Cuba

La estatal Etecsa desmiente un nuevo servicio de Wi-Fi en Santiago de Cuba

La empresa estatal cubana de telecomunicaciones Etecsa desmintió el martes que vaya a ofrecer a finales de enero servicios de internet inalámbrico (Wi-Fi) en la ciudad oriental de Santiago anunciados el pasado fin de semana por la oficialista Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

“Etecsa esclarece a todos sus clientes que esta información es falsa y que no ha sido emitida por esta entidad”, indica la empresa estatal cubana en una nota de su Dirección de Comunicación Institucional publicada en la prensa oficial de la isla.

El pasado fin de semana, la UPEC divulgó en su página web que a finales de enero se comenzarían a ofrecer en Santiago, la segunda ciudad más importante del país, servicios de conexión inalámbrica a internet en zonas públicas, con una velocidad de un megabyte por segundo y a un precio de 4,50 dólares la hora.

Sin embargo, Etecsa aclara el martes que el servicio Wi-Fi previsto en el parque tecnológico recreativo de Santiago de Cuba “será para la navegación en la intranet (un servicio de internet restringido) y a través de la red propia de los Joven Club Tinored”.

Cuba tiene una de las tasas de penetración de internet más bajas del mundo, concretamente del 5 por ciento, con servicios de acceso a la red limitados y muy caros.

En la isla no se permite que los cubanos accedan a la red desde los hogares, salvo para determinados profesionales como médicos, profesores, artistas o periodistas.

Los cubanos sí se pueden conectar desde hoteles o desde salas de navegación habilitadas con computadores (hay 154 en todo el país), pero los precios rondan los 4,50 dólares la hora, una tarifa muy elevada para un país donde el salario medio mensual apenas llega a los 20 dólares.

Dentro del proceso para el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos anunciado el pasado 17 de diciembre, el presidente Barack Obama dio a conocer una serie de medidas hacia la isla, entre ellas, el “inicio de nuevos esfuerzos” para incrementar el acceso de Cuba a las comunicaciones y su capacidad “para comunicarse de manera libre”.

  Comentarios