Cuba

Se disculpan en Cuba por el artículo racista contra Obama

El artículo de Argudín, publicado en el diario estatal Tribuna de La Habana el domingo, generó una vorágine de críticas. El miércoles, el periódico capitalino publicó la disculpa.
El artículo de Argudín, publicado en el diario estatal Tribuna de La Habana el domingo, generó una vorágine de críticas. El miércoles, el periódico capitalino publicó la disculpa. AP

El periodista cubano Elias Argudín, quien escribió un artículo publicado el domingo criticando el discurso del presidente Barack Obama en La Habana con el titular “Negro, ¿tu eres sueco?”, ha pedido disculpas a quien “se sintió ofendido” por considerar racista el comentario.

El artículo de Argudín, publicado en el diario estatal Tribuna de La Habana el domingo, generó una vorágine de críticas. El miércoles, el periódico capitalino publicó la disculpa.

“Lo primero, y para mí más importante, es pedir disculpas a quienes se sienten agraviados, aun cuando entendieron mal el discurso y me ubican en el bando contrario al cual pertenezco. Al final, me alegra confirmar que la batalla por la igualdad racial y emancipación del negro, que es parte de la batalla por la Revolución, tenga tantos partidarios”, escribió el periodista de origen afrocubano.

El artículo con el ofensivo titular que originó críticas entre activistas e intelectuales cubanos por ir demasiado lejos, fue retirado el miércoles del sitio digital del periódico.

Sin embargo, en su disculpa, el periodista intenta defender su opinión y retoma el discurso de agravio revolucionario que ha embadurnado como una pátina monocromática un sinnúmero de artículos que han aparecido en la prensa estatal de la isla después de la visita de Barack Obama, en un evidente intento de disminuir el impacto del mensaje del mandatario estadounidense al pueblo de Cuba transmitido por la televisión nacional.

“Lo admito, si de algo me pueden acusar, es quizá de irrespetuoso con el ilustre visitante. En mi opinión, mucho más irrespetuoso es que el agresor pida al agraviado –en su propia casa-, olvidar las ofensas, máxime si son muchas, hay sangre de por medio, y todavía no han cesado del todo. Así lo siento”, escribió Argudín.

En su nota del domingo, el periodista escribió que Obama “sin importarle la acogida de los anfitriones y su condición de invitado, mucho más allá del reconocimiento, optó por criticar y sugerir, con sutilezas, en una velada, pero a la vez inconfundible, incitación a la rebeldía y el desorden, sin importarle estar en morada ajena. No cabe dudas, a Obama se le fue la mano. No puedo menos que decirle —al estilo de Virulo— ¡Pero Negro, ¿tú eres sueco?!”.

Argudín también pidió disculpas en nombre del subdirector y directora de Tribuna de La Habana, quienes “por cierto, son negro y mulata”, escribió.

“No es necesario ser un lector avezado para darse cuenta: no escribí un panfleto racista”, escribió Argudín.

Sin embargo, más allá de la connotación racial bajo el maquillaje humorístico, algunos consideran que el artículo pone al relieve el papel que juega la prensa estatal cubana como herramienta ideológica que responde a lo que el partido gobernante considere una “incitación a la rebeldía y el desorden”.

  Comentarios