Cuba

Caso Havana Club: Bacardí pide al gobierno de EEUU retirar licencia a Cuba

La compañía Bacardí asegura que es la única actualmente autorizada para vender el ron Havana Club en territorio estadounidense. Foto de archivo
La compañía Bacardí asegura que es la única actualmente autorizada para vender el ron Havana Club en territorio estadounidense. Foto de archivo AFP/Getty Images

La compañía Bacardí pidió al Departamento del Tesoro que diera marcha atrás en su reciente decisión de otorgar una licencia a la compañía estatal cubana Cubaexport para registrar los derechos de la marca Havana Club en Estados Unidos.

Según un comunicado de la compañía, en la petición enviada a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro, la compañía insiste en que es la legítima dueña de la marca en EEUU y acusa al gobierno de Cuba de actuar de manera “fraudulenta” para obtener el registro de esa misma marca.

Bacardí alega que la compañía cubana pudo obtener el registro de la marca en 1976 porque no se requería una licencia especial de la OFAC y no declaró en su petición que aquella estaba relacionada con las propiedades confiscadas a José Arrechabala S.A. en 1960, la dueña original de la marca.

En su testimonio ante una audiencia en el Congreso la semana pasada, Rick Wilson, primer vicepresidente para asuntos exteriores de Bacardí, dijo que los herederos de la familia Arrachabala, que fueron despojados de sus bienes y forzados al exilio, no tuvieron los recursos para pagar por su renovación en los Estados Unidos y el registro de la misma expiró en 1976. Bacardí luego compró los derechos en 1997 y reclama ser “sucesora en interés” de los derechos sobre la marca Havana Club.

Según la documentación presentada por Bacardí, Cubaexport obtuvo en 1996 la renovación de la marca para Havana Club Holding, S.A, una empresa mixta con la francesa Pernord Ricard, pues declaró que la compañía era solamente cubana. Cuando se conoció la participación extranjera, OFAC revocó la licencia con carácter retroactivo. En 2006—luego de que el Congreso aprobara una provisión en la ley del presupuesto del 1998 para evitar precisamente el registro de marcas de bienes confiscados—OFAC volvió a negar a Cuba otra licencia para el pago del registro.

En el proceso de apelación posterior y que la parte cubana perdió, la OFAC defendió su decisión alegando que la marca estaba conectada a bienes confiscados y que ni Bacardí ni Arrechabala habían dado su consentimiento a Cubaexport para que registrara la marca en EEUU, señaló Wilson en su testimonio.

Eduardo Sánchez, primer vicepresidente y asesor general de Bacardí, comentó que el reciente ortorgamiento de la licencia a la compañía cubana por la OFAC “revoca su decisión anterior de negar esa misma licencia y contradice su propia defensa de esa decisión en varias cortes de Estados Unidos”.

Sin embargo, aunque OFAC denegó dos veces las licencias para el pago del registro de los derechos a Cubaexport, la Oficina de Patentes y Marcas de EEUU (USPTO) nunca eliminó la marca cancelada de sus registros, dijo Wilson a los legisladores.

La reciente decisión de OFAC de otorgar la licencia a Cubaexport para pagar la renovación del registro de la marca fue recomendada por el Departamento de Estado citando razones de política exterior.

La compañía asegura también que es la única actualmente autorizada para vender el ron Havana Club en territorio estadounidense pero su solicitud para renovar los derechos de la marca está pendiente en la USPTO “debido a la registración [realizada] por Cuba y su pendiente cancelación”.

Una vocera de la compañía explicó al Nuevo Herald que la petición es un procedimiento administrativo previsto por OFAC que “permite a las partes interesadas enviar información relevante a una decisión”.

“Bacardí espera que la OFAC vuelva una vez más a reconsiderar su decisión a la luz de la información suministrada por Bacardí” que intenta explicar por qué resulta “contraria a leyes bien asentadas en los Estados Unidos, la política, y la intención del Congreso”, comentó la vocera y agregó que si esa oficina “no actuara o denegase la solicitud de Bacardí, entonces, Bacardí considerará todas sus opciones legales”.

Nora Gámez Torres:@ngameztorres

  Comentarios