Cuba

Obama concluye visita a Cuba, viaja a Buenos Aires

El presidente Obama y la primera dama Michelle Obama se despiden al abordar el Air Force One en La Habana, con rumbo a Argentina.
El presidente Obama y la primera dama Michelle Obama se despiden al abordar el Air Force One en La Habana, con rumbo a Argentina.

El presidente Barack Obama partió el martes por la tarde de La Habana poniendo fin a una histórica visita de 48 horas a Cuba, que incluyó un mensaje televisado a nivel nacional en el que le hizo un llamado a Raúl Castro a no temerle a Estados Unidos ni a las “voces de los cubanos que quieran expresarse libremente”.


El avión presidencial Air Force One alzó vuelo desde el Aeropuerto Internacional José Martí a las 4:19 p.m. con rumbo a Buenos Aires, donde el mandatario cumplirá una visita oficial de dos días.

Se espera que el presidente Obama, su familia y su comitiva lleguen al Aeropuerto de Ezeiza en la madrugada tras un viaje de unas 10 horas desde La Habana.

Obama cerró así su primera visita oficial a Cuba, donde se reunió con Castro, y con representantes de la sociedad civil como disidentes y emprendedores del sector privado, además de ofrecer un discurso al pueblo cubano.

También acudieron a despedirle al aeropuerto el canciller Bruno Rodríguez, la directora para América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, Josefina Vidal -quien lidera por Cuba las negociaciones para normalizar relaciones-, el encargado de negocios de la embajada de EEUU en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, y el embajador cubano en Washington, José Ramón Cabañas.

Castro también acompañó el martes a Obama al inicio del simbólico partido de béisbol amistoso entre la selección nacional de Cuba y los Tampa Bay Rays, de las Grandes Ligas de EEUU, en el Estadio Latinoamericano de La Habana, un deporte que ha unido a los dos países todos estos años.

En el último día de su visita de tres días a la isla -la primera de un mandatario de EE.UU. en 88 años- Obama también ofreció un discurso al pueblo cubano, retransmitido en directo por la televisión y radio estatales, en el que apeló a la reconciliación de cubanos y estadounidenses y defendió los valores de la democracia.

Después se reunió, en la legación de EEUU en La Habana, convertida en embajada el pasado julio, con figuras destacadas de la disidencia y representantes de la sociedad civil independiente, como blogueros, activistas de derechos LGTBI e incluso un rapero crítico, a los que elogió por su “coraje”.

Obama mantuvo el lunes un encuentro bilateral con el gobernante Castro en el Palacio de la Revolución, el tercero entre ambos mandatarios desde el restablecimiento de relaciones, aunque el primero en territorio cubano, después de rendir tributo al monumento al héroe nacional José Martí.

Tras ese encuentro, en conferencia de prensa, ambos presidentes ratificaron su disposición de seguir avanzando en la normalización de relaciones entre los dos países, aunque salieron de nuevo a relucir las diferencias en materia de derechos humanos y modelos políticos.

El presidente también participó el lunes en un foro de negocios de líderes empresariales estadounidenses con representantes de compañías estatales cubanas y emprendedores del incipiente sector privado de la isla, a los que EEUU ha dirigido muchas de las medidas aprobadas en el último año para aliviar el embargo.

Obama, que llegó a la isla el pasado domingo acompañado de su familia y una amplia comitiva de funcionarios y congresistas estadounidenses, cerró hoy su primera visita oficial a Cuba, que tenía el objetivo de apuntalar el deshielo diplomático anunciado hace quince meses.

Este artículo fue complementado con información de la Agencia EFE.

  Comentarios