Cuba

Patriarca Kirill recibe la orden “José Martí”

El presidente cubano Raúl Castro (der.), condecora al patriarca ruso Kirill con la orden “José Martí”, la mayor distinción que otorga la isla.
El presidente cubano Raúl Castro (der.), condecora al patriarca ruso Kirill con la orden “José Martí”, la mayor distinción que otorga la isla. EFE

El patriarca ruso Kirill reafirmó el sábado en La Habana su compromiso de ayudar a fortalecer las relaciones entre Cuba y Rusia, y aseguró que considera su “deber” trabajar para que estos nexos alcancen “un nuevo nivel”, uno de los propósitos de la visita oficial que cursa a la isla caribeña.

“He considerado como mi deber apoyar estas relaciones en nuestra sociedad, y hacer todo lo posible para que las relaciones entre nuestros Estados y pueblos salgan a un nuevo nivel, más alto, más activo”, dijo el máximo líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Al recibir la orden “José Martí” - la máxima condecoración que otorga el Gobierno cubano- de manos del presidente Raúl Castro, Kirill recordó que los nexos compartidos por Cuba y Rusia están basados en “raíces históricas” compartidas por los dos países.

Con un “Viva Cuba” en español el patriarca agradeció la distinción, que aseguró, es un reconocimiento a “toda la Iglesia Ortodoxa Rusa” y destacó la “simpatía especial” con que los rusos ven a la isla caribeña.

Recordó además como los vínculos entre la nación euroasiática y su par latinoamericana se estrecharon y se volvieron “muy especiales” en la “segunda mitad del siglo XX”, en la que Cuba encontró en la entonces pujante Unión Soviética el sostén para su Revolución.

Según dio a conocer el Estado cubano, Kirill recibió la condecoración como “expresión del respeto y afecto” del pueblo de Cuba a la Iglesia Ortodoxa Rusa, una institución que “prestigia el diálogo, el entendimiento y el respeto entre los pueblos”.

La orden “José Martí” destaca “en especial” la “permanente labor” de Kirill en pos del acercamiento bilateral, señala el comunicado leído en la ceremonia celebrada en el Palacio de la Revolución y a la que asistieron las principales figuras del gobierno en el país caribeño.

Tras la desaparición de la Unión Soviética en el 1991, las relaciones entre Cuba y Rusia decayeron, situación revertida hace casi una década, cuando ambos Estados decidieron relanzar sus vínculos en una nueva etapa.

Esta cuarta visita de Kirill a la isla, la primera como máximo líder de la Iglesia Ortodoxa, se ha enfocado en el “excelente estado” de los vínculos bilaterales, como reconocieran el patriarca y Castro en una de sus reuniones, como parte del programa oficial del líder religioso ruso en La Habana.

Este sábado, en la primera parada de su recorrido, el patriarca ruso colocó flores en el Mausoleo del Soldado Internacionalista Soviético, en las afueras de La Habana, donde descansan más de 60 militares de la Unión Soviética fallecidos mientras cumplían misiones en la isla caribeña, la mayoría por accidentes.

  Comentarios