.

“No hay un solo nombre. Desde antier estamos hablando con los familiares de los presos y no saben nada”, dijo Sánchez.

“El único que sabe es el gobierno cubano, no sabemos nada”, comentó Berta Soler, la líder de las Damas de Blanco que se encuentra de visita en Miami.

EL CCDHRN compila regularmente una lista de presos políticos en Cuba. Sánchez asegura que la lista actual tiene más de 100 nombres, “así que si liberan 53, otros tantos se quedaran en la cárcel”, destacó.

Rolando Sarraf Trujillo, a quienes analistas de inteligencia han identificado como el posible espía que Cuba intercambió por los tres agentes de la red Avispa, también se encuentra en la lista de prisioneros políticos que produce la organización.

“Sarraf era un oficial militar de inteligencia y fue condenado por espionaje, lo cual también es un delito político, según la ley cubana”, aclaró Sánchez.

Un número indeterminado de estos prisioneros ya estarían en sus casas, según declararon altos funcionarios de la Casa Blanca. “Algunos de esos individuos ya fueron liberados, y esperamos seguir viendo más adelante esas excarcelaciones”, dijeron el miércoles en una teleconferencia los funcionarios, que se refirieron a los presos como “prisioneros políticos”.

La liberación el 9 de diciembre de los activistas Sonia Garro, Ramón Alejandro Muñoz y Eugenio Hernández –que habían estado en un limbo legal desde que fueran arrestados en el 2012– podría haber formado parte de este acuerdo, según sugirió a el Nuevo Herald, Jorge Mas Santos, presidente de la Junta Directiva de la Fundación Nacional Cubano Americana (CANF).

Por su parte, Sánchez y Soler creen que el excarcelamiento de estos tres activistas no está relacionado con el histórico acuerdo anunciado esta semana.

Al mediodía del viernes, el presidente Barack Obama compareció de nuevo ante la prensa y reiteró su convicción de que su nueva política hacia la isla terminaría con el “hermetismo” de la sociedad cubana. La Casa Blanca y funcionarios de varios departamentos del gobierno han realizado miles de llamadas a organizaciones, empresas y grupos de interés para explicar las nuevas medidas.

Pero Soler, quien ha sido nombrada por Obama en sus discursos, no ha recibido ninguna de esas llamadas y no es optimista con el acuerdo alcanzado entre los dos gobiernos. “El problema no es el embargo, o el gobierno de los Estados Unidos, es el sistema que no funciona”, dijo.

Entre los cubanoamericanos, quienes están en desacuerdo con el reestablecimiento de las relaciones diplomáticas y el paquete de medidas propuesto por Obama citan las mismas razones que han reiterado algunos opositores en la isla.

En una encuesta realizada por la firma Bendixen&Amandi sobre la opinión de los cubanoamericanos sobre este tema, los argumentos más frecuentes para oponerse a lo anunciado por Obama son que “no se debe negociar con una dictadura comunista”, “que la normalización de relaciones beneficiará al gobierno de Castro” y que “no hay derechos humanos en Cuba”.

“No va a haber ningún beneficio para el pueblo”, afirma también Soler. “El gobierno cubano no nos reconoce como activistas. Nosotras seguiremos marchando todos los domingos, vamos a esperar a ver qué pasa”, comentó con escepticismo y recalcó que el gobierno cubano es “impredecible”.

Puede seguir a Nora Gámez Torres en Twitter por @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios