Cuba

Emails de Clinton revelan plan de Hezbolá de abrir oficina en Cuba

Rebeldes chiítas, con un letrero del líder de Hezbolá, jeque Hassan Nasrallah, durante una manifestación en Yemen en abril del 2015.
Rebeldes chiítas, con un letrero del líder de Hezbolá, jeque Hassan Nasrallah, durante una manifestación en Yemen en abril del 2015. AP

La inteligencia israelí habría informado a su gobierno que la milicia chiíta Hezbolá, considerada como un grupo terrorista por Estados Unidos, estaba estableciendo una base de operaciones en Cuba en el 2011, según información en uno de los correos electrónicos enviados a la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton, publicados el fin de semana.

El correo, reevaluado como “confidencial” por el Departamento de Estado, indica que “fuentes extremadamente sensibles” habían comunicado en septiembre del 2011 que el servicio de inteligencia y seguridad israelí (conocido como Mossad) informó al gobierno de Israel que Hezbolá estaba estableciendo una base de operaciones en Cuba destinada a “apoyar ataques terroristas en América Latina”.

La información fue enviada a Clinton por su amigo, el analista de inteligencia Sid Blumenthal, quien agrega que si bien el objetivo principal eran la diplomacia y los negocios de Israel, la oficina en Cuba tendría como misión detectar instalaciones, bancos y negocios de Estados Unidos y el Reino Unido que pudieran convertirse en eventuales objetivos de un ataque en el continente.

Las fuentes, que no fueron identificadas, comentaron a Blumenthal que el secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, habría estado al frente de negociaciones secretas con la Dirección de Inteligencia cubana y habría ofrecido garantías de “mantener un perfil muy bajo dentro de Cuba. Nasrallah también prometió tomar medidas para eliminar huellas de evidencia que pudieran implicar a Cuba, en caso de un ataque de Hezbolá en América Latina”.

El analista incluye un comentario de una de las fuentes: “no queda claro si la Dirección de Inteligencia ayudó al establecimiento o la creación de una cobertura para la oficina”.

En septiembre del 2011, el diario israelí Yedioth Ahronoth y el italiano Corriere della Sera reportaron una versión de esta historia, según la cual tres miembros de esa organización ya habían viajado a la isla con la intención de preparar un centro de operaciones y facilitar un ataque a un objetivo israelí en Sudamérica para vengar la muerte del comandante Imad Mughniyah, quién murió en el 2008 en un ataque del que la organización responsabiliza a Israel.

Otra fuente señaló en el correo que, en general, las células de Hezbolá en América Latina “son relativamente pequeñas, mantienen bajo perfil” y se apoyan en las comunidades libanesas en esos países.

Al menos un diplomático venezolano y colaborador del gobernador del estado Aragua Tarek El Aissami, el libanés nacionalizado en Venezuela Ghazi Nasr al-Din, ha sido identificado por el gobierno de Estados Unidos como agente de Hezbolá en Venezuela y se encuentra en la lista de personas buscadas por el FBI.

En noviembre del 2014 la brasileña O Globo publicó también datos de una investigación policial que encontró vínculos entre miembros de Hezbolá y organizaciones criminales que operaban en la “triple frontera” entre Brasil, Paraguay y Argentina.

El Departamento de Estado incluyó a Hezbolá—que opera principalmente en el Líbano y Siria con financiamiento de Irán—en la lista de organizaciones extranjeras terroristas en 1997 pero la Unión Europea no tomó una medida similar hasta el 2013, específicamente en contra del brazo armado del grupo.

En mayo del 2015, el Departamento de Estado eliminó a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, en la que entró en 1982, porque “no ha proporcionado ningún soporte al terrorismo internacional en los últimos seis meses” y además “ha proporcionado garantías de que no apoyará actos de terrorismo en el futuro”, según un comunicado oficial.

El Departamento de Estado no aclaró si el gobierno cubano habría ofrecido garantías de no mantener relación alguna con Hezbolá o si la supuesta presencia de operativos de Hezbolá en la isla fue discutida durante el proceso de evaluación para eliminar a Cuba de la lista. Un vocero se limitó a contestar al Nuevo Herald que el Departamento de Estado no iba a comentar "sobre el contenido" de los emails de Clinton.

Tras el anuncio del 17 de diciembre del 2015 , el embajador de Cuba en el Líbano, René Ceballo Prats, mantuvo una reunión con el jefe de relaciones exteriores de Hezbolá, Ammar Moussawi, quien se refirió al acuerdo con EEUU como “una victoria popular contra la hegemonía colonial”, según reportó el diario libanés Daily Star.

“Los logros de Cuba, que fue firme en sus principios, constituyen una lección para todos los pueblos del mundo que están sufriendo por la hegemonía americana”, dijo.

El correo enviado a Clinton es uno de los 81 que han sido clasificados restrospectivamente como confidenciales. El llamado “escándalo de los emails” ha aflorado como tema álgido en la campaña presidencial y Clinton se ha defendido alegando que nunca envió información confidencial desde su correo personal, alojado en un servidor privado.

Nora Gámez Torres: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios