Cuba

Cuba vuelve a acusar a EEUU de incentivar la inmigración ilegal

El histórico apretó de manos entre el gobernante cubano Raúl Castro y el presidente estadounidense Barack Obama, en abril de 2015 en Ciudad de Panamá.
El histórico apretó de manos entre el gobernante cubano Raúl Castro y el presidente estadounidense Barack Obama, en abril de 2015 en Ciudad de Panamá. AP

Aunque a La Habana nunca le ha gustado la Ley de Ajuste Cubano —que le permite a los cubanos que llegan a Estados Unidos permanecer en el país—, en la actualidad el gobierno de Raúl Castro está fortaleciendo su campaña contra la ley al tiempo que trata de conservar los recursos humanos que considera cruciales para la economía de la isla.


Recientemente, funcionarios cubanos le pidieron al presidente Barack Obama que utilizara sus poderes ejecutivos para acabar con la polémica política de “pies secos/pies mojados”, y eliminar el Programa de Libertad Bajo Palabra para Médicos Cubanos (Cuban Medical Professional Parole Program) que ha llevado a miles de médicos cubanos a escapar a EEUU.


El gobierno cubano hizo su última demanda a través del Granma, el diario oficial, donde acusó a EEUU de mantener leyes y políticas que alientan la emigración ilegal y violan los acuerdos migratorios entre los dos países.

“Nacida en la época de la Guerra Fría, el único objetivo de esta ley sigue siendo desestabilizar a nuestro país”, dijo un artículo aparecido en el diario.


Es el último paso dado por el gobierno cubano en momentos en que el país trata de proteger sus recursos en medio de serios problemas económicos que se deben mayormente a la crisis que vive Venezuela.

A los empleados estatales se les han reducido sus horas de trabajo y en algunas áreas se han reportado largos apagones ya que el país enfrenta pérdidas de energía eléctrica por la disminución de los envíos de petróleo desde Venezuela.


Los médicos representan otro importante ingreso para el gobierno cubano, que le presta servicios de cuidado de salud a otras naciones a cambio de petróleo, productos y artículos, y dinero en efectivo.

“Mandan médicos a otros países y reciben algo a cambio”, dijo Gregory Weeks, editor de la publicación académica The Latin Americanist. “Si estos médicos llegan a EEUU con facilidad, entonces Cuba está perdiendo. En plena crisis económica, el país no se puede dar el lujo de perder a estas personas”.


El Programa de Libertad Bajo Palabra para Médicos Cubanos, que comenzó bajo la administración del presidente George W. Bush en el 2006, ya ha aprobado más de 7,000 solicitudes, de acuerdo con cifras del Departamento de Seguridad Territorial.

El gobierno cubano ha dicho que el propósito del programa es robar y que se trata de un intento directo para derrocar al gobierno de la isla. Desde 1963, Cuba ha enviado brigadas médicas al extranjero no sólo por razones humanitarias, sino también por dinero. Casi 132,000 médicos han trabajado como “internacionalistas”, según el Granma. En la actualidad, más de 50,000 cubanos trabajan fuera del país.


Las quejas de La Habana no son nuevas, pero Weeks dice que el gobierno de Raúl Castro ha aumentado su presión al gobierno de Obama para que haga más durante los meses finales de su presidencia. Weeks dijo que al gobierno cubano también podría preocuparle perder ingenieros y otros profesionales por la política de “pies secos/pies mojados”, que le garantiza permanencia a cualquier cubano que toque suelo norteamericano.

Desde que EEUU y Cuba restablecieron relaciones, el número de cubanos que escapan de la isla ha aumentado a niveles récord, en parte por el temor de que EEUU podría cambiar la política que le otorga a los cubanos beneficios de inmigración especiales.

En los primeros 10 meses del año fiscal 2016, 46,635 cubanos llegaron a EEUU. a través de distintos puertos de entrada, según datos del Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras que pudo obtener el Centro de Investigaciones Pew mediante una solicitud de archivos públicos. Ese número es más alto que el total de 2015 que fue 43,159, que, a su vez, era un 78% más alto que en 2014, cuando 24,278 cubanos entraron a Estados Unidos.

A principios de este mes, Abelardo Moreno, viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, le dijo a la prensa en La Habana que sería difícil, si no imposible, solucionar las reclamaciones de corporaciones y propiedades personales estadounidenses que Cuba nacionalizó hasta que no se levante el embargo comercial.

Entretanto, el mes pasado, cuando se cumplió un aniversario del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, Emilio Lozada, embajador cubano en Rusia, acusó al gobierno de Obama de no estar haciendo suficientes esfuerzos para desmantelar el embargo de EEUU contra Cuba, a la vez que acusaba a EEUU de tratar de convertir a Cuba en un “apéndice” de su vecino del norte.

Correo electrónico: fordonez@mcclatchydc.com; Twitter: @francoordonez

  Comentarios