Cuba

Veterano de Vietnam que vive en Cuba demanda a EEUU

Soldados norteamericanos en el campo de batalla cerca de Đak To, Vietnam.
Soldados norteamericanos en el campo de batalla cerca de Đak To, Vietnam. AFP/Getty Images

Otto Macías tenía 19 años cuando se fue de Cuba en medio de una revolución socialista, se enroló en el ejército estadounidense y fue a pelear contra los comunistas en Vietnam.

Regresó de la guerra en 1969, quebrado, sufriendo de estrés postraumático y esquizofrenia, según su familia. Luego de años de hospitalizaciones en Nueva York, Macías, quien se había hecho ciudadano estadounidense, se sintió lo suficientemente bien como para viajar a Cuba a visitar parientes que no veía desde hacía décadas. Jamás volvió.

Se quedó con su familia en La Habana y sus alucinaciones requirieron hospitalizaciones y atención permanente de sus médicos y sus seres queridos, de acuerdo con familiares. Menos de un año después, el Departamento de Asuntos de los Veteranos suspendió su pensión de $60 mensuales, una suma muy alta en Cuba, donde el salario promedio gira en torno a los $25 al mes. Esa dependencia nunca explicó las razones por las que obró así, pero el abogado de la familia en Estados Unidos dice que está seguro de que lo hizo por el embargo comercial que impuso Estados Unidos a Cuba.

La familia de Macías ha demandado al gobierno estadounidense, exigiendo que vuelva a pagarle su pensión. Afirma que la suavización del embargo dispuesta por el presidente Barack Obama despeja el camino para que el anciano de 75 años vuelva a recibir su pensión y el reconocimiento de sus servicios militares que su patria adoptiva le ha negado por 35 años.

“Queremos justicia”, declaró una sobrina de Macías, Anitica. “Estuvo en acción. Prácticamente le dedicó su vida a eso, mutiló su vida. No tiene familia por eso. Deben una explicación y reconocimiento”.

Posibles beneficios

Si bien la situación de Macías tal vez sea única, su caso podría tener amplias ramificaciones a medida que el acercamiento entre Washington y La Habana hace que muchos cubanos regresen a vivir en la isla, muchos de los cuales podrían desear recibir beneficios del gobierno estadounidense en Cuba.

Macías vive con su hermano en un modesto departamento de un edificio del sector oriental de La Habana. Se encuentra en un estado psicológico estable luego de años de tratamiento, pero sufre de cáncer de la piel. Pasa sus días haciendo tareas pequeñas, como comprar pan, ve televisión y juega con el dachshund de la familia.

Macías no quiso hablar de su época en Vietnam. Dijo que se siente hoy más cubano que estadounidense, pero se acuerda con cariño de sus años en Estados Unidos y dice que le encantaría visitar Nueva York si su salud se lo permitiese.

“Me gustaría ir”, manifestó.

Un portavoz del Departamento de Asuntos de los Veteranos indicó que no podía hablar del tema en vista de que hay una demanda en curso, pero hizo notar que el Departamento del Tesoro permite la transferencia de fondos a otros países. El Departamento del Tesoro no respondió a pedidos de comentarios sobre el caso de Macías.

El abogado del cubano, Jason Flores Williams, de Nuevo Mexico, dijo que no hay dudas de que a Macías se le quitó su pensión por el embargo de Estados Unidos, que prohíbe la entrega de beneficios a quien esté viviendo en la isla. Acotó, no obstante, que cree que Macías puede ganar su caso y volver a cobrar al amparo de nuevas regulaciones adoptadas después de que Obama inició un acercamiento a Cuba en el 2014.

El gobierno estadounidense ha permitido a firmas locales hacer negocios limitados con Cuba y el envío de cantidades casi ilimitadas de dinero a la isla para ayudar a familiares o costear iniciativas privadas.

“Esperamos que el gobierno de Obama apoye esta demanda”, manifestó Flores Williams. “Se reconocería así lo que hizo [Macías] por Estados Unidos y le permitiría a este hombre vivir con dignidad sus últimos días”.

Una victoria de Macías en los tribunales sentaría un precedente para otros cubanos que regresen a la isla en los próximos años y quieran recibir beneficios como el Seguro Social. Todavía la cantidad de cubanos nacionalizados que quieren recuperar la ciudadanía cubana es pequeño, pero podría aumentar a medida que se facilitan los viajes y el comercio entre Cuba y Estados Unidos.

Volver a Cuba puede ser una idea tentadora, sobre todo para los cubanos jubilados, porque la atención médica es gratis en la isla y el costo de la vida bajo. En otras palabras, es posible que los casos como el de Macías sean más frecuentes en el futuro.

“En el momento en que cruzas las 90 millas [140 kilómetros que separan a Cuba de Estados Unidos], se suspenden tus beneficios porque no puedes recibir un cheque debido a las regulaciones del Departamento del Tesoro”, declaró Flores Williams. “Esta es una oportunidad para que el gobierno de Obama muestre a los cubanos que es serio en relación con los derechos humanos y el cambio”.

Siga a Michael Weissenstein en Twitter: @mweissenstein

  Comentarios