Cuba

Ex presos políticos cubanos Moya y Ferrer reciben permiso para viajar

Los opositores cubanos, (de izq. a der.): José Daniel Ferrer, Juana Mora Cedeno y Antonio Rodiles, durante su encuentro con el presidente Barack Obama el 22 de marzo de 2016, en la Embajada de EEUU en La Habana.
Los opositores cubanos, (de izq. a der.): José Daniel Ferrer, Juana Mora Cedeno y Antonio Rodiles, durante su encuentro con el presidente Barack Obama el 22 de marzo de 2016, en la Embajada de EEUU en La Habana. AP

Ángel Moya y José Daniel Ferrer, dos de los 11 ex reos políticos cubanos del “Grupo de los 75” que aún permanecen en el país, recibieron autorizaciones excepcionales del Gobierno de la isla para realizar viajes al extranjero por “una sola vez”, según confirmaron este jueves a Efe estos disidentes.

Moya y Ferrer han sido beneficiados por esta medida, después que en febrero y marzo pasados Cuba autorizara a ocho de los 11 ex reos a salir del país caribeño en una ocasión.

Estos ex prisioneros fueron excarcelados hace años bajo una “licencia extrapenal”, figura jurídica que no anula las condenas impuestas durante la oleada represiva de la “Primavera Negra” de 2003 que llevó a la cárcel a 75 disidentes en la isla.

“Creo que esto ha tenido que ver con el restablecimiento de relaciones entre EEUU y Cuba y los encuentros que ha tenido el presidente Barack Obama con el Gobierno, antes y durante su viaje al país”, comentó a Efe Ferrer, uno de los opositores que se reunió con el mandatario estadounidense en su visita a La Habana en marzo.

El líder de la opositora Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) y residente en la ciudad oriental Santiago de Cuba, ya comenzó a hacer los trámites para obtener su pasaporte, porque según afirmó “el tiempo es oro” y quiere usar esta oportunidad para “volver a ver a su familia después de cinco años”, especialmente a su madre enferma.

Ferrer insistió en que “sin ánimos de alardear” su “principal prioridad es lograr la democratización de Cuba”, por lo que nunca ha pensado en salir permanentemente de la isla.

“Todos los que hemos sido rehenes de un régimen totalitario saben el impacto de vernos al fin fuera de la jaula, pero no pienso quedarme” en Estados Unidos, dijo tras precisar que viajará a ese país para conocer “personalmente” y “estrechar lazos” con sus colaboradores, y para “dar a conocer la realidad” sobre lo que pasa en la isla.

Para Ángel Moya, esposo de la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler y uno de los impulsores de la iniciativa #TodosMarchamos por la libertad de los presos políticos cubanos, la idea de emigrar del país tampoco es una opción.

Este disidente confiesa que aún no se ha decidido a aprovechar esta autorización porque están “en campaña desde hace un año por la libertad y la democracia en Cuba”, y no le parece justo que él “esté de vacaciones” mientras sus compañeros sean “arrestados y golpeados” todos los domingos durante sus marchas pacíficas.

“Si la intención del Gobierno es que nos quedemos (en EEUU), creo que se están equivocando”, señaló Moya, quien asegura que los agentes de Inmigración no le ofrecieron explicaciones sobre la decisión.

En febrero y marzo pasados los ex presos políticos Félix Navarro, Héctor Maseda, Marta Beatriz Roque, Oscar Elías Biscet, Arnaldo Ramos, Eduardo Díaz, Jorge Olivera y Librado Linares recibieron autorización excepcional para viajar al extranjero.

A ellos se suman ahora Ángel Moya y José Daniel Ferrer, por lo que solo restaría Iván Hernández, el único que todavía no ha recibido el permiso para viajar de los 11 del “Grupo de los 75” que aún permanecen en Cuba.

Hernández confirmó a Efe que el martes pasado recibió la solicitud de personarse en las oficinas de Inmigración y Extranjería cubanas, pero no pudo asistir el día señalado por lo que aún no conoce el contenido de la notificación, aunque cree “razonable” que sea la misma autorización que recibieron Ferrer y Moya.

Estos ex presos políticos rechazaron el exilio durante las ex carcelaciones de prisioneros de conciencia acordado por el Gobierno cubano y la Iglesia Católica en 2010, un proceso de liberaciones que contó con el apoyo del Ejecutivo español, entonces presidido por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios