Cuba

Se frustra alianza de opositores cubanos

Se hunde nuevo proyecto para unir a la oposición en Cuba

El lider opositor cubano José Daniel Ferrer explica a el Nuevo Herald las razones por las que la Unión Patriótica de Cuba decidió romper con la Mesa de Unidad de Acción Democrática, el más reciente esfuerzo de unidad de la oposición en la isla
Up Next
El lider opositor cubano José Daniel Ferrer explica a el Nuevo Herald las razones por las que la Unión Patriótica de Cuba decidió romper con la Mesa de Unidad de Acción Democrática, el más reciente esfuerzo de unidad de la oposición en la isla

Las diferencias en los métodos de oposición pacífica al gobierno cubano así como la excesiva representación de organizaciones con escaso activismo llevaron a la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) a desligarse de la Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD), el más reciente intento de alianza entre los opositores cubanos.

Según explicó el líder de la UNPACU, José Daniel Ferrer, en las recientes elecciones para nombrar la directiva de la MUAD “se sobrecargó la presencia de esas personas que no tienen ningún activismo”. En declaraciones a el Nuevo Herald, explicó que la votación “fue democrática” pero no así la elección de los delegados.

“UNPACU tenía un solo delegado cuando tiene el mayor número de activistas” en el país, señaló.

El lider opositor cubano José Daniel Ferrer explica a el Nuevo Herald las razones por las que la Unión Patriótica de Cuba decidió romper con la Mesa de Unidad de Acción Democrática, el más reciente esfuerzo de unidad de la oposición en la isla

El proyecto de concertación política, con nombre similar a la Mesa de la Unidad Democtrática venezolana, es impulsado por el opositor Manuel Cuesta Morúa y su partido Arco Progresista, con quien Ferrer aseguró mantener una relación cordial, pese a la diferencia de concepciones en los métodos para la oposición, pues la MUAD se opone a la “confrontación” con el gobierno. También aseguró que mantenía el interés en colaborar con esa plataforma pero explicó que la diferencia de estrategia podía desmovilizar e “influir negativamente” en los activistas y colaboradores de la UNPACU, que su líder estima en 5,000, principalmente en la región oriental del país.

“Primero tenemos que tener un programa, nosotros lo tenemos, y hay que tener activistas valientes que en las calles estén decididos a pagar el costo de la libertad defendiendo ese programa. Segundo, hay que desarrollar una profunda labor social por todo el país y hay que tener una fuerte labor de divulgación para que nuestro mensaje sea atractivo ante los ojos de la población. Con toda organización que demuestre que trabaja en esos tres campos, estaremos dispuestos a formalizar alianzas”, declaró.

EL FINANCIAMIENTO EXTERNO

La semana pasada la UNPACU publicóuna declaración explicando su ruptura con la MUAD. Posteriormente, también lo hizo el Frente Antitotalitario (FANTU), encabezado por Guillermo Fariñas, alegando motivos similares.A partir de los resultados de la votación, ocurrida en México, la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) también fue excluida de la directiva de la organización, una decisión que Ferrer especula podría obedecer “a que quien tenía la mayor influencia sobre el voto no recibe apoyo directamente de la Fundación. La realidad es que en Cuba, muchas de las cuestiones de falta de comprensión entre un grupo y otro tienen que ver con quién les ayuda desde el exterior”.

opositor y ex prisionero político aboga por mayor transparencia con respecto al tema del financiamiento y considera que el “secretismo” sobre las fuentes y el uso de los recursos en muchos grupos opositores es explotado con éxito por el gobierno para desprestigiarlos. No esconde el apoyo que recibe la UNPACU de la FNCA aunque subraya que eso no ha significado la imposición de condiciones, lo cual no sería aceptable.“Nuestra intención no es recibir ni 100 ni 200 dólares por recibirlos sino para cambiar el sistema en Cuba. No le demos vuelta al asunto: nosotros sí queremos ponerle fin al régimen de los hermanos Castro; queremos un sistema verdaderamente democrático pero necesitamos recursos...El hambre y la miseria que hay en Cuba impide que se articule nada sin la ayuda del exterior. Lo que podemos hacer con los recursos que donen los ciudadanos internos es simbólico”, agregó.

Ferrer informó que la UNPACU está actualmente difundiendo un video para explicar que la organización efectivamente reparte entre la población ayuda enviada por el exilio cubano pero a la vez exhorta a quienes la reciben a poner fin a este ciclo. “La solución final es que el pueblo se una para democratizar Cuba, para no depender de ayuda del exterior”, afirma y asegura que si la labor de entrega de comida, ropa y medicinas a los más necesitados en el Oriente del país podría catalogarse de populismo, este sería “prodemocrático”.

Ferrer, quien admira a las Damas de Blanco, por su “valor” y “coraje” sugiere, por ejemplo, que ellas deberían equilibrar estas cualidades “con activismo que atraiga a mujeres del pueblo general porque sabemos cómo funciona la mentalidad de un pueblo oprimido por tanto tiempo, que le teme a la prisión, a la golpiza, a que el gobierno le asfixie económicamente. Cuando la población ve que a un grupo de mujeres tan decididas y valientes constantemente las están golpeando, les toma admiración, respeto y lástima por tanta violencia que reciben, pero generalmente no se involucran”.

LA NORMALIZACIÓN DE RELACIONES

Ferrer, uno de los prisioneros del grupo de los 75, viajó por primera vez a Estados Unidos en mayo con un permiso especial del gobierno de Cuba. Durante su gira, que también incluyó varias ciudades europeas, se reunió con congresistas y miembros de la Administración Obama para discutir la nueva política hacia Cuba, sobre la cual dice tener algunas dudas.

En su recuento de las conversaciones con congresistas que apoyan la política de acercamiento, el opositor cubano distinguió entre quienes “están convencidos que todo proceso con el régimen cubano es bien difícil porque siempre busca obtener las mayores ganancias y dar lo menos posible” y quienes “hacen mucho énfasis en el tema comercial”. Ferrer no cree en la tesis de que con el solo hecho de negociar e invertir en Cuba, va a generarse un tránsito hacia la democratización del país y argumentó ante los congresistas “que el régimen ni siquiera en lo económico se está moviendo”.

Nora Gámez Torres: @ngameztorres

  Comentarios