Cuba

Jóvenes emprendedores inventan Isladentro, el Yelp cubano

El talento de dos jóvenes cubanos se unió para inventar Isladentro, una aplicación para móviles que emula al conocido Yelp, pero que puede usarse sin conexión con Internet dentro del país.

Indhira Sotillo, de visita en Miami y una de las creadoras de la aplicación junto a Roberto Carlos Vidal, autor de la idea original, resume para el Nuevo Herald la base del proyecto: “Crear algo que nos diera información sobre adónde podemos ir, qué podemos visitar en el país, algo parecido a Google Maps y Yelp, que se pudiera utilizar sin conexión” con Internet.

Aunque el gobierno ha aumentado la conectividad a través de puntos de acceso W-Fi, el acceso de los cubanos a la red es de las más bajos de América Latina y la velocidad para navegar y descargar archivos también es muy baja. Sin embargo, en este contexto han surgido aplicaciones para móviles que pueden usarse sin conexión con la red.

En este caso, Isladentro intenta ser un directorio, “lo más completo posible”, subraya Sotillo, de los florecientes negocios privados y otros lugares de interés, como hospitales, bancos y museos en todo el país. El modelo de negocio se sustenta no en la inserción de anuncios publicitarios, sino en la creación y la actualización mensual de los perfiles de negocios particulares como paladares, peluquerías y talleres de reparación de celulares.


El equipo de Isladentro lo forman 21 jóvenes, quienes trabajan en la actualización del software, el contenido y la captación de nuevos clientes. “La información se recopila yendo de negocio en negocio y les ofrecemos el servicio de diseño del perfil dentro de la aplicación”, explica.

Sotillo dice que tienen algunos clientes estatales pues existe un mecanismo legal para establecer contratos con ese sector, aunque la mayoría de sus clientes son privados. Actualmente tienen más de 600 perfiles activos. El costo mensual de actualizarlos es de alrededor de $5 y Sotillo, quien es graduada de Contabilidad y Finanzas y se encarga de esa parte del negocio, confiesa que a veces es difícil convencer a algunos dueños, quienes aducen que “es muy caro”.

Aunque Sotillo afirma que es imposible conocer el número de usuarios de la aplicación en la isla, con más de tres millones de celulares al cierre del 2015, es fácil apreciar su potencial para aumentar la exposición de estos pequeños negocios privados.

La aplicación se distribuye gratis a los usuarios, quienes la pueden descargar en sus teléfonos inteligentes en talleres especializados, a través del llamado “paquete” —el compendio alternativo de información, entretenimiento, música y aplicaciones muy popular entre los cubanos— o simplemente a través de algún conocido que la tenga.


En el camino han debido sortear dificultades. Como cada usuario debe instalar la aplicación y con ella su base de datos. “Al inicio era muy pesada, hemos actualizando el software y reducido el espacio” de memoria que requiere para funcionar en el teléfono”.

También enfrentan la competencia de aplicaciones similares, como ConoceCuba.

Ahora están intentando llegar a todas las provincias y “adaptarse al cambio”. Para ello, cita como ejemplo el desarrollo de una página digital con las miras puestas en quienes quieren visitar la isla. “Recientemente hicimos un estudio y el 70 por ciento de quienes visitan la página web y nuestra página en Facebook no estaban en Cuba”, señala.

Con la apertura de más puntos Wi-Fi en toda la isla, los creadores de Isladentro también trabajan para que se pueda actualizar la aplicación desde la página digital.


No hay muchas mujeres entre los emprendedores cubanos que forman la escena tecnológica emergente, y Sotillo fue invitada a una reunión de representantes de este sector con el presidente Barack Obama durante su visita a la isla en marzo.

“El estar a ese nivel con un presidente me puso muy nerviosa, los nervios te traicionan”, recuerda entre risas. En un tono más reflexivo, esta joven de 32 años cree que todavía “ha pasado muy poco tiempo” para ver los resultados del llamado deshielo. “El tiempo corre lento para este tipo de cosas”, dice.

Nora Gámez Torres: @ngameztorres

  Comentarios