Cuba

Lista de EEUU para las importaciones cubanas será amplia

Un hombre revisa su licencia de cuentrapropista para operar un negocio privado en La Habana, en esta foto del 22 de diciembre del 2014.
Un hombre revisa su licencia de cuentrapropista para operar un negocio privado en La Habana, en esta foto del 22 de diciembre del 2014. Bloomberg

La lista que el Departamento de Estado está confeccionando con bienes y servicios ofrecidos por empresarios cubanos privados que podrán ser importados en los Estados Unidos será amplia para estimular la creatividad de los “cuentapropistas” y el interés del gobierno de la isla por ampliar sus exportaciones, dijo una fuente que ha tenido acceso al borrador del documento.

Las nuevas regulaciones que comenzaron a regir el 16 de enero prevén el apoyo a los pequeños negocios, pero el Departamento de Estado debe decidir quiénes estarán comprendidos dentro de este sector privado y cuáles serían los productos a importarse desde la isla.

Una de las mayores limitaciones de la política económica actual respecto al “cuentapropismo”, como se designa el trabajo privado en la isla, es que de las 201 actividades ahora permitidas por el gobierno de Raúl Castro, la mayoría son oficios que requieren poca capacitación e infraestructura tecnológica —“vendedor ambulante de alimentos”, “rellenador de fosforeras” y “barberos” son algunos ejemplos— y el espacio para el empleo de profesionales es mínimo.

Por eso la fuente consultada por el Nuevo Herald cree que el Departamento de Estado no confeccionará la lista a partir de la legislación vigente, sino que intentará “abrir la puerta lo más amplia posible, para que sea el gobierno cubano el que decida si va a eliminar los obstáculos a los empresarios y, si esto no sucede, que ellos sepan que es por culpa del bloqueo interno”. Se trata de “anticiparse un poco al futuro”, añadió.

En la lista, que iría cambiando a partir de las dinámicas en Cuba, estarían incluidos servicios profesionales de traducción, programación o de construcción.

Consultado al respecto, el profesor de Sociología de Baruch College, Ted Henken, cree que este enfoque es positivo pero “la gran pregunta es si esto tendrá impacto o si el gobierno cubano permitirá este intercambio”.

El profesor de Economía de la Universidad de Carleton en Canadá, Archibald Ritter, comentó a el Nuevo Herald que uno de los principales obstáculos para que Estados Unidos pueda apoyar a la empresa privada es el monopolio que tiene el estado sobre las importaciones y las exportaciones.

En las nuevas regulaciones, también se autoriza la exportación a Cuba de materiales de la construcción, herramientas y maquinaria agrícola a los cuentapropistas, pero según Ritter “esto requiere cambios en el monopolio del estado sobre el comercio exterior”, pues actualmente no existe un mecanismo que permita que los empresarios privados puedan importar o exportar. Tampoco existe un mercado mayorista donde ellos puedan adquirir sus insumos.

En la nota de la Agencia de Información Nacional sobre las nuevas regulaciones, el único reporte que fue publicado en todos los medios nacionales, no se hace referencia a la posibilidad de exportación de productos cubanos hacia Estados Unidos, provenientes del sector privado.

También se hace notar que “se mantienen las restricciones a las exportaciones de Estados Unidos a Cuba, especialmente de productos de alta tecnología, con excepción de limitadas ventas de materiales de construcción, equipos e implementos agrícolas que se permitirán realizar a particulares, al parecer a través de empresas cubanas”.

Y según la fuente consultada por el Nuevo Herald, el Departamento de Estado estaría considerando utilizar a una empresa estatal cubana como intermediaria, si se ofrecen garantías de que los productos y materias primas llegarán a manos de los cuentapropistas.

Presentación de libro sobre cuentapropismo en Cuba

Ritter y Henken son expertos en el tema y publicaron una investigación sobre el cuentapropismo titulada Cuba empresarial: un contexto de políticas cambiantes, que será presentada el viernes en la libraría Books and Books a las 6:30 pm, un evento auspiciado por el Cuban Research Institute de la Universidad Internacional de la Florida.

En el libro, en el que realizan una comparación entre las políticas de Fidel y Raúl Castro sobre la empresa privada, Ritter y Henken hacen un balance del estado de esa actividad en la isla y advierten de los altos impuestos, y la “discriminación” en términos fiscales que favorece a empresas mixtas con capital extranjero.

Si la liberalización del cuentapropismo tenía como objetivo absorber el millón de trabajadores de la economía estatal que Raúl Castro consideró como “redundantes”, a los que se les llama eufemísticamente como “disponibles”, los autores del libro concluyen que esta meta no ha sido alcanzada. Más bien, argumentan, el cuentapropismo ha venido a legalizar muchas actividades que trascurrían en el mercado informal.

Aunque según estadísticas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social hasta septiembre del 2014, el número de empleados en estas actividades aumentó a 471,085 en todo el país, cifras de la capital hasta marzo de ese mismo año indicaban que solo 63 de los cuentapropistas registrados habían perdido sus empleos (“disponibles”). El 15 por ciento de los cuentrapropistas habaneros eran también trabajadores estatales mientras que el 63 por ciento, cerca de 80,000, no tenían “vínculo laboral previo”, según publicó el portal oficial Cubadebate.

Los autores señalan que aunque en la prensa se ha comenzado a eliminar el estigma en torno a la empresa privada, el cierre de negocios exitosos, sobre todo paladares, apunta a que la acumulación de capital todavía no es bien vista por las autoridades.

Ritter y Henken concluyen que aunque la reforma de Raúl Castro ha sido significativa, “no es suficiente” para promover el desarrollo económico a gran escala y que medidas que permitan un mayor protagonismo de la diáspora así como mayores garantías y beneficios a la pequeña y mediana empresa son indispensables.

Puede seguir a Nora Gámez Torres en Twitter por @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios