Cuba

Cuba podría ser “capital de la unidad”, dice Papa Francisco

El papa Francisco (d) se reúne con el patriarca ortodoxo ruso Kiril (i) hoy, viernes 12 de febrero de 2016, en el aeropuerto internacional José Martí de La Habana (Cuba).
El papa Francisco (d) se reúne con el patriarca ortodoxo ruso Kiril (i) hoy, viernes 12 de febrero de 2016, en el aeropuerto internacional José Martí de La Habana (Cuba). EFE

Cuba podría ser “la capital de la unidad”, destacó el Papa Francisco tras suscribir una declaración conjunta, al concluir su histórica reunión con Kirill, Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, en la tarde del viernes en La Habana.

Ambos líderes religiosos conversaron en un salón de protocolo del aeropuerto de esa ciudad durante dos horas.

Kirill, dijo a la prensa que sostuvieron una “discusión abierta con pleno entendimiento de la responsabilidad por nuestras iglesias, por el futuro del cristianismo y el futuro de la civilización humana”.

Añadió que tuvieron la “oportunidad de entender y sentir las posiciones de uno y otro” y “asegurar que actualmente las dos iglesias pueden cooperar conjuntamente para defender a todos los cristianos en el mundo y, con plena responsabilidad, trabajar para evitar la guerra”.


Francisco destacó la hermandad entre ambos y que coincidieron en que “la unidad se hace caminando”. “Hablamos sin medias palabras...y hemos salido con una serie de iniciativas viables”, por lo que agradeció “la benévola acogida” del Patriarca.

“No quiero irme sin dar un sentido agradecimiento a Cuba, al gran pueblo cubano y a su presidente aquí presente. Agradezco sus disponibilidad activa, si sigue así Cuba será la capital de la unidad”, concluyó.

Francisco arribó a las dos de la tarde al aeropuerto de La Habana, en una breve escala para la histórica reunión y continuar hacia México. Fue recibido a los pies del avión de Alitalia por el mandatario cubano Raúl Castro, el cardenal Jaime Ortega y varios obispos cubanos.

Esta es la segunda ocasión que el Papa argentino visita Cuba, tras su gira por tres ciudades en septiembre del año pasado. Alrededor de las 5:10 de la tarde abordó el avión que despegó a las 5:25 p.m. para partir hacia México.

El Patriarca ruso, por su parte, arribó el jueves y visitó el viernes en la mañana el Memorial José Martí en la Plaza de la Revolución. También fue recibido por el gobernante Raúl Castro en la sede del Consejo de Estado.

El domingo, el líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa continuará su primera gira por Latinoamérica—una región con la que Rusia está consolidando sus relaciones— que lo llevara a Paraguay y Brasil.

Se espera que antes de partir visite a Fidel Castro, como lo hizo Bergoglio el año pasado.

Cuba, un país “neutral”

Supuestamente otros países “neutrales” fueron considerados para el encuentro pero finalmente se eligió a Cuba. Sin embargo, la isla tiene un pasado común con Rusia y sus relaciones con el gobierno actual se han solidificado, tras la condonación de gran parte de la deuda que contrajo el gobierno cubano con la antigua Unión Soviética.

A su llegada a Cuba el jueves, Kirill recordó “que los pueblos de Rusia y Cuba están unidos por muchos años de relación, de colaboración y amistad”.

Cuba construyó también una iglesia ortodoxa en La Habana, dedicada a Nuestra Señora de Kazan, inaugurada por Kirill en 2008. Esta es la cuarta visita del actual patriarca a Cuba, pero la primera como líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa. El sábado se le otorgará la Orden José Martí, la distinción más alta del país.

Aunque no al nivel de la época de la Guerra Fría, Rusia y Cuba mantienen relaciones militares. Esta semana Vincent T. Stewart, director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA, por sus siglas en inglés) alertó que “Russia continúa relacionándose con Cuba, Nicaragua y Venezuela y probablemente quiere acceso para sus fuerzas militares a puertos y aeropuertos en esos países”, durante una audiencia ante la comisión de asuntos militares del Senado.

Un interés geopolítico

La histórica reunión entre el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusia—que llegó a Cuba el jueves—y el Papa católico no solo es la primera en un milenio sino también un movimiento diplomático del cual el gobierno ruso espera sacar dividendos en sus relaciones con Occidente.


Medios de prensa rusos recalcaron que el encuentro del Patriarca de Moscú y de toda Rusia, Kirill, con el Papa Francisco este viernes en Cuba—considerado el evento a nivel internacional más importante de la Iglesia Ortodoxa tras su reunificación con la iglesia ortodoxa rusa en el extranjero en el 2007—podría significar un acercamiento entre Rusia y Occidente.

En entrevista con la agencia estatal TASS, el embajador de Rusia en el Vaticano Alexandr Avdeev dijo que “en vista de las sanciones de Occidente” la reunión de ambos líderes religiosos “es una confirmación del rol de Rusia en la civilización cristiana”.

Por su parte, el jefe del departamento de relaciones exteriores de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el metropolita Hilarion, declaró que “la situación en el Medio Oriente, en el norte y el centro de África y en otras regiones donde los extremistas están perpetuando genocidios contra los cristianos requiere de acción inmediata y una cooperación aún más cercana entre las iglesias cristianas”.

Ante “la trágica situación actual”, Hilarion llamó a dejar a un lado “los desacuerdos internos y unir los esfuerzos para salvar la cristiandad en las regiones donde ha sido sometida a su más severa persecusión” y superar así un cisma que separó a la iglesia católica ortodoxa y la iglesia católica romana desde 1054.

El Papa Francisco dijo el lunes a Il Corriere della Sera que “Rusia puede dar mucho” para la paz. “Hay que construir puentes. Paso a paso, hasta que se llega a estrechar la mano de quien está en el otro lado”, subrayó el pontífice argentino.

Las tensiones en Rusia entre las iglesias Católica y Ortodoxa impidieron que los Papas Juan Pablo y Benedicto XVI peregrinaran a Rusia. El Papa Francisco mantiene ese mismo sueño y ha trabajado para ello.


Francisco recibió en el Vaticano al presidente Vladimir Putin en junio del año pasado, en un encuentro de 50 minutos donde ya salió a relucir la situación de los cristianos en el Medio Oriente. El Papa también habló sobre el conflicto armado en Ucrania un tema espinoso que, según Pravda, retrasó el encuentro con el Patriarca, aunque Francisco evitó culpar directamente a Moscú. La Iglesia Católica mantiene además estrechas relaciones con la Iglesia Católica Griega de Ucrania. Bergoglio, tuvo un mentor de esa Iglesia y la jerarquía ortodoxa rusa mostró preocupación por la supuesta afinidad del Papa con esa denominación.

Putin y la Iglesia Ortodoxa Rusa han estado muy unidos. En 2012, el Patriarca ofició un servicio litúrgico en el Kremlin, el día en que Putin tomó por tercera vez como presidente de Rusia. El presidente ruso ha abrazado la causa de los “valores tradicionales” cristianos promovidos por la Iglesia y aprobó una ley que prohíbe la “propaganda homosexual”. Mientras tanto, el Patriarca ha criticado a las élites de Occidente en la televisión estatal rusa por su carácter “anticristiano” y ha apoyado las operaciones militares de Rusia en Siria.

“Entre bambalinas hay un tercer protagonista” en la reunión entre el Patriarca y el Papa: “el presidente Putin”, sostiene en su blog el vaticanista Marco Politi. “Sería una ingenuidad pensar que la repentina disponibilidad del patriarca no está relacionada con el papel de Rusia en este momento geopolítico”, escribió.

Con información de AFP

Nora Gámez Torres: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios