Cuba

Desde La Habana: Guerra de las televisoras locales

Nicholas Bourne, director adjunto de noticias de CBS4, trabaja con el fotógrafo Joaquín García y el presentador Eliott Rodríguez editando video en La Habana.
Nicholas Bourne, director adjunto de noticias de CBS4, trabaja con el fotógrafo Joaquín García y el presentador Eliott Rodríguez editando video en La Habana. pmazzei@miamiherald.com

Es la icónica TV en vivo desde La Habana: un reportero vestido de lino, con los ojos entrecerrados por el sol, de pie en un techo frente a las cristalinas aguas del Caribe. Parece relajado y exótico.

Pero no es fácil hacerlo. Sin embargo, los canales locales de Miami se han vuelto expertos en ello.

Esto se ha convertido en el nuevo terreno de medición para la feroz competencia de las noticias por televisión: Cuba, el país extranjero que Miami considera un suburbio suyo.

Todas las cuatro afiliadas en inglés de las cadenas en Miami – WPLG-ABC 10, WSVN-FOX 7, WTVJ-NBC 6 y el asociado noticioso del Miami Herald WFOR-CBS 4 – han establecido su tienda durante la semana, para transmitir en vivo desde La Habana la histórica visita del presidente Barack Obama. (WLRN Radio, 91.3-FM, tiene dos corresponsales en Cuba para la visita).

En Miami, el viaje de Obama indiscutiblemente importa a las noticias locales. Sin embargo, producirlas no se parece a los usuales reportajes nocturnos.

“Es como trabajar en otro país extranjero – excepto que aquí no hay Radio Shack o Walgreens”, dijo bromeando el presentador de CBS4 Eliott Rodríguez, quien llegó el sábado para su segunda visita a Cuba en meses recientes, y su duodécima en total. “Cuando algo se descompone, como las baterías, o necesitas cables, es verdaderamente difícil”.

Para traerlo todo de Miami, los canales llenan forma tras forma, a veces semanas por adelantado, para cumplir con las regulaciones del gobierno. Cuba es especialmente sensible a los micrófonos inalámbricos – algo normal en la TV – presumiblemente por temor a que se usen para espiar. Los teléfonos satelitales están similarmente mal vistos.

La mayoría de los grupos de televisión se ven obligados a confiar en CNN o en The Associated Press – los grupos noticiosos con mayor permanencia en La Habana – para separar tiempo en sus satélites aprobados por el gobierno. El canal local 10 filmó el domingo desde la tienda de video de AP en la Plaza de la Revolución.

El costo es exorbitante. Ninguno de los canales divulgó su presupuesto para el viaje a Cuba. Pero una sola transmisión desde La Habana, sólo en términos de costo satelital, puede resultar 20 veces más cara que en EEUU. La visita de Obama podría tener unas 50 transmisiones en vivo.

Sin embargo, las cosas se han puesto más fáciles. Donde anteriormente era imposible contactar por teléfono a un reportero desde el estudio, Sprint y Verizon trabajan ahora en La Habana, aunque cobran un ojo de la cara. Las aplicaciones de mensajería instantánea mantienen en contacto a los canales y a los equipos de noticias.

La falta de un Wi-Fi públicamente disponible ata a los equipos de noticias al centro internacional de prensa establecido por el gobierno en el Hotel Habana Libre, en el vecindario del Vedado.

Nicholas Bourne, asistente del director de noticias de CBS4, supervisó el domingo una oficina improvisada allí. El fotógrafo Joaquín García editó un video de la protesta de las Damas de Blanco.

La presentadora Rudabeh Shahbazi, quien cumple su primer viaje a Cuba, estaba sobre el terreno con el fotógrafo Rudy Marshall, quien en una ocasión estuvo basado en La Habana trabajando para CNN (“él es como el alcalde de La Habana”, dijo Rodríguez).

Rodríguez habló con Berta Soler, la líder de las Damas de Blanco, y con el disidente Elizardo Sánchez – la clase de entrevista que un noticiero espera que lo distinga de los rivales. Todos tratan de superarse uno al otro, a pesar de los desafíos logísticos.

WSVN comenzó su cobertura en vivo desde La Habana el jueves por la noche, un día antes que los otros tres canales. “Somos los primeros”, dijo Lily Pardo, la directora de relaciones públicas y asuntos de la comunidad del canal.

El domingo, WSVN tenía siete personas sobre el terreno, incluyendo al presentador Craig Stevens. También lo hizo así Local 10, que el año pasado superó a su competencia al enviar al reportero Hatzel Vera – actualmente en La Habana para cubrir a Obama – por toda Cuba, donde hizo unos 50 reportajes de costa a costa. Para Obama, NBC6 trajo dos presentadores nocturnos, Jackie Nespral y Jawan Strader.

Y cuando un equipo de transmisión supo que un canal rival se mantendría en la ciudad unos cuantos días más – para el concierto de los Rolling Stones el viernes en La Habana – reaccionó como si estuviera en Estados Unidos. El equipo llamó a Miami y pidió quedarse.

  Comentarios