Cuba

Cubanoamericanos apoyan normalización de relaciones

A un año del inicio del acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, la mayoría de cubanoamericanos apoya la normalización de relaciones entre ambos países, según indican los resultados de una encuesta nacional realizada por la firma encuestadora demócrata Bendixen & Amandi.

El 56% de los 400 encuestados dijo estar de acuerdo con la decisión del presidente Barack Obama de normalizar las relaciones con Cuba, pese a que la mitad dijo tener una opinión desfavorable del mandatario. En diciembre del 2014, el índice de impopularidad de Obama mayor en cinco puntos porcentuales, según una encuesta anterior de esa misma firma.

Asimismo, el 53% de los encuestados se manifestó a favor de eliminar el embargo, frente a un 31% que prefiere mantenerlo y un 16% que no contestó. El apoyo a la eliminación del embargo también creció en 10 puntos en el último año.

“Esta es la primera vez que hemos visto que la mayoría apoya terminar el embargo”, dijo Fernand Amandi, uno de los socios de la encuestadora que ha estado preguntando a los cubanoamericanos sobre ese tema durante años.

“Es una mayoría estrecha, pero es una mayoría”, recalcó.

El margen de error de esta encuesta telefónica, realizada entre el 14 y el 16 de diciembre, es del 4.9%, por lo que los márgenes reales de opinión a favor y en contra podrían fluctuar en dependencia de ese número.

El estudio revela que en un año, el apoyo a la normalización creció entre los cubanoamericanos en 12 puntos porcentuales. Esa política tiene más tracción entre los demócratas (75%), los menores de 50 años (77%), los nacidos en Estados Unidos (80%), los que arribaron después de 1980 (69%) y aquellos que no viven en la Florida (63%).


“El mayor contraste en toda la encuesta es entre aquellos nacidos en Estados Unidos y aquellos nacidos en Cuba sobre la decisión de Obama de normalizar las relaciones”, comentó Amandi. “Entre los que nacieron en Estados Unidos tienes un 80% de aceptación y entre los que nacieron en Cuba es solo el 49%. Es una diferencia significativa”.

Pese al apoyo a este acercamiento, el 52% no cree que Obama deba visitar la isla antes de concluir su mandato.

Interrogado sobre las condiciones que deberían ocurrir para un posible viaje del Presidente a Cuba, el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest, declinó responder el jueves si una reunión con disidentes en la isla sería una de ellas y reiteró que Obama abriga “esperanzas de que podrá tener la oportunidad de viajar antes de que deje el cargo…Obviamente, hemos hecho una inversión importante en reformar nuestra política hacia Cuba. No hay expectativas de que las condiciones de la isla cambien de la noche a la mañana”.

Quienes continúan teniendo los índices más altos de impopularidad entre los cubanoamericanos encuestados son Fidel y Raúl Castro, con 96 y 90% de opiniones desfavorables, respectivamente.

“Simplemente no puedes relacionarte con el diablo”, declaró Mirtha Méndez, de 69 años y residente de Miami Lakes, una de las encuestadas. “Mira el periódico esta semana, todos esos disidentes que están acosando y encarcelando. ¿Cómo se puede tratar con alguien así?”.

Los exiliados que favorecen mejores relaciones con Cuba creen que eso será lo mejor para el pueblo cubano.

“Quiero que se levante el embargo para que la gente en Cuba pueda tener lo que se merece”, dijo Isabel Pérez, de 54 años y residente de West New York, N.J. “Han vivido en un estado de abandono por tantos años...Yo creo que este país debe ayudarlos”.

Solo el 7% de los que contestaron las encuesta han viajado a la isla en el último año y un 61% dijo no tener intención de hacerlo en un futuro cercano. El 35% de la muestra, llegó a Estados Unidos en la década del 60 del siglo pasado o incluso antes y el 74% del total se ha inscrito para votar (la mitad identificados como republicanos y el 35% como demócratas).

Como han hallado otros estudios, se mantiene entre los cubanoamericanos el apoyo a la Ley de Ajuste Cubano. El 50% dijo que debía mantenerse frente a un 34% que está a favor de que sea revocada, y una amplia mayoría (el 65%) se manifestó a favor de permitir entrar a EEUU a los más de 6,000 cubanos varados en Centroamérica.

Hasta ahora, las autoridades estadounidenses han tratado la crisis migratoria de los cubanos en Costa Rica y Panamá como un asunto relacionado con el tráfico de personas y no como un tema político, como en el pasado.

En una declaración el jueves para marcar el aniversario del 17 de diciembre, el secretario de Estado John Kerry dijo que los gobiernos de EEUU y Cuba estaban “preocupados” porque traficantes de personas estaban “explotando el temor de algunos cubanos para promover un éxodo masivo a los Estados Unidos” y agregó que su gobierno discutía regularmente con el de La Habana para prevenir que organizaciones de contrabando de personas “alcancen sus objetivos ilícitos”.

El reportero del Miami Herald, Glenn Garvin y la reportera de McClatchy News Service, Lesley Clark, contribuyeron a este historia.

Nora Gámez Torres: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios